Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

SE REALIZÓ CON ÉXITO LA REUNIÓN NACIONAL DE ESCUELAS

En la ciudad de La Paz, el sábado 6 y domingo 7 de agosto nos reunimos representantes de las Escuelas de Formación Política “Construyendo el Cambio Revolucionario” de Santa Cruz (2 delegados), Cochabamba (1 delegado), Tarija (2 delegados), Oruro (2 delegados), Sucre (1 delegado), El Alto (2 delegados) y La Paz (6 delegados), más la coordinación nacional. 
La reunión se realizó en un clima de solidaridad, compañerismo y compromiso revolucionarios. Se analizó en profundidad la situación internacional y nacional, así como las tareas políticas de la Escuela con un enfoque crítico y propositivo dentro del proceso de cambio, siempre en coordinación con el MAS-IPSP y con el gobierno.
Las principales conclusiones políticas fueron:
1.       A nivel internacional. Hemos ingresado a una etapa de agravamiento de la crisis estructural del capitalismo, cuyas principales expresiones se observan actualmente en Estados Unidos y la Unión Europea. En Estados Unidos se pronostica la caída del dólar y el recrudecimiento de la recesión económica y el desempleo. En Europa, por la aplicación de duras medidas de ajuste que no están dando resultado, se observa la crisis social en países como Grecia, Irlanda, Portugal, España, Italia e Inglaterra, a los que se sumarán dentro de poco Francia y Alemania.  El efecto de contagio ha llegado ya a Rusia y es posible que la onda expansiva alcance también a las pujantes economías asiáticas, especialmente a China (principal acreedor de la astronómica deuda externa de los Estados Unidos) y a Japón (sumido en problemas luego del desastre de Fukushima).
2.       En Bolivia los efectos de esta crisis mundial del capitalismo serán: a) la caída de las reservas internacionales, que en un elevado porcentaje están actualmente en dólares estadounidenses; b) la contracción de los mercados asiáticos de minerales llevará a una disminución de nuestras exportaciones en ese rubro, tanto en volúmenes exportados como en precios de los minerales que ya han comenzado a bajar; c) ello repercutirá en nuestros ingresos nacionales y en la situación de los departamentos mineros (La Paz, Oruro y Potosí), particularmente en la principal empresa minera del Estado: Huanuni; d) se producirá un incremento en los precios internacionales de los alimentos, lo cual significará que las insuficiencias productivas internas las cubriremos importando alimentos a precios cada vez más caros; e) esto afectará a los equilibrios fiscales. 
3.       Es cierto que hay que tomar medidas de contingencia (como el convertir nuestras reservas monetarias al patrón oro), pero esas medidas inmediatas serán insuficientes si es que no tomamos medidas estructurales. La crisis del capitalismo y sus efectos en Bolivia obligan a dejar de lado las recetas conservadoras y monetaristas de la economía convencional. Hay que seguir desmontando el neoliberalismo (fundamentalmente en el sector bancario-financiero y minero), hay que implementar el Nuevo Modelo Económico Social Comunitario para salir del capitalismo (incluso del capitalismo de Estado), hay que transformar el patrón primario exportador a través de la industrialización, afirmar nuestra soberanía alimentaria fortaleciendo al sector social-comunitario de la economía, para así iniciar la transición hacia el Socialismo Comunitario. Estas deben ser las directrices de las políticas estatales para no vernos arrastrados por la crisis internacional.
4.       Preservar y fortalecer el Bloque Social-Plurinacional Revolucionario debe ser nuestra tarea permanente. En los últimos años la conflictividad se ha trasladado del oriente al occidente del país, a regiones que constituyeron bastiones de este proceso de cambio, regiones en las que comienzan a levantarse consignas como “Potosí federal”, o “El Alto es revolucionario, Evo no”, que sólo tienen el objetivo de socavar políticamente al Gobierno del presidente Evo Morales. Se observa con preocupación estos brotes de descontento en la ciudad de El Alto o en Potosí, que si estallan pondrán en riesgo el proceso de cambio, por lo que deben ser inmediatamente resueltos a través de procesos de diálogo y concertación, mucho más si consideramos que los que amenazan movilizarse son parte de la base social que apoyó al proceso de cambio. 
5.       Particular importancia tuvo el debate sobre el TIPNIS, concluyéndose que hay posturas extremas, tanto “desarrollistas” (“nada puede detener el progreso”) como “ambientalistas” (“nada se toca, nada se mueve de la naturaleza”), frente a las que se deben anteponer los derechos de la Madre Tierra, que nuestro gobierno como ningún otro ha defendido.  Esto supone buscar equilibrios entre las necesidades económicas de la población con las necesidades del entorno natural con el que debemos convivir bien. La coherencia entre discurso y práctica es lo que nos permitirá resolver este conflicto con los pueblos indígenas de las tierras bajas.
6.       En relación a las elecciones judiciales previstas para el 16 de octubre próximo, está claro que la derecha ha definido una estrategia: convertir dicho acto en una especie de plebiscito, interpretando que si es una elección con elevado ausentismo, o en el que la cantidad de votos nulos supere a la cantidad de votos válidos, sería una derrota política del Gobierno. La derecha pretende, luego de 3 años de derrotado el viejo CONALDE (prefectos + cívicos + empresarios + partidos de derecha), reconstituir una oposición política, conformada por quienes se autoproclamen vencedores del supuesto “plebiscito” del 16 de octubre. Hay que desmontar esta estrategia y para ello debemos tener una contra-estrategia, pero tanto el instrumento político como los movimientos sociales parecen no tener las cosas claras.
7.       Proponemos que nuestra estrategia apunte a la refundación de la justicia, señalando que la participación masiva de la ciudadanía en la elección judicial del 16 de octubre es sólo el primer e histórico paso, pero que luego habrá que dar varios otros pasos más: remoción de todos los jueces corruptos en los niveles inferiores (juzgados de materia, juzgados de instrucción), aprobación de una nueva Ley del Ministerio Público, cambios en la normativa penal, reforma del sistema penitenciario, implementación del control social en el órgano judicial. Siendo una medida revolucionaria la de elegir a los magistrados por voto popular, el deber de todo revolucionario es apoyar ese cambio, aún sabiendo que en su implementación se han cometido errores y fallas.

La Paz, agosto de 2011

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en