Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

PONENCIAS PARA EL DEBATE


1. Para consolidar y defender el actual proceso de cambio es fundamental profundizarlo en un sentido de Cambio Revolucionario, lo cual significa definir y encarar las tareas programáticas pendientes, entre otras:
a) Aplicar medidas nacionalizadoras en el sector minero todavía controlado mayoritariamente por las empresas transnacionales, cambiando el viejo Código Minero de 1997,
b) Aplicar medidas nacionalizadoras en el sector de la banca privada, que en estos años ha reportado utilidades y ganancias extraordinarias a costa del público ahorrista y prestatario,
c) Implementar el Modelo de Desarrollo Social Comunitario (definido en la Constitución Política del Estado Plurinacional), entendido como una alianza estratégica  entre el Sector Estatal de la economía (generador neto de excedentes, conductor y planificador del desarrollo económico) con el Sector Social Comunitario de la economía (generador neto de empleo e ingresos).  El Modelo Social Comunitario es la alternativa concreta al modelo neoliberal.

2. El proceso boliviano no puede quedarse en otro intento frustrado por pergeñar una nueva versión del "Capitalismo de Estado", o un "Estado de Bienestar" porque, a pesar de que esos proyectos societales tienen componentes redistributivos, no transforman las relaciones capitalistas de producción ni las condiciones estructurales que generan pobreza y desempleo, explotación humana y devastación de la Madre Tierra. Nuestro norte debe ser la construcción de la sociedad del vivir bien, lo cual supone que nuestro programa debe ser anticapitalista, pues el capitalismo es "la sociedad del vivir mejor", en la que unos acumulan capital a costa de la explotación de la fuerza de trabajo y la destrucción de la naturaleza por vía de su mercantilización. 
3. En este sentido anticapitalista la implementación del nuevo Modelo de Desarrollo Social Comunitario constituye una fase de transición hacia el Socialismo Comunitario, que no será entendido como un socialismo burocrático construído desde el Estado, sino como una construcción democrática y socialmente participativa, con base en las formas económicas, organizativas y culturales comunitarias y colectivistas que perviven en área rurales y urbanas.
4. Tan importante como encarar las tareas programáticas desde el gobierno, es preservar el Bloque Social Revolucionario que gestó el actual proceso y que proporciona fuerza popular a las decisiones gubernamentales. Ese Bloque se construyó a lo largo de más de una década y en su construcción fue muy importante diferenciar la contradicción fundamental (la lucha contra el imperialismo) de las contradicciones secundarias. Esto permitió consolidar un frente de masas de carácter antiimperialista, anticolonial y antineoliberal que se transformó en gobierno el año 2006. 
5. Hoy la lucha contra el imperialismo (contradicción fundamental) sigue plenamente vigente, lo cual no puede ni debe justificar que se hagan concesiones programáticas buscando la participación de sectores "patrióticos" de la burguesía dentro de un proyecto nacionalista. Este proyecto sería simplemente una expresión política de las corrientes desarrollistas que se orientan a establecer en nuestro país el capitalismo de Estado, en coexistencia con varias formas de capitalismo privado nacional y transnacional. Si dentro del proceso esta tendencia se impone sería el punto de estancamiento, posterior regresión e inevitable derrota de la revolución en Bolivia.
6. En el momento actual se debe distinguir las contradicciones antagónicas, que se dan entre el proyecto de transformación estructural que impulsa el Bloque Social Revolucionario y las resistencias de sectores de la burguesía articulados al capital transnacional, y en cuya resolución generalmente se aplican métodos de coerción y violencia estatal, de las contradicciones no antagónicas al interior mismo del bloque social revolucionario, en cuya resolución deben ser utilizados métodos democráticos de generación de consenso. El conflicto del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) es un caso de contradicción no antagónica entre campesinos originarios asentados cerca del Parque en pequeñas o medianas propiedades de tierras tituladas individualmente, con pueblos indígenas dueños de territorios con titulación colectiva dentro del Isiboro Sécure y que actualmente protagonizan una marcha hacia la ciudad de La Paz.
7. Para la resolución de este conflicto nuestras directrices deben ser:
a) la defensa de los derechos de la Madre Tierra, que postula "que debemos buscar equilibrios entre la satisfacción de las necesidades sociales y económicas del pueblo boliviano para el Vivir Bien, salvaguardando las capacidades regenerativas y la integridad de los ciclos, procesos y equilibrios vitales de la Madre Tierra" (artículo 8 de la Ley de Derechos de la Madre Tierra, aprobada por nuestro gobierno en diciembre de 2010); y
b) la preservación del sujeto político de este proceso, que exige aplicar métodos democráticos y también un rápido manejo de los tiempos del conflicto, pues no olvidemos que si permitimos que se agraven las tensiones internas la contradicción no antagónica puede terminar convirtiéndose en antagónica. Hay que hacer los mayores esfuerzos para evitar que este riesgo de fractura violenta del Bloque Social Revolucionario se materialice. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en