Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás
Entre el congreso de la COB y el nuevo Gabinete
Por: Alfredo Rada
Más de una semana de espera, varias disputas internas que hasta llegaron al pugilato y, finalmente, las decisiones. Después de seis años, el mismo tiempo que lleva Evo Morales en Palacio, la Central Obrera Boliviana realizó su XV Congreso en Tarija. Esa COB que el año 2006 dudó en apoyar al proceso de cambio, pero luego –los años 2007 y 2008- participó abiertamente de él, sumando su fortaleza simbólica y capacidad de convocatoria al de otras organizaciones aglutinadas en la Coordinadora Nacional por el Cambio (Conalcam). El pico más alto de las movilizaciones de masas convocadas por la COB y la Conalcam para apoyar las transformaciones sociales y políticas, fue la multitudinaria marcha de octubre de 2008 exigiendo el referéndum que finalmente aprobó en las urnas la nueva Constitución Política del Estado.
Pero luego del más grande triunfo popular –la puesta en vigencia del nuevo texto constitucional- comenzó el distanciamiento entre la central sindical y el gobierno; mientras aquélla retornaba al salarialismo diluyendo su capacidad de incidencia estratégica, éste priorizaba la gestión de corto plazo perdiendo el impulso transformador. El distanciamiento se convirtió en confrontación los dos últimos años, agravado en diciembre de 2010 por el denominado “gasolinazo”, una medida que la COB convocó a resistir en las calles hasta forzar su anulación.
El retorno político de la clase obrera
Lo más importante del XV Congreso de la COB es el renovado protagonismo obrero que, desde los socavones de Huanuni, propuso al cónclave laboral una Tesis Política que delinea con precisión la continuidad entre los cambios democráticos y las transformaciones económico-estructurales, en párrafos tan interesantes como este: “Para nosotros la lucha antiimperialista tiene un único contenido: la lucha por el Socialismo. Diariamente se viene especulando que el nacionalismo u otra tercera vía, es ajeno tanto al capitalismo como al socialismo. Se insinúa que es una política neutra entre ambos extremos, que llega a su punto culminante bajo la forma de capitalismo de Estado. Algunos teóricos de esta tendencia sostienen que América Latina puede lograr su pleno desarrollo económico siguiendo el llamado ‘modelo nacional del capitalismo de Estado’, por la conciliación del capital privado con la economía estatal. Ambas formas de economía, al no salir del área del sistema capitalista, concluyen consolidando nuestro atraso y dependencia.”
¡Exacto! Los obreros le están enseñando economía política marxista a la adocenada intelectualidad que hoy deambula por los pasillos del poder.
En el Congreso cobista –que concluyó demandando la inmediata nacionalización de las minas que están bajo control de las empresas transnacionales- hubo también una reacción de la base laboral contra la burocracia dirigencial representada por Pedro Montes. Terminaron eligiendo como secretario ejecutivo a Juan Carlos Trujillo, un minero de 33 años de edad. Es el dirigente más joven desde que Juan Lechín, con 37 años, asumiera el 18 de abril de 1952 la máxima cartera en la fundación de la COB. La elección de Trujillo puede ser el inicio de una saludable renovación, no exenta sin embargo de algunos lastres como Jaime Solares, que fue agente de los servicios de represión de la última dictadura militar.
El nuevo Gabinete
En La Paz y casi coincidiendo en el tiempo con el evento sindical, el presidente Evo Morales hizo ajustes a su equipo ministerial. Optó por mandar una señal a la población urbana juramentando a profesionales de la clase media en la mayoría de los ministerios. En los seis años de gobierno, éste es el gabinete con menor presencia indígena y obrera, incluso en un ministerio tan simbólico como el de Justicia. En descargo de este caso particular se podrá decir que nunca como hoy hubo tantos magistrados indígenas y mujeres al frente del poder judicial.
El cálculo en Plaza Murillo es correcto: en las ciudades se ha producido el mayor desgaste gubernamental y es allá también que se concentra más del 60% del padrón electoral, por lo que recuperar fuerza política urbana es algo en lo que se juega la continuidad del proceso y del propio gobierno.
Es también un acierto el fortalecimiento del gabinete político incorporando a Juan Ramón Quintana en el Ministerio de la Presidencia y designando a Carlos Romero en el de Gobierno. Este recambio de piezas tiene por objetivo superar la debilidad en la prevención y resolución de conflictos, pero en estas asignaturas no está demás recordar que el trabajo de un par de personas no será suficiente, si es que no funciona la coordinación con los sectores sociales y el apoyo de una estructura política nacional (tendría que ser el Movimiento al Socialismo, MAS) como pilares de gobernabilidad.
El riesgo que corre Quintana, como en su momento le pasó a Sacha Llorenti, es que termine concentrando la carga negativa de segmentos importantes de la población. Está claro que los partidos de oposición y algunos medios de comunicación intentarán convertir este rechazo en un nuevo factor de desgaste para el presidente.
¿Por qué funcionó el equipo ministerial del 2007 al 2009, ése al que Evo calificó como “gabinete histórico”? No fue por lo brillante de sus componentes individualmente considerados, sino porque se trataba de un equipo cohesionado por el liderazgo político del propio presidente, por la claridad programático-estratégica y por el apoyo popular movilizado a las reformas estructurales.
Este año que inicia hay que recuperar programa y pueblo, lo que sólo se puede hacer planteando al país nuevas y más profundas transformaciones y acumulando la fuerza social necesaria para implementarlas. “Debemos escuchar al pueblo”, decía el canciller David Choquehuanca en su discurso el día de la posesión del nuevo gabinete, esta es la receta. Las soluciones no vendrán de la mano de técnicos convertidos en ministros que, lejos de aportar al programa revolucionario, acentuarán la tendencia a administrar el actual estado de cosas.
La Paz, 27 de enero de 2012

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en