Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

TIPNIS: ¿y el trazado alternativo?



Por: Pablo Stefanoni

Las entrevistas de Andrés Gómez en ERBOL con comunidades del TIPNIS pueden servir como una vía para bajar los decibeles y retomar una senda de discusión más seria sobre el conflicto, dejando de lado los hiperbolismos inconducentes. Esas entrevistas -junto a las opiniones de varios técnicos-abren un camino de solución bastante racional: sí a la carretera, pero con otro trazado.

En este conflicto es necesario aislar a quienes sobreponen a la discusión de la carretera pedidos de renuncias del Presidente y cosas por el estilo. Pero también debería lucharse contra la idea de un sector del oficialismo de imponerles una derrota estratégica a los indígenas de tierras bajas para avanzar en los proyectos de desarrollo. 

Si tal como indica el mapa difundido estos días, la ruta sólo pasa por un puñado de comunidades y deja a la mayoría fuera, el principal argumento del trazado -integrar a los indígenas del TIPNIS y mejorar sus condiciones de vida- se cae. Por otro lado, si se trata de mejorar la ansiada integración física del país también se puede mejorar la carretera Trinidad-La Paz, entre otras cosas.

También deberían evitarse, en mi opinión, argumentos demasiado exagerados: tipo “el de Evo es el Gobierno más útil a los intereses del capitalismo global”, o abusar del uso del IIRSA para cualquier cosa. ¿Acaso el IIRSA impide pensar en un trazado alternativo, por ejemplo por el este del TIPNIS? Hay una hipótesis de que la intransigencia oficial sobre el trazado se debe a una promesa de Evo Morales a sus bases campesina-cocaleras. Suena verosímil. Más allá de que sea así o no, es cierto que tal como está planeada es bastante funcional a la expansión de la zona de colonización. 

Una vez estuve en la llamada “zona roja” y es evidente que lo que limita la expansión cocalera, más allá del acuerdo del 94, es un gran río que hoy sólo se puede cruzar en canoa. Bastaría un puente -no sólo una carretera- para que el Polígono 7 rompa su actual límite de contención. 

¿Ya habrá gente que como ocurría con los ferrocarriles en el siglo XIX haya empezado a especular con la tierra por donde pasará la carretera en caso de concretarse el proyecto?

Si bien en toda lucha se necesitan aliados, la derecha y los racistas súbitamente ecologistas y defensores de la Madre Tierra hacen un flaco favor a la lucha de las comunidades del TIPNIS. Tampoco ayudan al debate las diatribas del compañero Rodolfo Machaca -secretario de Tierra y Territorio de la CSUTCB- señalando que todo es una gran conspiración del “capitalismo verde” o que Alejandro Almaraz es un “enemigo de los campesinos”. 

Pero el descubrimiento por algunos compañeros simpatizantes de la “reconducción” de que gran parte de las bases del MAS son sectores vinculados al capitalismo popular -lo que era evidente ya en 2002 y mucho antes- no habilita buscar ahora en los indígenas del oriente el nuevo sujeto revolucionario reconductor del proceso de cambio. 

Las propias aristas complicadas de la CIDOB -y del Conamaq- y su dependencia de una variedad de ONG ponen en cuestión de que si ellos estuvieran en lugar de Evo las cosas estarían mejor. Al tiempo que el “vivir bien” es hoy un proyecto sin sujeto y sin traducción en políticas públicas (más allá del veto a proyectos desarrollistas inconsultos). Ni una carretera resuelve la pobreza de las comunidades ni las condiciones de vida del TIPNIS son tan idílicas como algunos neo-russonianos creen ver. 

Muchos volvieron de la marcha del TIPNIS a sus soleadas casotas de la zona Sur con una doble satisfacción: ahora se pueden oponer a Evo apoyando una noble causa ecopachamámica; pero los marchistas volvieron a comunidades sin agua, sin comunicaciones, con escuelas y educación precarias; a esa “otra cultura” que pasó por el tamiz de la colonización española y republicana-gamonal. 

Para avanzar es necesario densificar más la discusión del país que queremos -incluyendo las carreteras y otros proyectos de modernización- tratando de reducir las descalificaciones y mejorar los argumentos. Quizás sea el momento de iniciar la postergada discusión sobre el proyecto de país, cómo debería ser la “expansión hacia el norte” amazónico, si queremos “represas monstruosas” y qué tipo de industrialización sería adecuada para Bolivia (incluyendo qué política educativa necesitamos). 

La canción de Luis Rico sobre el bosque chimán emociona, pero si simplemente se logra el veto a la carretera y todos los emotivos marchistas urbanos se vuelven a olvidar del TIPNIS -como durante los casi 200 años de historia nacional-, todo habría sido una mezquina pulseta política; está tan “lejos” el TIPNIS que los medios no se dignaron a enviar allá a sus periodistas para captar qué piensan las comunidades y si sus deseos y demandas coinciden con las traducciones de sus dirigentes que viven en Trinidad. Entre tanto, quizás se pueda avanzar en una discusión sobre el trazado alternativo. La intransigencia conspira contra el proceso de cambio.




Pablo Stefanoni es periodista, nació en Argentina y trabaja en Bolivia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en