Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

SALARIOS, PRODUCTIVIDAD Y ECONOMÍA ORTODOXA


Por: W. Abraham Pérez Alandia (*)

Uno de los resultados de la cumbre de movimientos sociales realizada entre diciembre del 2011 y enero del 2012 es que develó criterios conservadores y ortodoxos de algunos funcionarios del gobierno, sobre todo en el área económica. El entusiasmo de hacer el pacto entre gobierno y empresarios privados con la instalación de la “Comisión Económica y Social” (CES) ha logrado que los empresarios obtengan del gobierno ventajas importantes, aspectos que tienen que ver, por ejemplo, con la aceptación de utilizar en la producción de los alimentos, semillas genéticamente modificadas (es decir producción de transgénicos) y que esta CES amplíe o se olvide de la verificación de la Función Económica Social en el uso de la tierra.

Lo más preocupante es que, producto de este encandilamiento que han logrado los empresarios en los auditorios de la cumbre, funcionarios claves del gobierno hayan revisado sus manuales de economía ortodoxa que sirvieron para su formación como economistas y repitan mecánicamente el lenguaje de los asesores e intelectuales neoliberales del empresariado boliviano. Esta observación se verifica cuando los empresarios plantean que para el incremento salarial del 2012 se tome en cuenta la productividad del trabajo, planteamiento que será repetido, mecánicamente, por funcionarios claves del área económica del gabinete gubernamental.

El matutino “Cambio” del viernes 13 de enero del presente año, publicó un titular que dice: “ARCE: Alza salarial tomará en cuenta la productividad”, en cuyo desarrollo se resalta la siguiente argumentación del ministro de economía: “Sin duda, la inflación seguirá siendo uno de los parámetros, pero también se ha incorporado el tema de la productividad, que, dependiendo de cada sector, podrá ser positiva o tal vez negativa, porque no solamente se tiene que ver la reposición salarial, sino también la productividad”. Al respecto, las palabras alentadoras del representante de los empresarios privados, fueron las siguientes: “Quien más se beneficia con esa forma de negociación es el trabajador, porque existen empresas que están en la posibilidad de hacer incrementos superiores al índice que marca el Estado”, sostuvo Gabriel Dabdoub. Gran consuelo para los trabajadores que aún no se pronuncian al respecto.

Pero, ¿Qué es la productividad y como se la explica desde las fuentes de la economía ortodoxa y neoliberal?

La teoría de la productividad marginal pretende contribuir a la falacia de la asignación automática de los recursos y es parte de la concepción abstracta de la teoría de la distribución del ingreso entre los agentes económicos de la sociedad. En su exposición más sencilla esta teoría marginal de los salarios imagina que los vendedores (trabajadores) y compradores (empresarios) de fuerza de trabajo, ambos “racionales”, se reúnen en un mercado “competitivo” (es decir irreal) en el que sus decisiones conjuntas generan el salario de equilibrio y un nivel de empleo de equilibrio. Un mundo teóricamente hermoso no podría ser mejor que este, en él las clases no luchan, se armonizan en función de la misma “racionalidad”. Ambos agentes económicos, empresarios y trabajadores, logran maximizar sus intereses y se ponen de acuerdo en un salario de equilibrio y quedan satisfechos, religiosamente hermanados, como los monjes de un monasterio budista, sin contradicción alguna, porque ambos profesan la misma religión ideológica y sus maestros son los mismos que fueron maestros de los economistas del criollismo neoliberal.

La interpretación ortodoxa del mercado de trabajo es objeto de debate, hace tiempo, al interior mismo de la teoría económica oficial; controversias y debates que no han llegado a humanizar las concepciones de los teóricos del capitalismo depredador de la vida.

¿Qué es la productividad del trabajo desde la Economía Política Crítica?

Para reorientar la lectura superficial del aporte de Marx, que alguna vez hicieron algunos funcionarios de gobierno, vale recordar que este personaje lúcido y crítico a las concepciones de los economistas e ideólogos de la burguesía de su tiempo, explicó con mucha claridad que era eso que ahora se conoce como productividad del trabajo.

Desde el punto de vista de Marx lo que explica que el trabajador rinda más de lo que rinde normalmente, lo que el capital hace, es la intensificación de la explotación del trabajo al máximo. Esta explotación mayor se hace por dos vías:

1) Incrementa las horas de la jornada laboral (plusvalía absoluta), para que el trabajador tenga menos horas de vida humana entre sus familiares y amigos. Esto sucede por ejemplo con las confeccionistas de la ciudad de El Alto que trabajan para las empresas exportadoras de prendas de vestir; al extremo que si estas trabajadoras tienen sus hijos en tiempo de lactancia, bañan a sus criaturas con agua caliente para que duerman y permitan cumplir sus cupos de tiempos prolongados de trabajo, que llegan a 14 o más horas por jornada.      

2) Incrementar la intensidad de trabajo, haciendo que el trabajador no se distraiga ni mueva una pestaña durante la jornada laboral y produzca cada vez más cantidad de mercancías. Esta posibilidad también se logra con la implementación de tecnologías de avanzada o con la calificación sofisticada de la fuerza de trabajo. Sin embargo, estos aspectos no forman parte de la cultura capitalista de los empresarios bolivianos, que aún están caracterizados como burguesía enana.     

En resumen, en los hechos la productividad es una categoría de la teoría económica ortodoxa que oculta en sus elucubraciones la realidad de la explotación del capital al trabajo    

Los actores o “agentes económicos privados” son personificaciones que encarnan el capitalismo dependiente y atrasado de nuestra economía, su defensa teórica e ideológica es la economía ortodoxa que ha permitido el florecimiento y la crisis del capitalismo a nivel planetario. Independientemente de lo joviales y bonachones que puedan ser sus representantes, jamás lograrán el desarrollo capitalista. ¡Almas en pena, ya es tarde para la resurrección!, el juicio final para el capitalismo ya llegó.      

Podrían tener actos humanitarios, bondadosos y amablemente diplomáticos los señores Sánchez y Dabdoub, ambos representantes de los empresarios privados de Bolivia, pero lo que representan y personifican, en las relaciones sociales de producción, es al capital y sus objetivos de acumulación mediante la explotación del trabajo. Las organizaciones empresariales tuvieron muchos defensores en los gobiernos neoliberales, dictatoriales y nacionalistas, formaron parte de estos gobiernos y aplaudieron al Decreto Supremo 21060 y sus políticas complementarias. Lo inconcebible es pensar que tengan defensores en un gobierno que se postuló como defensor de las mayorías excluidas y explotadas en cuyo seno también están los trabajadores y que el Ministro Luis Arce, tenga amplia coincidencia ideológica y teórica con estas fuerzas conservadoras y defensoras de una teoría económica que, en estos momentos, está haciendo aguas en todo el mundo.

A los funcionarios de gobierno recomendamos tener una lectura más profunda y consciente de lo que ellos llaman “el viejo Marx”, que lean las fuentes originales y no las interpretaciones superficiales. Solo así comprenderán que lo que hay que cambiar son las relaciones sociales capitalistas y no dejarse llevar por los conservadores y reaccionarios al proceso anticapitalista y antiimperialista.

(*) Economista crítico, Docente Investigador Titular de la UMSA




Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en