Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Reflexiones del conversatorio - Coyuntura Poltica en Tarija

 
Una mirada coyuntural

Frente a la actual coyuntura, caracterizada por la eventual arremetida de la derecha a nivel nacional, en nuestro departamento, Tarija, las clases dominantes utilizando hábilmente la problemática del pozo Margarita, han logrado que emerja nuevamente el discurso regionalista del 2008. Ante una posición mediáticamente consolidada están logrando que gran parte de la población empiece a creer nuevamente que el enemigo es el Gobierno que se parcializó en favor del departamento de Chuquisaca, para confiscar los recursos que legítimamente le corresponden a Tarija. Han posicionado un discurso con la sencilla premisa de que el pozo Margarita no es compartido y que constitucionalmente las regalías se pagan en el lugar de fiscalización, por lo tanto si Chuquisaca quiere cobrar regalías que perforen su propio pozo. De todo esto sacan la conclusión de que el gobierno estaría contratando empresas que determinarán lo que tanto temen los tarijeños, que el pozo Margarita es compartido; que más se puede esperar, dicen ellos, de un gobierno que permanentemente ha agredido, ha abandonado a Tarija y que ha desarrollado otras regiones a costa de dejar en la peor de las pobrezas a este departamento.
Esta posición no aguanta ningún simple análisis científico, técnico ni histórico, sin embargo han logrado en gran parte de la población generar la división y el separatismo que en el fondo siempre han cobijado estas élites dominantes. Desde la Escuela de Formación Política de Tarija hemos venido sosteniendo y socializando desde diversos medios de comunicación la posición de que los recursos naturales son precisamente eso, patrimonio absoluto de la naturaleza a la que no le importa ni sabe de fronteras. Límites que respondieron en principio a los intereses coloniales y luego republicanos. Legalmente y constitucionalmente, los hidrocarburos pertenecen a todo el pueblo boliviano. Históricamente, el descubrimiento del megacampo Margarita data más o menos de 1998, responde a la política saqueadora de la Capitalización. La desnacionalización y el saqueo que esta política económica significó para nuestro país, determinaron los bajísimos montos que dejaban al país y la enorme utilidad que se llevaban las transnacionales. Esta política del saqueo tuvo su cima allá por los años 2001-2002, durante la presidencia de Jorge “Tuto” Quiroga, cuando surgió el proyecto transnacional Pacífic LNG cuando la costa oeste de los EEUU se enfrentaba a la necesidad de incrementar su abastecimiento para cubrir su demanda energética.
Ya desde entonces se sabía que eran campos compartidos por los estudios que se hicieron en esa época con la finalidad ya descrita. Este proyecto de exportar gas a Norteamérica a través de Chile, fue truncado por la heroica resistencia del pueblo boliviano y sobre todo del sacrificio de la población de la ciudad de El Alto, en la llamada“guerra del gas”. Otro antecedente inmediato lo encontramos en las cartas que el año 2008 intercambian los Prefectos Mario Cossio de Tarija y Sabina Cuellar de Chuquisaca, como parte del proyecto separatista de la media luna. En estas epístolas se da por sobreentendido que los campos en cuestión eran compartidos y a través de estudios que piden al propio gobierno y a Yacimientos los porcentajes a compartir, incluso se habla de proyectos de hermanamiento e integración teniendo como base la renta compartida de esos campos. En todos esos manejos estaban comprometidos precisamente los personajes que ahora se rasgan las vestiduras. Vemos por otra parte la posición ambigua de la gobernación y los dirigentes del propio MAS, ya que están atrapados entre dos posturas: la del regionalismo tarijeño y la de no pelearse con el gobierno del presidente Evo. De ahí la débil posición de Lino Condori y sus Secretarios y encima las diferencias entre los representantes de la Gobernación y los Asambleístas Departamentales del MAS, cada cual protegiendo sus propios intereses, creando una confusión entre las organizaciones sociales. Esto es muy bien aprovechado por la derecha, en este caso representado por el comité cívico, para exigir la destitución del Gobernador. Esperemos que los dirigentes del Instrumento Político llamen a la unidad de todos los comprometidos con el Proceso de Cambio y podamos enfrentar de la mejor manera esta problemática que se agravará después del 19 de este mes, cuando la consultora Gaffney elevará un informe final sobre los campos compartidos y el porcentaje de distribución.
Asímismo proponemos desde la Escuela a la población hacer un seguimiento estricto vía control social de las regalías, debemos saber quién o quiénes se benefician realmente con los recursos provenientes de las regalías, y exigir que el 50 % de las regalías vaya a fortalecer a los sectores de salud y educación. Creemos firmemente que debemos desmontar la intencionalidad separatista y de confrontación que persigue el discurso de las clases dominantes que pretende ser hegemónico en la región. Son momentos en que el socialismo comunitario que proponemos tiene que servir para encontrar las soluciones a estos conflictos, que se inscriben nuevamente en el marco del neoliberalismo. Pensamos que los límites, llámense provinciales, departamentales o nacionales, deben responder a la integración del Estado Plurinacional para luego inmediatamente inscribirnos en un proyecto mayor que debe ser la integración del continente latinoamericano y que las riquezas naturales sirvan a todos los pueblos americanos y, porque no decirlo, al mundo entero, para comenzar una nueva civilización en donde la propiedad sobre los recursos estratégicos tenga una nueva definición.
Por otra parte también ya en un análisis de los próximos conflictos, que son parte en nuestro criterio de la arremetida derechista, creemos firmemente que se debe hacer todo lo posible por evitar la novena marcha de los pueblos indígenas, así sea buscando para la carretera un trazo alternativo que no pase por el corazón del TIPNIS. Lamentablemente los medios de comunicación, que sabemos a quién sirven, han conseguido, ayudados por errores del propio gobierno, que buena parte de la población asuma que el Gobierno borra con el codo lo que ha escrito con la mano, esto refiriéndose a la promulgación de la ley Corta Nº 180 y luego la promulgación de la otra ley 222 de consulta previa. En esta problemática nosotros planteamos que es necesario ampliar la frontera agrícola pero a costa de los latifundistas y no a costa de las áreas protegidas. Creemos firmemente que hay que desactivar estos conflictos detrás de los cuales está la derecha con sus objetivos a los que nunca renunció. Es preciso aglutinar nuevamente al Bloque Social del Proceso de Cambio, volvemos a sostener que es preferible tener a la derecha al frente porque sabemos cómo enfrentarla y no generar conflictos con organizaciones que forman parte indisoluble de nuestro proceso de cambio.



Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en