Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

¿Salud al servicio de los médicos o viceversa?



Por: Rafael Puente

No digo que debamos copiar el modelo cubano -no debemos copiar ningún modelo, sino construir el nuestro-, pero sí debemos aprender de las experiencias positivas habidas en otros países, y en el caso de Cuba es evidente que la gran lección a aprender es la que tiene que ver con la salud, entendida ante todo como un derecho de toda la población, y por tanto como un servicio que no puede tener precio, y como la tarea central del Estado; ése es el mensaje que la misión médica cubana viene distribuyendo entre nuestra población -sin contar el beneficio inmediato de millones de atenciones y operaciones que vienen beneficiando a nuestros sectores más necesitados-, un mensaje que tiene un contenido político de consecuencias irreversibles, como dijo en su momento Javier Campero Paz (entonces jefe nacional del MNR), y del que él deducía que “tenemos Evo para rato”.
¿Y por casa cómo andamos? Para empezar la salud es cara -incluso en los hospitales públicos- cuando no es un lujo que sólo pueden pagarse los sectores pudientes. Cierto que existe la medicina tradicional, con su respectivo cuerpo de médicos, yatiris y comadronas, que juegan un papel muy importante, pero en ningún caso suficiente. Los hospitales están atestados, las medicinas hay que comprarlas, y en muchos casos los y las pacientes están ante la alternativa de endeudarse para acudir a centros de salud privados, o irse preparando a morir.
Y encima ahora el país se encuentra convulsionado porque el gremio de los médicos protagoniza una huelga movilizada en defensa de su derecho a trabajar menos que el resto de la gente. Otra cosa sería que todas y todos lucháramos para incorporar en la Constitución la jornada laboral de seis horas como un derecho universal (que respondería al hecho de que el empleo existente debe repartirse entre todas las personas en edad de trabajar). Pero no, al cuerpo médico sólo le preocupa su sector, y es sólo para él que exige esa jornada de seis horas, que en el contexto nacional actual equivale a tremendo privilegio. ¿O no lo es en un país donde la mayor parte de la población trabaja normalmente mucho más de ocho horas, empezando por los funcionarios públicos y terminando con los trabajadores y trabajadoras por cuenta propia?
- Con excepción de los maestros y maestras, que sólo trabajan cinco horas'
- No nos metamos ahora con el magisterio, donde los bajos salarios fuerzan a la mayoría a trabajar en dos y hasta tres turnos. En perjuicio de los y las estudiantes' Puede ser, pero ahora estamos hablando de la huelga médica.
Arguyen sus protagonistas que, precisamente en beneficio de los y las pacientes, un médico tiene que estar descansado; pero sabemos que la gran mayoría de médicos que trabajan seis horas en hospitales públicos luego se van a sus consultorios y clínicas privadas y siguen trabajando -y cobrando- sin que parezca importarles mucho lo de estar descansados (¡en beneficio de los y las pacientes!).
Lo que ocurre es que aquí estamos acostumbrados a que la salud no sea un derecho sino una mercancía. Afortunadamente hay numerosas y saludables excepciones de médicos y médicas con auténtica vocación, pero la tónica es que la salud está al servicio del gremio, y no el gremio al servicio de la salud.
¿Que todos los trabajadores en salud deberían estar incluidos en la Ley General del Trabajo? Eso sí parece coherente, pero no tiene por qué ser condición para que la jornada laboral sea la de ocho horas.
Una cosa más. Alguien ha hecho circular por internet una nota que pretende descalificar al actual ministro de Salud porque no tiene título en provisión nacional. ¿Y qué? ¿Desde cuándo los títulos en provisión nacional garantizan eficiencia y responsabilidad? Ésas son las dos cualidades que habría que exigirle a un ministro, y hasta hoy no hay fundamento para negar que el actual ministro las tenga. Ojalá que la decisión con que está enfrentando este conflicto la pueda aplicar también a la urgente reforma del sistema nacional de Salud.
Rafael Puente es miembro del Colectivo Urbano por el Cambio de Cochabamba.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en