Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

A 194 años del nacimiento de Marx

Este sábado 05 de mayo se cumplen 194 años del nacimiento de Carlos Marx, quizá el hombre más influyente en la historia política del mundo contemporáneo.
Una fructífera pero azarosa existencia, que desde la cumbre ética del ser humano desentrañó científicamente los misterios del desarrollo de la historia de la humanidad, para explicarnos la razón motorizadora de esa historia: la lucha de clases.
Carlos Marx -como bien lo diría su amigo, Federico Engels- fue el hombre que dio por primera vez, una base científica al socialismo y por tanto a todo el movimiento obrero de nuestros días.
De familia judía, Carlos Marx vio la luz, por primera vez, en la ciudad prusiana de Tréveris, considerada hoy como la ciudad alemana más antigua y patrimonio de la humanidad, el 5 de mayo de 1818.
El joven Marx comenzó a estudiar jurisprudencia en Bonn y en Berlín, pero terminó dedicándose al estudio de la filosofía y de la historia, aunque concluyó su carrera de leyes en 1841.
En 1842 dirigía el periódico la Gaceta del Rhin, órgano opositor al régimen prusiano, sometido a una férrea censura, que editaba en la ciudad de Colonia.
Su separación del periódico no impidió que éste dejara de circular en marzo de 1843. Ese mismo año contrajo matrimonio con Jenny de Westphalen, la mujer que lo acompañaría el resto de su vida e inició sus estudios de Economía Política.
Hostigado por sus ideas, en otoño de ese año se trasladó a París, con el ánimo de publicar una revista: “Anales franco-alemanes”, que registró sólo una edición, por los problemas de distribución clandestina en Alemania
Los artículos publicados en esta revista, al decir de Lenín, “ nos muestran ya al revolucionario que proclama la crítica despiadada de todo lo existente; y en especial la crítica de las armas, apelando a las masas y al proletariado.
En 1844 llegó a París Federico Engels, con quien entablará una entrañable e imperecedera amistad, a la vez que una muy fructífera relación teórica e intelectual.
El incasable trabajo teórico y político de Marx en París, colma la paciencia del Gobierno de Prusia, que pide a Francia su expulsión y nuestro personaje se traslada a Bruselas con su familia.
En esta ciudad establece relación con la clandestina Liga de los comunistas, y con Engels redacta el célebre “Manifiesto del partido comunista” para el II Congreso de la Liga de Comunistas, celebrado en Londres, en 1847.
El manifiesto fue publicado en 1848, año cuando Carlos Marx fue expulsado de Bélgica, trasladándose nuevamente a París y después a Colonia, donde publicó la Nueva Gaceta del Rin.
Expulsado de Alemania en mayo de 1848, se trasladó con su familia de nuevo a París y tras un breve período es expulsado nuevamente de la capital francesa, por lo que decide fijar residencia en Londres.
Elaboró varias obras, entre ellas se encuentra su ensayo más importante, El capital (volumen 1, 1867; volúmenes 2 y 3, editados por Engels y publicados a título póstumo en 1885 y 1894, respectivamente), un análisis histórico y detallado de la economía del sistema capitalista, en el que desarrolló la siguiente teoría: la clase trabajadora es explotada por la clase capitalista al apropiarse ésta del 'valor excedente' (plusvalía) producido por aquélla. Su segunda obra, La guerra civil en Francia (1871), analizaba la experiencia del gobierno revolucionario francés (la Comuna de París), establecida en esta ciudad durante la Guerra Franco-prusiana. Interpretó su creación y existencia como una confirmación histórica de la necesidad de que los trabajadores tomen el poder mediante una insurrección armada y destruyan al Estado capitalista. 
Desarrolló la teoría en Crítica del programa de Gotha (1875) en los siguientes términos: "Entre los sistemas capitalista y comunista se encuentra el periodo de transformación revolucionaria de uno en otro. Esta fase corresponde a un periodo de transición, cuyo estado no puede ser otro que la dictadura revolucionaria del proletariado". Además escribió crónicas sobre acontecimientos sociales y políticos para periódicos de Europa y Estados Unidos, entre ellos varios artículos sobre las 'revoluciones liberales' en España y en la América hispana.

Trabajó como corresponsal del New York Tribune desde 1852 hasta 1861 y escribió varios artículos para la New American Cyclopedia. En 1852 se disolvió la Liga Comunista y contactó con cientos de revolucionarios a fin de crear otra organización de la misma ideología. Sus esfuerzos y los de sus colaboradores culminaron en 1864 con la fundación en Londres de la I Internacional. Pronunció el discurso inaugural, escribió sus estatutos y posteriormente dirigió la labor de su Consejo General (órgano directivo), superando las críticas del grupo seguidor de Mijaíl Bakunin.
En los últimos años de su vida luchó contra las dolencias físicas que le impedían trabajar en sus obras políticas y literarias. Karl Marx falleció el 14 de marzo de 1883 en Londres, Reino Unido.



Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en