Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

El DS 1126: ¿suspensión o abrogación?

Por: Ignacio Mendoza Pizarro
Han recrudecido las últimas semanas acciones de resistencia contra el Decreto Supremo No. 1126 relativo al restablecimiento del tiempo completo de ocho horas diarias en el Sistema Nacional de Salud y la Seguridad Social. Al margen de otros objetivos sustentados por directivos salubristas, médicos y paramédicos, ellos se han centrado en uno: la abrogación de dicha normativa. Entretanto, los pacientes están en vilo perdiendo cada vez más la paciencia, ante la carencia de espacios de diálogo, deterioro de las condiciones de vida y nuevas movilizaciones como las de choferes, indígenas del TIPNIS y dirigentes de la COB.
Ante la persistencia del conflicto y a solicitud de diversas organizaciones populares, el Presidente del Estado mediante anuncio en medios de comunicación, ha dispuesto el diferimiento de la vigencia del decreto en tanto se realice una Cumbre Social que redefina la política nacional en materia de salud, en el mes de julio, evento participativo sin exclusiones y definitorio. Esa suspensión condicional no equivale a“anulación” , pues según a Disposición Transitoria Única “las disposiciones normativas referidas a la jornada laboral en el Sistema Nacional del Estado Plurinacional de Bolivia: Público y la Seguridad Social de Corto Plazo (DS 6728, 09357 y 20943), mantienen su vigencia y aplicación”, mientras se cuente con la reglamentación específica para su implementación.
Las condiciones, conforme enseña el Derecho Civil, pueden ser o resolutivas o suspensivas. En este caso, no va ni la vigencia del DS ni de cualquier Resolución Ministerial reglamentaria, hasta la próxima Cumbre, cuya realización ya empezó a ser deslegitimizada por sectores radicalizados o “abrogantes”, que obstruyen la ruta hacia una solución de la crisis salubrista. Con todo, confiamos que lo racional se imponga ante lo hormonal cuando llegue la ocasión.
Por otra parte, quienes rechazan las mentadas 8 horas de jornada, proclaman que el 1126 suspendido es inconstitucional y por ello su puesta en práctica resultaría inviable. Sin embargo, no se requiere consultar la jurisprudencia nacional e internacional para comprender cómo una norma jurídica cuestionada, necesariamente debe ser sometida a control jurisdiccional, en nuestro caso por el Tribunal Constitucional Plurinacional. Es decir, ser recurrida por las partes que la objetan para definir su derogatoria o abrogatoria respectiva, de acuerdo al ordenamiento jurídico.
¿Por qué no se ha optado por camino expedito de la vía constitucional hasta ahora? ¿Se ha revisado adecuadamente nuestra Constitución para hacer uso de esta acción que pondría a Derecho a las partes? ¿Será inconstitucional el aumento de horas de consulta externa, el tiempo de atención al paciente internado, la toma de muestras laboratoriales y otros servicios administrativos? La CPE tiene principios, valores y derechos muy definidos y la vida y la salud no están siendo preservadas por los encargados por la sociedad para hacerlo. Si el DS no se atuviera a aquella, sólo una sentencia declaratoria de inconstitucionalidad haría “inaplicable la norma impugnada, surtiendo plenos efectos respecto a todos”, como fundamentan expertos causídicos.
En este sentido, racionalidad con miras a superar el actual conflicto tan duradero, significaría acudir ante la instancia idónea, mediante una acción de inconstitucionalidad contra el DS 1126 , en vez de extremar medidas de presión las cuales, como está visto, no han logrado los resultados esperados. Su continuidad o levantamiento (“cuarto intermedio” en el lenguaje sindical) está en manos de los responsables ante la población de lo que está sucediendo. Despojados de juicios de valor frecuentes en estas circunstancias, pero que echan más leña al fuego, cabe añadir que de no hacerlo el propósito de la oposición a la jornada médica sería desde cualquier punto de vista extralegal, con las consecuencias de no obrar según prescribe la Ley Fundamental del país.
El autor es senador del MAS por Chuquisaca


Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en