Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

El TIPNIS y la cultura colonial



Por Rafael Puente

El ya cansador conflicto del TIPNIS viene a mostrarnos lo lejos que estamos de descolonizar este Estado, y de descolonizarnos todos (y todas) como sociedad civil. No sólo sigue predominando la lógica de la confrontación -la confrontación entre pueblos hermanos, mucho más grave que la confrontación entre sociedad y Estado, o que la confrontación de intereses entre diferentes estados (en este caso Bolivia y Brasil)-, sino que sigue vigente la mentalidad colonial, lo que podríamos llamar la cultura colonial, en uno y otro bando.

De parte del Gobierno aparece una preocupante recuperación del viejo autoritarismo estatal, con el consiguiente desprecio de la sociedad civil, acompañado de una burda manipulación de la ley, una manipulación de los mismos conceptos (por ejemplo, el de consulta, y peor aún el de previa; y por supuesto también el de desarrollo) y un intento de manipulación de la opinión pública (con la emisión de propaganda mediática que llega a ofender la inteligencia de la población).

Pero lo más llamativo es la repentina preocupación estatal por la pobreza y marginación en que viven las comunidades indígenas del TIPNIS, de las que nunca nadie se había acordado, y a las que casualmente ahora se les empieza a entregar motores fuera de borda y otras chucherías, en una actitud que inevitablemente nos recuerda a los conquistadores que distribuían espejitos a cambio de tesoros (esta vez se supone que a cambio de votos en la tardía consulta previa), todo ello acompañado de promesas de futuro desarrollo (cuando lo único real es que, si llega a entrar la famosa carretera -con su propia lógica económica- esas comunidades tendrán que irse de su propio territorio).

Sin embargo, debemos admitir que todo lo anterior podría ser objeto de discusión, y que -al menos hipotéticamente- nuestros gobernantes podrían tener argumentos, y en todo caso podrían ser que estuvieran obrando de buena fe. Lo que ya no es compatible con la buena fe es que mientras el mensaje oficial del Presidente es que se respete la IX marcha indígena y no se le ponga obstáculos, escuchamos al viceministro de Régimen Interior azuzando personalmente a los habitantes de San Ignacio de Moxos a que sí obstaculicen la marcha y hostilicen a los marchistas, y peor aún vemos en persona al ministro de la Presidencia (vía pinchazo celular) haciendo lo mismo en reunión con autoridades e instituciones de dicha región. Esto es doble discurso, y doble praxis, y eso no es sólo colonial, es directamente anti-ético.

Todo lo dicho es suficientemente triste, ya que estamos hablando de nuestro Gobierno, del mismo que asumió la construcción del Estado Plurinacional-lo que equivale a la superación y paulatina destrucción del viejo Estado colonial- y de muchos compañeros que realmente están (¿o estaban?) comprometidos con el cambio. Pero es todavía más triste ver que también en el otro bando, el de los pueblos indígenas, aparecen dirigentes marcados por los viejos resabios coloniales, que no sólo se expresan en el frecuente menosprecio de sus bases, a las que creen que pueden simplemente dirigir, sino en algo mucho más grave como es el juntar fuerzas con el enemigo común para saldar cuentas con los compañeros del propio bando popular, lo que en este caso se ha expresado en pactos y alianzas con las fuerzas políticas más reaccionarias, llegando incluso a aceptar cargos públicos a cambio de dicha alianza. Es exactamente lo que hicieron los partidarios de Huáscar cuando, para arreglar cuentas con Atahuallpa, se aliaron con Pizarro y compañía e hicieron posible la conquista de estas tierras; o lo que hicieron los caciques de Cusco -como el famoso Pumakahua- cuando facilitaron la derrota de Túpac Amaru.

Por supuesto no se puede extender esa acusación a todos los y las dirigentes indígenas, como tampoco a todos los miembros del Gobierno; pero es nomás cierto que el conflicto del TIPNIS está mostrando lo enraizada que está la cultura colonial en nuestro país. O sea que todavía está todo por hacer.

Rafael Puente es miembro del Colectivo Urbano por el Cambio de Cochabamba.



Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en