Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

La prepotencia transportista



Por Antonio Peredo Leigue

Mayo 9, 2012

Lunes 7 y martes 8 de mayo, las ciudades de La Paz y El Alto, sufrieron la prepotencia de los transportistas que exigen aumento en sus tarifas, estudio de nuevas rebajas en la importación de repuestos y supresión del reglamento municipal para el mejoramiento de la circulación vehicular. El apoyo de sus pares en el resto del país no tuvo la agresividad que sufrieron estas dos ciudades.

En un clima de reclamo al gobierno desde todos los sectores, era previsible un paro de este gremio que está insistiendo en mejoras de todo tipo. Pero los salarios de los funcionarios públicos están congelados. Rechazan la ley municipal; seguramente, una explicación por parte de ellos, haría entender sus razones. No fue el camino que eligieron, prefirieron el abuso contra toda la población.

No solamente que dejaron de circular los vehículos del servicio público, sino que impidieron el tránsito de los carros particulares. Públicamente advirtieron que cualquier particular que se prestase a llevar a otras personas, sufriría las consecuencias. Incluso llegaron al extremo de impedir que las ambulancias trasladen pacientes a los hospitales. Las avenidas, las calles que desembocan en éstas y los pasajes, quedaron bloqueados por buses y minibuses. Una motocicleta transitando, debía hacerlo con cuidado y como si estuviese de paseo. Fue, en toda su extensión, un paro represivo contra la población.

La controversia no va por lo injusto de su reclamo, sino por la saña que mostraron a lo largo de 48 horas. Argumentarán, seguramente, que un reclamo con paro y otras medidas de protesta, no han dado resultado en el pasado; que debían hacerlo de una manera contundente para que las autoridades reaccionen. Igual que los maestros cuando perjudican a sus alumnos. Lo mismo que los médicos que dejan de atender a sus pacientes. En ninguno de estos casos han logrado más de lo que podían haber acordado en la mesa de diálogo. Pero el horno no está para bollos, dice el refrán español; es decir, los tiempos que vivimos no son para conversaciones, sino para confrontaciones. El vicepresidente García Linera ha dicho que el gobierno sabe manejar esta situación de conflicto; no hay que dudar de su palabra. El caso es que, sepan o no sepan manejarlo, la molestia y tiempo gastado, la intranquilidad acumulada y el stress que se hace evidente día a día, son el alimento diario de las ciudadanas y los ciudadanos. No es un mano a mano entre el gobierno y los reclamantes, es algo más que eso y no parece que estuviesen manejándolo.

El mismo caso de los transportistas. La cuestión es entre éstos y las alcaldías de nuestras dos ciudades. Pero las escenas de policías, en uniforme de rutina, sin casco ni escudo, sin porra ni gases, circulando entre los buses que bloqueaban las calles, dejaban la sensación de que el gobierno daba vía libre a los transportistas. Los colegios han paralizado actividades durante toda la semana porque, después de los dos días de que se apropiaron los transportistas, la huelga de tres días de la COB completa la semana. Si el gobierno determinó esa suspensión, no podrá alargar después el calendario escolar.

El Ministro de Gobierno no tuvo éxito en una reunión que preparó para la tarde de este martes, a la que el alcalde se comprometió asistir y en ese punto está trabado el diálogo entre ambas partes. Posiblemente se mantenga así hasta que encuentren un mediador validado por los dos. Peor aún, si uno de los confrontados sostiene que se trata de un tema bilateral, se estanquen allí las posibilidades de conversación y, en consecuencia, de solución. Se parece en mucho a un tema internacional que nos oprime desde hace más de un siglo.

Las cuentas no siempre dan buen resultado. Pero, en este caso, la comparación es simple. Los salarios se mantienen bajos. Bajos también tratan de mantenerse los precios de los alimentos. Hace algo más de un año se promulgó un decreto que aumentó el precio de la gasolina; la protesta popular hizo que el gobierno retrocediera en su intento, pero los transportistas consolidaron sus tarifas. Además, comenzaron a practicar el pago por tramos y el público ha aceptado sin protestar. No parece posible que siga estirándose la cuerda.


Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en