Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Oportunidades perdidas


Por: Alfredo Rada
El ciclo de conflictividad que se inició a mediados de marzo se va cerrando en este mes de mayo de 2012. En las últimas semanas, a tono con la preocupación de la ciudadanía por un estado de tensión y confrontación permanente en las calles, abundaron los análisis sobre los factores causales de los conflictos; han surgido así los “conflictólogos”, género hoy muy requerido en los sets de televisión.

Pero tan importante como establecer las causas de la conflictividad, es determinar si la energía social desatada en esos conflictos, además de interpelar al poder político, tiene potencial transformador o, por el contrario, puede llevar a procesos regresivos. Este es uno de los más importantes debates políticos del momento.

No hay que olvidar que los gobiernos, por muy progresistas y de avanzada que sean, deben actuar desde las estructuras burocráticas del Estado y, por ello mismo, pueden quedar rezagados en los procesos de transformación social, por lo que se necesita la permanente acción de los movimientos sociales, para impulsar la profundización de los cambios. Esto ocurrió entre los años 2006 al 2008 cuando, por circunstancias históricas excepcionales, fue el gobierno de Evo Morales que tomó varias iniciativas estratégicas referidas a la Asamblea Constituyente y la nacionalización de los hidrocarburos. Lo hizo en permanente deliberación con la base social que, a su vez, efectuaba movilizaciones de respaldo cada vez que era necesario. Este novedoso vínculo gobierno - movimientos sociales llegó a conformar un verdadero Bloque Social Revolucionario, que llegado el punto de inflexión el año 2009, comenzó a replegarse y debilitarse.

Pero volviendo a los últimos conflictos, no fueron pocos los que, una vez que algunos sectores sindicalizados incluyendo la propia Central Obrera Boliviana, iniciaron sus movilizaciones, pensaron que estábamos ante la posibilidad –y cito lo que leí en alguna red social- “que los movimientos sociales antisistémicos reconduzcan el proceso de cambio en Bolivia”. ¿Ilusión o realidad? Veamos.

Las clases medias profesionales

¿Por qué a todos los médicos se les dice “doctores” siendo que muchos de ellos no hicieron doctorados luego de sus licenciaturas? Este pequeño detalle, que también se observa entre los abogados, caracteriza a uno de los sectores más señoriales entre los profesionales. Sin embargo, para no cometer injusticias diré que soy amigo de varios médicos bolivianos cuyo compromiso social está fuera de duda y que siendo admirador del Che Guevara, no me olvido que antes de guerrillero fue médico.

Pero acá no hablamos de las características individuales, sino de las formas generales de expresión política que adoptó este sector para defender su reivindicación. Una cosa fueron los educados discursos de los portavoces de los “colegios médicos” ante los medios de comunicación, otra las groseras consignas pintadas en los cartelones colados en los centros de salud o los agresivos cánticos en sus manifestaciones. ¡Para qué hacer un repaso literal!, baste decir que eran consignas y cánticos con altas dosis de clasismo, racismo y xenofobia.

Pero este sector de clase media profesional logró respaldo de los trabajadores salubristas y los estudiantes de medicina, debido a que el Gobierno–específicamente el Ministerio de Salud- cometió el error de lanzar de forma aislada una medida –el Decreto 1126 de restitución de las 8 horas diarias- que debía ser parte de una reforma general de la salud pública, resultado a su vez de una cumbre social en la que participen todos los sanitaristas sociales, pero fundamentalmente los ciudadanos que día a día acuden a los centros de atención médica. Se perdió la oportunidad de generar consensos sociales que motiven al pueblo para hacer valer el ejercicio integral del derecho a la salud. Ahora, luego del desgaste ocasionado por una prolongada huelga que afectó a los más pobres, la realización dentro de 2 meses de la cumbre de la salud pública tendrá que vencer varios obstáculos levantados por los propios huelguistas.

El primer traspié de la nueva COB

En enero la Central Obrera Boliviana realizó su XV Congreso en la ciudad de Tarija. Allí aprobó una tesis política con algunos interesantes contenidos, en la que fija posición en relación al Gobierno. Dice su tesis:”El actual proceso es contradictorio, mientras el gobierno, por un lado, proclama algunas medidas antiimperialistas y progresistas, por el otro adopta medidas proempresariales y contrarias a los intereses nacionales y populares. El proletariado apoya todo lo que es positivo para la emancipación de nuestro pueblo y, al mismo tiempo, critica y combate aquellas medidas contrarias a las masas, luchando por imponer medidas antiimperialistas que nos conduzcan a una verdadera revolución en el camino de la emancipación nacional y el socialismo”

La nueva dirección de la COB, encabezada por Trujillo pero dirigida por Solares, no planteó al país ningún tipo de “medidas antiimperialistas”, no dijo nada respecto a la minería transnacional o a la banca privada que controla el capital financiero. Se limitó a enarbolar un pliego de sesgo salarialista, limitado a los sectores sindicalizados en un país en el que los trabajadores formalmente asalariados constituyen el 17% de la población económicamente activa. A contrapelo de su tesis política, los cobistas no apoyaron “todo lo que es positivo para la emancipación de nuestro pueblo”, guardando silencio ante la nacionalización de la compañía transportadora de energía eléctrica, dictada por Evo Morales el 1 de mayo.

La estéril retórica radical y confrontacionista de la dirigencia desembocó en el oportunismo, al tratar de ganar aire para sus movilizaciones respaldando a los colegios médicos. Fue un error político que disolvió en la impopularidad de las “seis horas”todas sus acciones de masas. Si algo tiene que discutir la COB en su reunión que ha convocado para las próximas semanas en Oruro, es cómo pudo perder la oportunidad de conducir una movilización nacional por la profundización del proceso de transformaciones, un intento constructivo en el que pudieron darse nuevamente convergencias programáticas con el Gobierno.

Las dos movilizaciones anotadas, que por un momento se juntaron, fueron oportunamente desarticuladas por la capacidad negociadora gubernamental. Pero el desgaste pasará factura. Y a esos que buscan desesperadamente “movimientos antisistémicos”, habrá que decirles que la acumulación política de una nueva derecha puede venir vestida con mandiles blancos.


Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en