Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Hombre sin mancha



 Por: Alfredo Rada
 Antonio Peredo Leigue nació en Trinidad (Beni) el año 1936. Su infancia transcurrió alternando entre Beni y Cochabamba. Con apenas 14 años comenzó su aprendizaje político con un primo mayor que sin embargo no logró convencerlo de afiliarse al PIR, pues este partido se había aliado con la derecha para derrocar a Gualberto Villarroel. Era 1950 y estaba formándose el Partido Comunista impulsado por lo más rebelde de la juventud de izquierda. Para entonces Antonio ya trabajaba como tipógrafo en el semanario Izquierda que se publicaba en la capital trinitaria; arrancaba así muy joven su larga carrera periodística.
En abril de 1952 se inauguró una nueva era en la historia boliviana, con la insurrección de obreros y campesinos que derrotaron al ejército de la oligarquía minero-feudal. El nuevo poder revolucionario en los hechos lo tenía la Central Obrera Boliviana (COB), pero los cobistas decidieron colaborar con los nacionalistas y apuntalaron la presidencia de Paz Estenssoro.
En este contexto la familia Peredo arribó a La Paz en marzo de 1953, instalándose en un modesto departamento ubicado en la calle General Lanza. Antonio inmediatamente se vinculó a la Juventud Comunista, una de cuyas dirigentas era Diva Arratia que desde entonces sería su entrañable amiga.
El resto de los años cincuenta fue de febril actividad política, organizando células comunistas en las fábricas, minas y universidades, siempre burlando a los órganos de represión. Al mismo tiempo que militaba Antonio desplegaba su talento periodístico, trabajando entre otras en las radios El Cóndor, Méndez y Nueva América, esta última dirigida por Raúl Salmón. Su privilegiada voz le permitía ser locutor de noticias, trabajar en el teatro radial y hasta en alguna ocasión, por ausencia del titular, relatar un partido de fútbol en el viejo estadio Luis Lastra. Infatigable, escribía como cronista en varios medios como El Diario o Jornada, y por supuesto el semanario El Pueblo del comunista Fernando Siñani. Integrante del Sindicato de Trabajadores de la Prensa, llegaría años después a ser presidente de su Tribunal de Honor.
La revolución cubana de 1959 sacudió a toda Latinoamérica. A través del teletipo que se usaba entonces, Antonio tenía acceso a la información sobre la transición en Cuba de un proceso inicialmente nacionalista hacia una revolución abiertamente socialista, a través de métodos de movilización de masas que incluían la lucha armada.
Esa lucha armada se intentó en Bolivia en 1967 con la guerrilla de Ñancahuazú. Dirigido por Ernesto Che Guevara el grupo guerrillero tenía entre sus combatientes a Guido Inti Peredo y Roberto Coco Peredo. El partido comunista que  inicialmente había ofrecido pleno respaldo a la guerrilla, terminó traicionando a los revolucionarios. Entonces nació el Ejército de Liberación Nacional (ELN).
Perseguido por el régimen de Barrientos, Antonio salió hacia Chile y colaboró al rescate de los sobrevivientes de la columna guerrillera, entre los que estaba su hermano Inti; su otro hermano Coco no pudo sobrevivir.
Antonio ya era militante del ELN que le encargó el trabajo de coordinación con otros movimientos revolucionarios sudamericanos. En septiembre de 1969 Inti Peredo, que había retornado a Bolivia para organizar una nueva guerrilla, moría en La Paz enfrentando a las fuerzas represivas. La posta la tomaron otros militantes que en 1970 reiniciaron la lucha armada en Teoponte, una experiencia que terminó en desastre con la inmolación de decenas de jóvenes guevaristas.
En Chile, Antonio, profundamente dolido por estas noticias, redoblaba sus esfuerzos. El triunfo de la revolución chilena será también un triunfo para Bolivia, razonaba el hombre que ya era padre de dos hijas, Rocío y Marta, y también de Jorge y Carlos, los hijos de su esposa.
La anhelada victoria no llegó, sino la derrota y con ella las dictaduras militares, primero en Bolivia, luego en Uruguay, después en Chile y finalmente en Argentina. El terrorismo de Estado asoló nuestros países eliminando a toda una generación política que creía en la opción guerrillera.
Retornado clandestinamente a Bolivia, cae preso el año 1975 y pasa en la cárcel los siguientes años, encadenado con las manos atrás los primeros meses, lo que le dejó un anquilosamiento en los hombros que nunca pudo curar. Las primeras amnistías le permitieron recuperar su libertad y ser parte el año 1979 de la fundación del Semanario Aquí, junto a un grupo de periodistas de izquierda encabezado por Luis Espinal. Hasta ahora sigue siendo ejemplar el diálogo y la colaboración entre un jesuita teólogo de la liberación como era Lucho con un marxista de convicciones ateas como era Antonio.
Al salir de la cárcel había formado una nueva pareja con María Martha, también militante del ELN, y de esa relación nació su hijo Antonio en 1980. El núcleo familiar crecía con los hijos de su compañera: Fernando, Estefanía, Viviana y Julio. Antonio siempre decía que la vida le había regalado un total de nueve hijos.
Su amigo Espinal fue asesinado en marzo de 1980 y al poco tiempo sobrevino el golpe de García Meza. Antonio y su familia tuvieron que salir del país, asilándose en México.  Posteriormente, el triunfo de la revolución sandinista motivó a la familia a viajar a Nicaragua en 1982; nuevamente el revolucionario ponía a prueba su internacionalismo, trabajando por un naciente proceso en tierras extrañas, aprendiendo de sus aciertos y errores. Estuvieron en Managua hasta que Bolivia reclamó su presencia. Era el momento de volver.
Pudo ver cómo el gobierno de la UDP fracasaba, acosado por la derecha en el parlamento y por el sindicalismo en las calles. Ya había asumido la dirección de su querido semanario Aquí, convirtiéndolo en tribuna de denuncia del neoliberalismo. Sólo cuando la voluntad de unos pocos ya no alcanzaba para superar los problemas económicos, el periódico tuvo que cerrar.
Entonces se dedicó a la cátedra universitaria en la carrera de Comunicación Social y a un voluntariado en la Fundación Ernesto Che Guevara. La Funche acogió a hombres y mujeres de todas las edades, en un esfuerzo por actualizar el pensamiento socialista en las nuevas condiciones abiertas por el ocaso neoliberal.
Conciente de la insurgencia de las naciones originarias aymaras y quechuas, Antonio aceptó acompañar a Evo Morales como candidato a vicepresidente en las elecciones del 2002. Es indudable su aporte ideológico, político y simbólico a las transformaciones que el país vive desde el año 2006. En este último período le tocó ser legislador y cumplió la tarea con la misma pulcritud, honradez y sencillez con las que asumió todo lo que la vida le puso por delante.
Es grande el legado de Antonio, de este hombre que nunca manchó sus ideales. Lo es por su prolífica obra escrita en décadas de periodismo militante. Y lo es también por su elevada ética, forjada a lo largo de toda una vida de compromiso consecuentemente revolucionario. Y no reduzcamos la consecuencia a mantener inmutable una posición política, eso puede también llevar a la persistencia en el error y por tanto al doctrinarismo estéril. La consecuencia es saber comprender los cambios en el mundo a los fines de transformarlo, de revolucionarlo. Antonio tenía esa capacidad y no se vanagloriaba por ello, esta humildad lo convirtió en maestro. Buen viaje maestro.     

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en