Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

“Y ahora ¿quién podrá defenderme?”


Por Rafael Puente

Por si tuviéramos pocos problemas pendientes -sin contar la Cumbre ‘Río + 20’ y el 42º encuentro de la OEA, con las respectivas y aparentemente contradictorias posiciones bolivianas-, en estos días se ha puesto en movimiento una nueva marcha indígena protagonizada por las comunidades de Mallku Khota (en el Norte de Potosí) y con el respaldo del Conamaq, y por supuesto su meta es la ciudad de La Paz.

¿Qué plantean estos nuevos marchistas? Fundamentalmente se oponen a la intervención de la empresa canadiense South American Silver, con la que supuestamente el Gobierno estaría firmando un contrato para la exploración -y eventual explotación, si no ¿para qué explorar?- de las riquezas mineras existente en los alrededores de las lagunas de Mallku Khota (los comunarios hablan de “lago sagrado”). Dicen que los planes de dicha empresa -de explotación a cielo abierto- dañarían de manera irreversible las aguas de la comunidad (que por lo visto son parte de la cabecera de la Cuenca Amazónica y de la Subcuenca de río Grande, por lo que su afectación traería implicaciones desastrosas no solamente para la zona cercana y sus comunidades, sino para otros pisos ecológicos que dependen de la protección que se brinde a esa cabecera de cuenca).

Por su parte el Gobierno ha reaccionado con más aspereza que voluntad de diálogo, y no ha quedado claro si la arbitraria detención de Cancio Rojas (curaca de Marca Sacaca, acusado caprichosamente de haber tomado como rehenes a efectivos policiales) es parte de dicha aspereza; todo esto a pesar de que el día 5 de este mes autoridades gubernamentales habían garantizado a los comunarios el derecho a la protesta.

Inevitablemente nos asaltan varias preguntas: después de aprobada la nueva Constitución ¿sigue vigente la normativa minera promulgada por Gonzalo Sánchez? ¿Dónde quedan el Estado Plurinacional y su soberanía económica si la experiencia de San Cristóbal se va a repetir una y otra vez? El nuevo Estado Productivo ¿va a seguir insistiendo en la vieja economía extractivista? Es que los derechos de la Madre Tierra no sólo van a ser violados en el TIPNIS, sino en cualquier escenario que se presente? ¿Dónde queda la participación social?

Pero nuestra consternación se convierte en desesperanza cuando escuchamos a los portavoces de dicha marcha que lo que pretenden los comunarios es ser ellos mismos los que exploten las riquezas minerales de Mallku Khota, y sabemos de sobra las consecuencias ambientales que siempre han tenido y siguen teniendo las actividades de las cooperativas mineras, que funcionan sin dios ni ley y que nunca han invertido un peso en contrarrestar posibles daños ambientales.

¿Es que el lago sólo es sagrado cuando se trata de una empresa transnacional, y deja de serlo cuando sirve a intereses de comunarios organizados en cooperativa? Es indudable que éstos tienen mucho más derecho sobre sus recursos que una transnacional canadiense, pero ¿no era que ese derecho debe subordinarse a los derechos de la Madre Tierra? Hermanos del Conamaq, no nos quiten las últimas esperanzas'

¿No se repite aquí la lógica perversa del caso TIPNIS, donde se argumenta con “desarrollo” presente a costa de matar la vida futura, y donde no pocos dirigentes que defienden a la Madre Tierra luego se muestran dispuestos a violarla en aras de beneficios personales?

A todo esto, ya suficientemente preocupante, se suman las maniobras de la empresa canadiense para dividir a los comunarios -motivo suficiente para declararlos personas non gratas y pedirles que se vayan a Toronto, y de paso que dejen de llamarse South American- e incluso el peligro de militarización de la zona y de nuevos enfrentamientos entre pobres.

No vamos a esperar sensatez de parte de la South American Silver, pero sí podemos esperarla de un Gobierno que representa de manera especial a los pobres y a las comunidades indígenas, y que ha demostrado que puede enfrentarse a intereses imperiales. Ukamau.

Rafael Puente es miembro del Colectivo Urbano por el Cambio de Cochabamba.


Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en