Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

¿Anarquistas terroristas?



Por: Pablo Stefanoni
Los pasados 30 y 31 de mayo la agencia estatal ABI informaba sobre la reclusión de algunos activistas anarquistas acusados de la colocación de artefactos explosivos. Se trata sin duda de un tema sensible para las izquierdas, aun más en la actual coyuntura que enfrenta Bolivia y la región. Una de las detenidas en la cárcel femenina de Obrajes es Nina Mansilla, la hija del embajador en México, Coco Manto y madre de un niño de tres años. Se trata de una cantante del grupo punk feminista Malditas dinamiteras y está detenida por los atentados dinamiteros contra cajeros automáticos, Burguer King, Pollos Copacabana y otras instituciones públicas y privadas. A su vez se mencionó que este grupo apoyaba la marcha del TIPNIS.
A Nina se la acusa de haber colocado una bomba en un cajero automático en Obrajes, en La Paz el 21 de diciembre de 2011; la prueba es un video filmado por el cajero del banco donde se aprecia supuestamente su rostro. La fiscal dice que hubo un peritaje altamente especializado; los defensores de la activista dicen que ese estudio nunca existió.
El tono del artículo de ABI parece propio de otras épocas. Habla de Henry Zegarrundo como el “ideólogo” de la Organización Anarquista por la Revolución Social (OARS), con “conexiones” en varios países de la región. Y quizás sea hora de abandonar las “presentaciones” de los detenidos ante la prensa, y prácticas policiales similares. La imagen de este acto habla de un Estado represivo que toda la vida cuestionamos desde la izquierda.
Pero o más desmesurada es la acusación de terrorismo. En uno de los párrafos se ponen al mismo nivel las “armas de fuego” encontradas en los allanamientos con “símbolos, manuscritos, afiches, panfletos con mensajes contrarios al Gobierno, pasamontañas, pelucas y otros objetos que fueron exhibidos ante el juez Guerrero”.
La fiscal Patricia Santos agregó que Zegarrundo -profesor de una unidad educativa- es un peligro para los estudiantes porque en lugar de impartir educación impartía la ideología de la OARS. Pero ése sería en todo caso un problema aparte y su declaración raya en la criminalización ideológica, además de un caso de prejuzgamiento.
Uno de los acusados, en prisión domiciliaria (no conozco los motivos del juez para hacer la diferencia), Renatto Vincenti, descalificó a los individualistas-insurreccionalistas por considerar que “tergiversan la verdadera esencia del anarquismo ante la opinión popular, aparte de causar temor a la gente que podría interesarse por las ideas libertarias”. La Red Verde (anarco-ecologista) también se distanció de los atentados y defendió su lucha por la liberación animal y la liberación de la tierra.
La OARS señala, por su parte: “Creemos necesario primeramente, sentar bien claro que la OARS (Organización Anarquista por la Revolución Social) jamás reivindicó ni jamás reivindicará actos de violencia o terrorismo, pues esta organización social (no célula terrorista) apela a la formación intelectual de la juventud y los trabajadores, apela a trabajar culturalmente y políticamente por una sociedad donde la democracia sea profundizada, en busca de un poder popular en libertad e igualdad para todos”.
¿Es sincero? No sé... Yo no conozco a estos militantes y no soy un simpatizante del anarquismo, aunque creo que las ideas libertarias (o más precisamente parte de ellas) son una advertencia insoslayable para los proyectos de izquierda con pretensiones emancipadoras a la luz de la historia del siglo XX. Con todo, parece obvio que quienes colocaron las bombas están políticamente despistados (si el Capitalismo fueran los pollos Copacabana... o un par de cajeros, qué fácil sería acabar con él), y con sus acciones de vanguardismo infantil e irresponsable ponen en peligro vidas humanas. “Estamos por todas partes, mientras el capital seguirá difundiéndose por los rincones más profundos del mundo, nosotros lo golpearemos. En efecto, mientras los dueños de empresas multinacionales pueden explotar seres vivos y destruir la naturaleza sin que sus cuerpos estén presentes, nosotros también podemos atacar directamente a sus intereses” -decía un panfleto-. Dudo que los capitalistas tiemblen frente a tales amenazas, pero algún transeúnte sí podría caer bajo estas bombitas improvisadas.
Muchos grupos viven de sus mártires, creando una sociabilidad sectaria mesiánica. Y eso tiene poco de libertario. En eso no hay ambigüedades. Pero debería evitarse -desde los gobiernos de izquierda- apelar tan rápidamente a términos como terrorismo y otros, claro a la seguridad nacional. Algunos compañeros parecen pronunciar esas palabras con un indisimulable placer de la tortilla da vuelta. Y eso es un mensaje peligroso hacia policías, fiscales y jueces a los que no les llegó el cambio.

Pablo Stefanoni es periodista.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en