Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

“Marx y la finanza: una aproximación actual”



Por: Michel Husson

Los capítulos del Capital que Marx ha dedicado a lo que se llamaría en la actualidad la “finanza” contienen los elementos teóricos que pueden completamente ser utilizados para entender la crisis actual1. Probablemente han sufrido de haber permanecido en estado de borradores, cuya lectura es frecuentemente ingrata. Constituyen, sin embargo, un eslabón esencial entre el análisis más abstracto del capitalismo y la toma en consideración de elementos de su funcionamiento concreto.
Cuando Marx expone la teoría del valor y la explotación, o estudia las condiciones de reproducción del sistema, se coloca en un mundo abstracto en el que el crédito, la finanza, los rentistas, están de alguna forma ausentes y permanecen en un segundo plano del frente a frente entre capitalistas y trabajadores. No se trata de una simplificación reductora sino de un momento en la teoría que conduce a continuación a la introducción de categorías suplementarias, tales como la renta o el interés, En este método los niveles de análisis están imbricados de forma coherente, lo que quiere decir que el estudio de la finanza debe hacerse tras la teoría del valor. En estas muy ricas páginas se puede, en el fondo, retener estas dos propuestas esenciales:
1) la finanza no crea valor y los ingresos financieros son ingresos derivados de la plusvalía;
2) las acciones constituyen un capital ficticio cuyo valor es un derecho únicamente virtual sobre la plusvalía.
La teoría del valor consiste en decir que no hay otra fuente de valor que la explotación del trabajo asalariado. No es posible “enriquecerse durmiendo” más que a condición de poder captar una parte de las riquezas producidas por otros. Sin embargo, aún hoy, y desde hace al menos veinte años, una estrecha capa social se enriquece gracias al crecimiento espectacular de los ingresos financieros. De ahí resulta una ilusión, que ya existía en la época de Marx, según la cual algunas fracciones de capital podrían valorizarse de forma separada del proceso de producción: “La concepción de que esa forma de capital es autónoma y se halla fortalecida por el hecho de que el capital prestado produce interés, sea o no efectivamente utilizado como capital”.
Marx insiste en el hecho de que se trata de una representación a la vez popular y adecuada a la cosificación del conjunto de las relaciones de producción: “en la concepción vulgar de la gente, el capital financiero, el capital a interés es considerado como capital en sí, como capital por excelencia”. En estos pasajes Marx desarrolla el concepto de fetichismo alrededor de la siguiente idea fundamental: mientras que el capitalismo es un conjunto de relaciones sociales, dicho de otra forma de relaciones entre seres humanos, su modo de funcionamiento conduce a una representación en la que el destino de los hombres (y las mujeres) es tributaria de cosas (de acá el término de cosificación), por ejemplo los “mercados financieros”: esta “capacidad del dinero o de la mercancía para hacer fructificar su propio calor –independientemente de la producción- es la mistificación capitalista en su forma más brutal”.

Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. cuando señala que "La teoría del valor consiste en decir que no hay otra fuente de valor que la explotación del trabajo asalariado", tal vez no sea exactamente bajo esta definición, es cierto que es producto de la apropiación de la generación de riqueza por parte del trabajo ajeno, pero no es lo mismo que del trabajo asalariado, por que no es la única forma de apropiación, ej. la terciarizacion del trabajo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Escriba sus comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en