Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Golpe de Estado y neo-militarismo


Por Celso Velázquez Oddone
Apoyados en varios sectores de poder político y económico, los sectores golpistas reanudan una campaña que busca devolver al componente militar la relevancia y el protagonismo perdidos a partir del derrocamiento de la dictadura de Alfredo Stroessner en 1989, aventurando hipótesis de guerra contra los países del ALBA, en uno de los momentos más pacíficos en la historia del Cono Sur americano.
Consumada la instalación del gobierno de Facto liberal el 22 de junio, Federico Franco empezó a pagar favores a los distintos poderes políticos y fácticos que condujeron al derrocamiento del proceso democrático abierto en 2008.
En la conformación del ilegítimo Gabinete de ministros empezó a identificarse la orientación de las distintas políticas que hacen a la conducción del Estado, principalmente en dos ministerios que guardan estrecha relación en el diseño y orientación de sus políticas, ya que las mismas se complementan: el Ministerio de Relaciones Exteriores y el de Defensa.
Con las sanciones políticas adoptadas por MERCOSUR y UNASUR contra el gobierno ilegítimo, la política exterior adoptó la naturaleza aislacionista y anti-regionalista que la ultra-derecha local necesitaba para apostar sus cartas para enarbolar y legitimar un discurso de corte neo-militarista orientado contra del proceso de integración política, económica y social que vive actualmente Sudamérica.
Esto se hace más fácil de llevar a la práctica si tenemos en cuenta que una de las principales ventajas obtenidas por el golpista Partido Unión de Ciudadanos Éticos, fue el control de las Fuerzas Armadas, efectivizado a través del nombramiento de María Lis García como ministra de Defensa, una colaboradora del líder de UNACE, el ex general Lino César Oviedo. 
El enemigo externo
Una de las primeras medidas de las Fuerzas Armadas fue sacar de la catacumba una Ley del período dictatorial colorado, de 1975, mediante la cual se establece la prohibición de acceder al derecho al Trabajo a aquellos ciudadanos que no presenten la documentación referente al cumplimiento del Servicio Militar Obligatorio, medida que finalmente dio marcha atrás debido al rechazo generalizado de diversos sectores de la sociedad.
Apenas unas semanas después los referentes parlamentarios del UNACE, en su mayoría ex militares, expresaron su intención de recortar fondos de Salud, Educación y Obras Públicas, además de aumentar el endeudamiento externo para financiar el rearme militar.
El principal referente de este discurso es el oviedista José López Chávez, del UNACE, representante de la línea más radical de la ultra derecha golpista, quien plantea una carrera armamentista con la característica de que la misma se orientará bajo la Hégida de la política exterior y militar de Estados Unidos, con la apuesta de convertir al Paraguay en la cabeza de puente que facilite al imperialismo yanqui la desestabilización directa y/o indirecta del proceso político pacífico que vive el Hemisferio sur del continente.
El plan de acercamiento a Estados Unidos incluye, según ha manifestado públicamente López Chávez, la instalación de una base militar y la firma de un acuerdo de Libre Comercio con la potencia del Norte, para proteger al Paraguay del enemigo externo: es decir, los gobiernos tanto de izquierdas moderadas (Brasil, Argentina, Uruguay) como de Izquierdas Revolucionarias (ALBA) que predominan en esta etapa de la historia regional.
El mundo en un futuro cercano: Carácter regional de la Defensa
El neo-militarismo instalado en el Paraguay del Golpe ha generado diversas reacciones contrarias. LA principal da cuenta de un anti militarismo radical, infantil y utópico propio de desviaciones pacifistas, planteando desde la abolición del Servicio Militar hasta la eliminación de las mismas Fuerzas Armadas. 
Más allá de esos dos enfoques antagónicos, uno orientado a apeligrar la paz regional, y el otro, orientado a la renuncia a las tareas de Defensa debemos empezar a analizar qué tipo de mundo tenemos y tendremos dentro de poco, para así determinar cuál será la mejor orientación militar a adoptar.
Al mundo debemos empezar a pensarlo de manera multi-polar, multi-regional. Es decir, no ya Paraguay, sino Sudamérica como sub-región, deberá preparar la Defensa conjunta de sus recursos naturales, y en segundo término incluyendo al Caribe y las Antillas. 
Esa estrategia militar de defensa regional de los recursos naturales estratégicos con que se cuenta, se da y se dará, necesariamente, en el marco de la lógica propia de la dinámica política que vive hoy la región, esto es, la conquista del poder político por parte de las Izquierdas Latinoamericanas, sin que esto implique pasar por alto las desviaciones ideológicas que se puedan presentar en cada proceso particular, ni las desviaciones de carácter imperialista, principalmente por parte de Brasil y Argentina.
Y esa es una necesidad urgente que es preciso encararla de aquí a unos cuantos años, si pensamos en términos de estrategia y táctica. Ya otros lo han hecho hace mucho tiempo, tal es el caso del brazo armado del bloque imperialista mundial, la OTAN. 
Por esto, es de suma importancia que la dinámica política regional se extienda a Paraguay, Colombia, Chile, que Humala rectifique los rumbos en Perú, alejándose de iniciativas desestabilizadoras como al Alianza Pacífico. Abordar la defensa regional con un sentido revolucionario nos facilitará encarar las labores propias de la misma bajo parámetros solidarios e internacionalistas, incluido el aspecto económico.
En ese sentido, es urgente restituir la democracia en Paraguay y empezar a plantar las semillas de una amplia base popular que conduzca a la conquista del poder a un proyecto político que tenga claro todos los elementos analizados anteriormente.
De lo contrario debemos prepararnos para tiempos difíciles, en un mundo difícil donde van a escasear el agua, los alimentos, los combustibles y la energía eléctrica. En cuanto al agua y la energía eléctrica, en poco tiempo empezarán a ser considerados como "oro".
De lo contrario, Paraguay, estratégico por sus reservas de agua, metales, energía eléctrica, se convertirá en un enclave que pondrá en peligro directo el proceso político regional, aliado con EEUU, el país que financió las obras, la represión, las torturas, los asesinatos y las desapariciones de la Dictadura Stronista.
En Irak la excusa fueron las Armas de Destrucción Masiva, En Libia lo fue, cuando no, la "democracia", en Paraguay lo son Bolivia y la revolución bolivariana en curso en Venezuela y los países del ALBA.
El cuco de la izquierda es en Paraguay siempre un apelativo válido para reflotar necesidades como lo militar, pero con un trasfondo y una orientación que, de triunfar, traerán consecuencias nefastas en nuestro país y en la región, más todavía en el marco de la mayor crisis del sistema financiero mundial.
Una vez analizado todo esto, podemos entender cuál es el momento político que vive la región, y cómo ese momento marca cuáles instancias regionales tienen mayor peso y cuáles menos.
En ese sentido, la suspensión política de MERCOSUR y UNASUR, tiene mucho mayor peso que el "opareí" al que ha sido sometido el caso del Golpe de Estado Parlamentario en la OEA, opareí que incluye el no reconocimiento del gobierno de facto encabezado por la Oligarquía terrateniente, la Narcopolítica y las empresas multinacionales, los verdaderos poderes fácticos que se valieron de los actores de los partidos políticos tradicionales y no tradicionales que ejecutaron el juicio político ilegal e ilegítimo contra un gobierno elegido por la voluntad popular.
El mencionado teatro que pervirtió el espíritu de las leyes fue un golpe contra el proceso político que se inició en 2008, el cual defendimos y seguiremos defendiendo. Cabe mencionar que esa defensa que ejercemos implicó muchas veces cuestionar las desviaciones del propio Ejecutivo y su entorno político en numerosas ocasiones, cuando éste todavía se encontraba en sus funciones.
Porque el proceso regional de Izquierdas es el que actualmente tiene supremacía en Sudamérica y no la política exterior estadounidense, es la razón de que la OEA no tenga menor peso político que MERCOSUR y UNASUR. 
LA OEA fue diseñada y creada en 1948, bajo una fuerte influencia estadounidense, y con el objetivo de ser un mecanismo de adopción y validación continental de la política exterior de EEUU para el resto de los países de este lado del Hemisferio.
Cuanto antes, debemos elaborar con inteligencia estrategias económicas, políticas, culturales, militares, a nivel regional. Es urgente. En la era de mayor paz en la región, debemos aprovechar esa paz para encarar nuestra defensa ante los inevitables zarpazos de las potencias con marcada raigambre imperialista que traerá la crisis de escasez de recursos naturales que se avecina.
Totalmente a contramano de la defensa pensada desde la lógica golpista, retrógrada, funcional al imperialismo representada por personajes como el diputado oviedista, José López Chávez.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en