Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

No es normal


Por Lucía Sauma
Los feminicidios no se dan de un día a otro, detrás de cada caso hay una larga historia de violencia
Tiene 35 años, el diagnóstico médico confirma su  muerte cerebral. No se cayó, no tuvo un accidente, no estuvo enferma, así la dejó su esposo, con quien está casada desde hace 18 años. Sucedió en Santa Cruz el 27 de septiembre. En Bolivia se reporta que siete de cada diez mujeres son víctimas de violencia intrafamiliar. Miriam es una de ellas.
Cada año, en el país se conocen 80 mil denuncias de mujeres que son golpeadas, insultadas o vejadas sexualmente en sus propios hogares y por sus parejas. Verdugos disfrazados de príncipes, son los mismos que les regalaron una rosa en primavera y terminaron dejándoles marcas en el rostro, en los brazos, en el pecho, en las piernas hasta destrozarlas en el cuerpo y en el alma.
El 6 de abril de este año, en la ciudad de El Alto, la madre de Janet abrió el ropero y encontró el cadáver de su hija en estado de putrefacción. Hacía seis días que su esposo la había estrangulado. Luego, con toda saña y premeditación (porque así actúan los maltratadores y asesinos de mujeres), la escondió en su ropero y huyó. Mucho antes de su muerte, Janet había denunciado a su marido por maltratos, estuvo separada, pero él la persiguió, la convenció y la mató.
Los feminicidios no se dan de un día a otro, detrás de cada caso hay una larga historia de violencia, que comienza con un “no me gusta que te pongas ese vestido” o “¿por qué te mira ese chico?”, se inicia en la etapa del noviazgo. Después será un pellizco o un jalón de cabellos, por celos.  
Si la relación continúa, las agresiones también. Primero una bofetada, luego una patada, golpes, insultos, violaciones no reconocidas, silencios y pretextos para esconder el círculo infernal de la violencia. No es exagerado hablar de infierno, que baste conocer los días y las noches de Mercedes (nombre ficticio), que durante nueve años escuchó a su esposo decirle que era fea, que no podía entender cómo él se había fijado en ella, que no servía para nada. Las palabras se volvían golpes. Ella no podía decir qué dolía más, si su mano cuando se estrellaba en su cara o el insulto que la dejaba como piltrafa. Perdió su tercer hijo por las patadas que él le dio en el vientre hasta hacerle abortar. Mercedes creía que así era la vida de las mujeres casadas.
Miriam, Janet o Mercedes no pudieron romper el círculo de la violencia. Distinta fue la historia de Teresa, quien una noche, tras ser violada por su esposo y tener cortaduras en sus piernas, decidió salir de su casa sin mirar atrás, 11 años le tomó darse cuenta de que la violencia no es normal. Teresa está viva y proclama a los cuatro vientos que es un derecho humano vivir sin violencia. Que ninguna mujer debe soportar y callar ante la violencia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en