Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

¿Viva el latifundio?


Por Rafael Puente
¿Será verdad? La noticia dice que nuestro Gobierno -con motivo de la Feria Exposición de Santa Cruz- envió a los ganaderos y hacendados del oriente, para su consideración, un proyecto de ley que establece una pausa o paréntesis de cinco años para la exigencia y control de la función económico social de las grandes propiedades agrícolas (nos podemos imaginar la alegría de los latifundistas que hasta ahora se sentían amenazados por este proceso de cambio y ahora se sentirían protegidos por él).
El latifundio siempre ha sido un importante ingrediente del atraso económico y social en cualquier país (una muestra patética reciente es España, cuya crisis actual nos muestra que no es precisamente de la “madre-patria” de quien tenemos mucho que aprender). Aquí en Bolivia la “revolución” del 52 puede llamarse tal porque acabó con el latifundio en tierras altas, pero el fracaso (culposo) de ese proyecto revolucionario generó en dicha región el minifundio y en tierras bajas un nuevo latifundio mucho más grave. Y ha sido este proceso de cambio el que desde el principio asumió como bandera la lucha contra el latifundio; para ello retomó el concepto de función económico social (presente ya en la Ley INRA) y lo reforzó en la Ley de Reconducción Comunitaria de Tierras, y lo incorporó en la nueva Constitución. El artículo 397 de la misma lo define de manera inconfundible, y los artículos 398 y 401 lo consagran como clave a la hora de cumplir la prohibición del latifundio y de la consecuente reversión de esas tierras al Estado.
¿Será posible, me sigo preguntando, que este mismo Gobierno ofrezca una ley que reniega de esa trayectoria y abre un paréntesis en la Constitución? ¿Es que en absoluto la Constitución puede ser objeto de pausas o paréntesis? Recordamos que Sánchez de Lozada hizo una suerte de pausa o paréntesis constitucional a la hora de entregar el monopolio de las telecomunicaciones a una empresa extranjera, pero de aquel Gobierno se podía esperar cualquier cosa menos respeto por la Constitución. Me niego a creer que el nuestro esté dispuesto a hacer lo mismo.
Recuerdo que en el Plan de Gobierno que convencidamente divulgamos para las elecciones de 2009 figuraba la promesa de terminar con el latifundio. No sólo esperábamos que efectivamente lo hiciera, sino que además endureciera las condiciones para el cumplimiento de la función económico social, y restringiera el derecho que tiene cada vaca a cinco hectáreas de tierra -derecho que (como hizo notar hace poco una joven descendiente de Zárate Willka que está trabajando con el Pueblo Guaraní) no se les reconoce a las mujeres indígenas-. Pero en lugar de eso, y de enviarles a los colegas del gringo Larsen un nuevo Alejandro Almaraz que imponga la ley, expropie tierras ociosas y libere comunidades cautivas, nos dicen que les envía este regalito.
Si fuera cierto, ¿cómo se podría entender? ¿Acaso para favorecer el acceso de los latifundistas a créditos bancarios? No parece que eso sea un interés del Estado, y menos aún que pueda considerarse más importante que un principio constitucional. ¿O será para darles tiempo a los latifundistas de que puedan vender sus tierras a capitalistas extranjeros, presuntamente más eficientes? Nos negamos a creer que ése pueda ser un objetivo de nuestro Gobierno. ¿Entonces? ¿Meramente congraciarse con la oposición de tierras bajas y con el cardenal Terrazas? Nos cuesta creerlo (pese a los sabios consejos de papá Lula).
Por favor, que alguien me diga que la noticia es falsa. ¿Acaso no nos dijeron también que el cáncer del presidente Hugo Chávez acabaría con su vida antes de las elecciones de pasado mañana, y ahora lo vemos no sólo vivo y sano, sino decidido a ganar por decimocuarta vez una votación popular? La única esperanza es que también en este caso se trate de un infundio de los medios, siempre dispuestos a mellar la imagen de nuestro Gobierno. Por favor, que alguien me lo diga...
Rafael Puente es miembro del Colectivo Urbano por el Cambio (CUECA) de Cochabamba.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en