Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

7 de noviembre: 95 años de la Revolución Rusa



Lenin: "Todo el poder pa los Soviets"
Estos hechos también se conocen como la Revolución de Octubre, pues octubre corresponde a ese mes de acuerdo al calendario juliano vigente en la Rusia zarista para ese momento y después abolido por la Revolución. En el resto del mundo, bajo el calendario gregoriano, las fechas corresponderían al mes de noviembre.
El gobierno de kerenski, sucesor del zarismo, no había atendido las demandas del pueblo. Por el contario, persistió en continuar las guerras al servicio de las potencias occidentales. El 4 de noviembre  de 1917, bajo  la consigna “Paz Pan y Libertad “, miles de soldados, marineros y obreros exigieron la entrega del poder a los soviets. Esa misma tarde, el Comité  Militar Revolucionario aprobó el plan de Lenin de una ofensiva combinada de las tres fuerzas fundamentales de la insurrección: la guardia Roja, los soldados de la Guarnición de Petrogrado  y los marinos de la flota del mar Baltico.
En un intento por sofocar la revolución, el gobierno de kerenski ordenó a las tropas contrarrevolucionarias ocupar la imprenta donde se editaban los periódicos de los partidarios de Lenin, detener  a los miembros del Comité Militar revolucionarios y ocupar el palacio de Smolny, donde funcionaba el cuartel general de los bolcheviques.
El 5 de noviembre, el Comité Militar revolucionario decidió defender a toda costa las imprentas del Prvda y el Soldat y proteger el palacio de Smolny.  Lenin apremiaba a los Bolcheviques  a pasar  la ofensiva contra Kerenski: “Es claro como la luz del día que hoy todo lo que sea aplazar la insurrección significaría verdaderamente la muerte. Poniendo en ello, con todas mis fuerzas, quiero convencer a los camaradas de que hoy todo está pendiendo de un hilo.  ¡Es necesario, a todo trance, detener al gobierno esta tarde, esta noche! ¡No se puede esperar! ¡Nos exponemos a perderlo todo! Es menester que la cosa se decida a todo trance, esta tarde o esta noche”, decía una carta al Comité Central del Partido Obrero Demócrata de Rusia (POSDR).
A las cinco de la tarde del día 6 de noviembre,  la revolución pasó a la ofensiva. Los batallones de soldados y obreros se adueñaron paso a paso de todas las posiciones estratégicas de la Ciudad. En el palacio de invierno, kerenski y sus ministros intentaron movilizar tropas del frente para hacer cumplir sus decisiones; sin embargo, todo era inútil. Decenas de agitadores bolcheviques hablaban a los soldados y estos renunciaban a apoyar  al gobierno. Lenin, quien había seguido desde la clandestinidad el curso de la insurrección, con riesgo de su vida, se presentó en el  Palacio de Smonly, donde fue recibido entre las aclamaciones de los soldados  y obreros, y dió la orden de tomar el palacio de invierno. A las 9 y 45 de la noche, un cañonazo disparado por el crucero Aurora anuncio el asalto final. Las tropas de Kerenski se rindieron después de dos horas de combate y este huyó. Sus ministros se entregaron.
El comité militar revolucionario llevó la noticia a toda Rusia: “El gobierno provisional ha sido depuesto. El poder del Estado ha pasado a manos del Comité Revolucionario Militar, que es un órgano del soviet de diputados, de obreros y soldados de Petrogrado. Los objetivos por los que ha lucha el pueblo, la propuesta inmediata de una paz democrática, la supresión de la propiedad agraria de los terratenientes, el control obrero de la producción y la constitución de un gobierno soviético, están asegurados”. Había triunfado la primera revolución socialista.
Gracias a la revolución socialista, la Unión de República  Socialista Soviética (URSS) emergió como una gran potencia. De la Rusia feudal, derrotada por Japón y Alemania, explotada por los terratenientes y capitalistas, pasó a vencer el fascismo, liberar Europa y conquista el espacio. La URSS se convirtió en sostén de la paz, liberación e independencia de los pueblos.
La unión soviética fue una gran nación, donde  la humanidad  alcanzó una de sus mayores conquistas espirituales de su historia, fue una gran nación que priorizó al ser humano y apoyó las causas más nobles que se jugaba en el mundo para ese momento. Por muchos años fue faro e inspiración para los obreros y todos los oprimidos del mundo que querían cambiar su realidad a través de la revolución socialista. Pero transcurridos los años, y producto de la desviación ideológica y en la conciencia de muchos de sus dirigentes, terminó sucumbiendo ante sus propias contradicciones. Hoy recordamos a esos millones de soviéticos que ofrendaron su vida en un gesto de amor a la humanidad, a esos que como Lenin demostraron que sí es posible que nos hagamos dueños de nuestra historia. Hoy rendimos homenaje a quienes como una llamarada, siguen acompañando e inspirando a todos los pueblos que hoy luchan contra el imperialismo por la libertad y el socialismo.
Fuente: Diario Vea, tal día como hoy, ediciones Cofae, Caracas 2010.
publicado en  http://www.psuv.org.ve/portada/95-anos-revolucion-rusa/

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en