Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Decir que sí

De cómo la ciudadanía venció a los agoreros del no y a las propias improvisaciones del censo.

Por Verónica Rocha

Hace unos meses, apenas se dio a conocer la fecha de realización del censo 2012, rápido los y las “representantes del no” iniciaron una campaña de deslegitimación de baja intensidad contra este mecanismo de medición nacional que se realiza cada diez años. 
Primero, a través del debate acerca de la autoidentificación indígena y la no figuración de la opción “mestizo” en la boleta; ahí se perdió la oportunidad de trabajar de manera conjunta y propositiva en torno a los indicadores y las preguntas que entrarían en la boleta censal. 
Aunque, huelga decirlo, tampoco se notó un esfuerzo obstinado del INE por debatir estos términos. Finalmente, los cuestionarios que respondimos los y las bolivianas el pasado 21 recogieron información suficiente pero quedará la sensación de que podrían haber recogido mayor información o por lo menos información con mayor riqueza.
Posteriormente llegó la polémica por la actualización cartográfica y la intención de invalidar el proceso censal a partir de la supuesta improvisación técnica con la que el Gobierno habría actuado en dicha fase. Nuevamente se perdió una valiosa oportunidad de mejorar este proceso tendiendo puentes con los municipios en los que ciertamente se halló resistencia. 
Y, también toca decirlo, el Gobierno empezó este proceso con retardo, generando este pequeño espacio de incertidumbre en el que los/as “representantes del no” se han acostumbrado a librar sus pequeñas pero nocivas batallas.
Inmediatamente llegó la polémica por el uso del lápiz y la ausencia de empadronadores/as en algunas ciudades. Apelando a nuestra frágil memoria de largo plazo, algunas voces desde la oposición (representantes políticos y opinólogos/as) pretendieron hacer creer a la opinión pública que esto implicaba un riesgo y eran hechos inéditos. 
Lastimosamente, al igual que el INE, la mayoría de los medios de comunicación iniciaron con retardo un proceso educativo y comunicacional para reactivar la memoria colectiva del país en torno a nuestra cultura censal e informarnos sobre las características de este último, que enfrentamos el pasado miércoles. 
A continuación se inició una ola de conflictos limítrofes de leve intensidad que generaron un ambiente de incertidumbre a horas de iniciarse el censo nacional 2012. 
Esta vez intereses corporativos y regionales apelaron a su egoísmo colectivo y en un afán oportunista vieron el evento censal como un escenario propicio para amplificar sus demandas. Una vez apaciguado este escenario y dos días previos al censo, un otrora periodista, hoy radical opinólogo contra el Gobierno, señaló en su cuenta de Twitter que “la idea era que las protestas y bloqueos se disparen para que el Gobierno suspenda el censo. Algo falló”.
Así, bajo ese escenario asistimos los y las bolivianas al censo nacional 2012. Y aun así debo decirles, compatriotas, que creemos más allá de la política, que vencimos como país. 
Vencimos a los errores de gestión del Gobierno que pudo iniciar antes y con mayor detalle la preparación del evento, a la casi generalizada improvisación de los medios por acompañarnos a recordar que hicimos esto antes y apostar a que podíamos hacerlo de nuevo y, sobre todo, vencimos a los/as representantes del no, militantes agoreros/as del fracaso, a quienes sólo me queda recomendarles en clave de Benedetti, aprender a decir que sí:
“Oírte primero despacito decir que sí / decir sí quiero, comunicarlo luego al mundo/ con orgullo enajenado / y ver que un día, pobre diablo, ya para siempre pordiosero / poquito a poco, abres la mano y nunca más puedes cerrarla”.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en