Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Del 3 de Febrero al 22 de Junio en nuestra incompleta democracia


Por Gustavo Codas

“El 22 de Junio del 2012 mostró los límites del régimen inaugurado por el 3 de Febrero de 1989”. Esa definición precisa y rica en significados sobre el golpe de estado parlamentario fue planteada por uno de los expositores en una plenaria del Frente Guasú el 8 de septiembre pasado. Primero expliquemos la tesis. Después discutamos algunas posibles conclusiones.
El golpe democratizador de 1989 fue dado desde dentro del stronismo para cambiar el régimen político, pasando de dictadura a democracia, pero garantizando lo fundamental de aquél, su carácter oligárquico, que hace que tengamos un país con riquezas y derechos para pocos y una amplia masa de excluidos sociales, económicos y políticos. Para ello se desarrollaron una serie de instituciones públicas (ej., las que rigen los procesos electorales controlados por los partidos tradicionales conservadores) y privadas (como los medios masivos de formación de opinión pública) perfectamente sintonizados con aquel programa político de “cambiar todo para que no cambie lo fundamental”.
Esto funcionó, con altos y bajos, hasta el 2008. Ese año hubo una “falla” del sistema y fuerzas conservadoras - como los liberales - vieron que la única posibilidad de derrotar a sus tradicionales adversarios colorados era apoyándose en la figura de Fernando Lugo. Éste, sin embargo, por su trayectoria y formación, tenía - y mantiene - un compromiso con aquellos excluidos del régimen oligárquico. O sea, era un candidato anti-sistema.
Por eso las fuerzas conservadoras, inmediatamente después de la victoria, anunciaron los límites del mandato de Lugo. Él podría terminar tranquilamente su período presidencial siempre que no innovase rompiendo la lógica del régimen oligárquico.  A mediados del año 2009 el Partido Patria Querida (PPQ) formuló la tesis por escrito y presionó - infructuosamente - para que el presidente Lugo adhiera (ver “Compromiso democrático”, 14 de agosto del 2009). Muy temprano la prensa que apoyó a su candidatura también apuntó en igual sentido. Con el mismo objetivo “disciplinador” la figura constitucional del “Juicio Político” fue agitada todo el tiempo (¡23 veces!), pero de manera inconstitucional como si el sistema presidencialista contemplara el “voto de desconfianza” de tipo parlamentarista.
El tipo de régimen instalado después del 3 de febrero de 1989 admite alternancias pero dentro del mismo proyecto cambiando colores, por ejemplo, colorados por azules, pero no alternancias entre proyectos como sería salir de un modelo de exclusión social para pasar a otro de inclusión social. El evento del 22 de Junio de 2012 fue nada más para “corregir” la “falla” y volver a la normalidad oligárquica.
Sin embargo, el régimen instalado en 1989 no dejó de presentar fisuras por donde la soberanía popular podía ser ejercida contra la lógica oligárquica. Lo demostró tempranamente la elección municipal en Asunción en 1991. Por problemas que no cabe analizar aquí, sin embargo, aquel brote tempranero no prosperó. Finalmente, esas fisuras se manifestaron con fuerza en el 2008. Es que queriéndolo o no, los progenitores de esta democracia truncada tuvieron que abrir las puertas de la política, de la acción colectiva y el debate abierto de ideas, que ha chocado en diversos momentos con los límites del régimen oligárquico en estas dos décadas de transición democrática. La elección de Lugo fue solamente el punto alto de ese proceso histórico-popular.
La unanimidad conservadora ANR, PLRA, PPQ y UNACE para el golpe parlamentario fue el intento de cerrar de nuevo las fisuras del régimen. Pero la elección del 2008 abrió una puerta en la política que continúa abierta o, quien sabe, y esté sólo entreabierta. La cuestión clave es si el sujeto político que expresa ese proyecto anti-oligárquico se va a presentar para la lucha político-electoral aprendiendo del 2008 y yendo más allá.  El régimen como vimos, no lo impide, y la democracia paraguaya lo necesita para completarse.
Si la inclusión social será condición cada vez más importante para que se consolide una democracia en nuestro país, no tengamos duda de lo que estará en juego en el 2013.
Gustavo Codas es periodista, economista y máster en relaciones internacionales

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en