Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Acerca del centralismo democrático y la subordinación y constancia



Por Arturo D. Villanueva Imaña (*)
La formulación y explicación vicepresidencial acerca del “centralismo democrático” como la razón principal para fundamentar el cuestionamiento gubernamental y consiguiente alejamiento de Rebeca Delgado de la Presidencia de la Cámara de diputados, ha provocado innumerables reacciones tanto acerca del origen de la práctica y la verdadera significación política, como de la pertinencia y justeza en su aplicación en el caso específico de la zarandeada diputada.
Al respecto, quisiera llamar la atención acerca de tres aspectos que no deberían pasar desapercibidos, en vista de que están íntimamente relacionados con el tipo de prácticas y acciones que una gran mayoría de bolivianos esperamos se realicen como resultado del proceso de cambio y transformación que, en este caso, están relacionados con el debate interno y la democracia, y el tipo de comportamiento que se debería esperar de funcionarios públicos y militantes, en el manejo de los asuntos públicos.
En primer lugar, llama la atención el concepto y enfoque del “centralismo democrático” que el Vicepresidente Alvaro García utilizó, puesto que si bien puede ser asociado a las ideas que Lenin sostuvo antes y durante la revolución bolchevique, como instrumento para promover el debate más amplio y rescatar el aporte y pensamiento de todos los militantes revolucionarios; sin embargo, en los hechos ha sido asociado generalmente con la práctica estalinista de la época  (y también de otros regímenes), para imponer su criterio y deshacerse de militantes y compañeros dentro de su partido, que dio como resultado el aislamiento y castigo, e inclusive la desaparición y muerte de muchos dirigentes y revolucionarios que formaron parte de la revolución rusa de 1917.
Adicionalmente, el concepto de “centralismo democrático” que fue utilizado por el Vicepresidente, está íntimamente asociado a la democracia burguesa representativa de mayorías y minorías que, se supone, el proceso de transformación y cambio ha superado, para incluir la democracia participativa y comunitaria, donde lo que se privilegia no es la supuesta “razón de la mayoría”, sino el debate, la propuesta y la búsqueda de consensos.  Es decir, un centralismo democrático que no sirva para excluir, discriminar y sectarizar, sino más bien para abrir el debate, aportar ideas y construir consensos sobre la base de las mejores propuestas planteadas por el conjunto de miembros, organizaciones y sectores que componen, forman parte y construyen el cambio. El concepto de “centralismo democrático”, basado en las mayorías y minorías, es pues, a pesar de su enorme gravitación pasada como un aporte constructivo para enriquecer y profundizar los programas revolucionarios, una práctica que debería rescatar y asumir los avances en la propia democracia participativa y comunitaria que hoy buscamos construir ya no en aras del dominio de mayorías, sino en favor de los consensos y el rescate de las mejores propuestas.
Finalmente en tercer lugar, y habiéndose expresado aquella invitación para abandonar y dejar el proceso a todo aquel militante que no esté de acuerdo y comparta las reglas de juego del partido, debe mencionarse que este concepto de “centralismo democrático”, evidentemente es más acorde con aquel principio de “subordinación y constancia” de los cuarteles (pero principalmente de regímenes y sistemas autoritarios, excluyentes y sectarios), donde “las órdenes se cumplen y no se discuten”, con lo cual no sólo se burla el más elemental y básico principio de ejercicio democrático, sino que se da paso ya no, ni siquiera a determinado tipo de dogmas o “verdades” que se tiene la obligación de asumir como absolutas e incuestionables; sino a la imposición de órdenes que anulan toda posibilidad de aporte, discusión y análisis.  
Aunque las consecuencias acerca de dicho discernimiento vicepresidencial  (que siguieron a la molestia expresada públicamente por el Presidente Evo Morales respecto del rol de Rebeca Delgado en la Presidencia de diputados), han sido muy elocuentes acerca del tipo de centralismo democrático que se ejercitó en este caso; valga el mismo para aprender y, en su caso, corregir prácticas que hacen a la esencia del militante revolucionario, aludido por el propio Vicepresidente. En otras palabras, que centralismo democrático sí, pero no así.
(*) Sociólogo boliviano. Cochabamba , Bolivia; Enero 17 de 2013.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales