Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Alabanza y clamor por el Ekeko

 
Por Coco Manto
Muchos siglos antes de la llegada de los conquistadores, el Ekeko era una deidad de los pueblos andinos para afrontar el hambre o las crisis por la desesperanza. Miniatura tallada en piedra, era el dador de alimentos y el gozne espiritual para hacer girar la alegría de vivir.
¿En qué culto religioso hay un ídolo como él, que ríe, sonríe siempre y auspicia la abundancia sin exigir sacrificios sangrientos ni súplicas lacrimosas? ¿A qué dios o diosecillo, con qué liturgia, se le piden favores materiales sin oraciones impuestas por un jerarca eclesial y sin más rito que la espontaneidad de pedir en la confianza y en la ilusión de recibir?
El Ekeko fue el primer ídolo originario sacrificado por los monoteístas de espada y cruz, tras ser acusado de generar idolatrías y sentenciado luego a la desaparición.
A los que lucraban con la salvación en el cielo no les parecía bien que los aymaras agradecieran la intercesión del Ekeko ante la Pachamama por la providencia  de la papa, quinua, agua, oca, maíz, coca, etcétera. Y tampoco aceptaban que la salud fuese consecuencia de la alimentación (si era su dios el que proveía la comida) ni que la chacra, el techo,  las ropas y las cosas domésticas no fueran dados al hombre sino por obra de la Providencia.
La Colonia impuso sus dogmas a fuerza de flagelos terrestres  y condenas celestiales para extirpar el culto aymara al Ekeko. La prohibición duró más de 200 años.
Dicen los cronistas que en 1781, en el fragor del cerco impuesto a La Paz por los rebeldes de Túpac Katari, los indios —estantes que no habitantes de la ciudad colonial— convencieron al virrey Sebastián de Segurola para rehabilitar la bonanza del Ekeko. Y que dicha autoridad, a regañadientes pero en el extremo de la necesidad —la gente estaba ya masticando el cuero de botas y cinturones— toleró la reposición del culto pagano.
Pachakuti —el eterno retorno— propició la vuelta del Ekeko con su figura matriz: panzoncito, de baja estatura y muy sonriente… aunque con el bigote y patillas de aquel virrey. El ternito, la corbata y los botines son ya imposiciones republicanas.
El albor de su leyenda. De su presencia precolombina en predios del Lago Titikaka da cuenta el antropólogo Fernando Montes Ruiz en su libro La  máscara de piedra. El Iqiqu —pronunciación  correcta, toda vez que en el aymara original no existen las vocales e y o— era un ser fornido, de baja estatura, caritativo y sonriente, pleno de poderes dados por Apu Qullana Awki (antiguo dios poderoso) que moraba en las alturas de Khunu Qullu (cerro nevado), sin duda el Illimani Achachilasa.
Maymaranaca (en aquel tiempo) los aymaras de la región lacustre contaban que el Iqiqu tenía poder para solventar hambrunas colectivas y que su mejor virtud era que “al que lloraba hacía reír”.
Una mala vez, decían, llegó Auka (el maligno) con gente sanguinaria. Barbudo y con armas de fierro, apresó al Iqiqu “cuando estaba ilusionando” a los pobladores y, tras despedazarlo, ordenó sepultar los pedazos en el altiplano y la cordillera.
Desde entonces, Iqiqu está regresando a Wiñay Marka (el pueblo eterno) repartido en graciosas miniaturas, prometiendo abundancia, como las semillas. Será flor y fruto en la esperanza de creer.
Y como toda resurrección es larga hay que ser paciente. En esa espera la gente se pone a tentar a la ilusión en la Feria de Alasitaw (vendéme-compráme, intercambiémos…) cada año desde el 24 de enero.
El Ekeko es hoy un símbolo de la abundancia plurinacional en la patria cargada de recursos naturales y en el tiempo en que el Auka capitalista está haciendo ruidoso crac. Quién sabe si por eso la otrora regañona Iglesia participa en el juego “bendiciendo” los billetitos de la fortuna que administra el Ekeko en la ilusión social.
También don Enrique Oblitas Poblete habla de ellos en su libro Cultura Kallawaya. Dice que son “hombrecitos barrigones, sonrientes, distribuidores de favores” que vivían en Suttilaya (región de la claridad), cerca de Sullk’a Charazani.
Añade que los Eqeqos (el fonema es de Oblitas) eran medios hermanos de los Anchanchus, seres altos, de mal genio, egoístas y enemigos de la risa que necesita el hombre para cruzar los trances de la vida. Ekeko-Anchanchu en la dualidad aymara: amor-odio; risa-rabia, alto-bajo, cerca-lejos, etcétera.
Petiso (de petición). Su nombre está vinculado a la pock’orancia (abundancia) que mentan las abuelas bolivianas cuando desean y piden favores. “Petiso de petición”, dijimos de él en un texto periodístico del siglo pasado.
Su sola figura jocunda y benefactora, prestigiada para otorgar favores a cambio de una pitadita de cigarro o un puñadito de coca cada primer viernes de mes, es un mentís de burla y desdén a la sarta de calumnias e insultos que contra su presunto carácter disoluto, alcahuete y descreído —ajeno al carácter de los exigentes y soberbios dioses tutelares de la especie humana—, escribieron algunos cronistas desde 1557.
En la órbita del denuesto racista y discriminador contra el diosito de la abundancia se anotaron Matienzo, Morúa, Cabeza de Vaca, Ulloa de Mogollón, Squier, Bandelier, Plummer, Bautista Saavedra, Arguedas, Paredes Candia y una tediosa lista de croniqueros prejuiciados y colonialistas.
En esa onda de perdedores también bracean hoy los que, por ejemplo, maldicen a la hoja de coca, a la que los cronistas de la Colonia llamaban “hostia del diablo” porque veían que los indios le hablaban en voz baja, suplicándole salud y fuerza, antes de ponérsela en solemnes puñaditos dentro de la boca.
Ese delicado contacto humano con la hoja de vida, que es la coca, pervive en el Acullico, práctica reconocida finalmente por la ONU. Victoria de los pueblos que celebramos los pueblos. Ekeko. Eke-ckockaui. Eke-coca.
El autor es escritor y periodista, fue embajador de Bolivia en México

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales