Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Anticapitalismo en la Isla del Sol


Por Pablo Stefanoni
El solsticio del 21 de diciembre en el lago Titicaca fue la oportunidad para que apareciera un nuevo manifiesto -El manifiesto de la Isla del Sol-cristianamente titulado “10 mandatos para enfrentar el capitalismo y construir la cultura de la vida”.
Si la idea del texto fue que los indignados europeos tuvieran un ejemplo en el cual anclar concretamente sus posiciones anticapitalistas, no hay nada que objetar' ojalá que de países como España, sometidos a enormes sacrificios en beneficio de los bancos, surjan alternativas al actual capitalismo neoliberal.
Pero si de lo que se trata es de entender mejor el proceso de cambio boliviano -y seguir avanzando-, el manifiesto parece seguir la línea de que el anticapitalismo es directamente proporcional a la cantidad de veces que pronunciamos ese término. El primer párrafo parece sacado de algún documento de la Internacional Comunista durante el llamado “Tercer periodo”, cuando el estalinismo mundial soñaba que estábamos ante un inminente derrumbe del capitalismo.
Por esos días acusaban de social-fascistas a los socialistas reformistas y facilitaban el paso al poder del nazismo en Alemania, pero ésa es otra historia. “Esta crisis (múltiple) -dice el manifiesto- nos señala que estamos viviendo los últimos días del capitalismo”. Por suerte no le pusieron fecha al derrumbe.
La idea de la multiplicidad de crisis -económica, ecológica, climática, financiera, alimentaria, energética, institucional, cultural, ética, espiritual- puede ser muy productiva a condición de no trivializarla. Y menos aún hablando en nombre de los indígenas. Por ejemplo cuando menciona “la concentración de conocimientos y tecnologías en los países ricos y en los grupos sociales más ricos y poderosos”, ¿incluyen ahí a la China poscomunista? Según un informe de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), hoy China encabeza la lista mundial de solicitud de patentes y mucho de su evolución pone en cuestión los tradicionales análisis centro/periferia.
No obstante, después de anunciar que el capitalismo se cae a pedazos, el documento pasa a criticar al “capitalismo salvaje” pro bancos, algo que el neokeynesiano y demócrata Paul Krugman podría decir en términos más radicales -y con más sustento empírico. Que el documento hable en nombre de “los pueblos del mundo”no resuelve los problemas. Me dan cierta sospecha los análisis que hablan de“el capital” como si se tratara de un señor conspirando detrás de un escritorio y fumando un habano, sin tomar en cuenta las gigantescas complejidades que para la izquierda representó y representa el análisis de ese monstruo amable de cooptación de masas -vía precisamente el consumismo y las promesas más o menos realizadas de movilidad social-. Sobre las propuestas económicas del texto, se trata de sensatas propuestas regulacionistas y nacionalizadoras tendentes a poner en pie una suerte de capitalismo decente. Al final, ¿qué otra cosa podrían proponer?
Sobre el párrafo que llama a construir “un ser humano que no sea materialista ni consumista y que esté siempre enfocado al Vivir Bien con una profunda ética revolucionaria basada en la armonía y en la solidaridad reconociendo que todos los pueblos del mundo conformamos una gran familia”' supongo que a los turistas que estaban en la Isla del Sol los llenó de emoción, especialmente en estos tiempos de crisis de los grandes relatos donde, como se vio estos días -y ya había advertido Zizek-, hay más gente dispuesta a creer en el fin del mundo que en el fin del capitalismo.
Sobre el acápite culturalista es difícil discernir si se trata de un manifiesto conservador y fascistoide del estilo de La tierra y los muertos de la derecha revolucionaria y antiiluminista francesa o de un proyecto democrático descolonizador abierto a las libertades de opción individuales que no encasille a los indígenas en cárceles identitarias (lo cual, a la vista del capitalismo popular aymara sería de todos modos un completo imposible). Digo además, porque en África, por ejemplo, se justifica la homofobia institucionalizada y otras discriminaciones en nombre de “las tradiciones africanas” y muchos combaten en esos términos a los derechos humanos.
Respecto a la idea de no vender a la Madre Tierra no se entiende si eso significa parar todas las explotaciones mineras e hidrocarburíferas' supongo que no porque se propone sensatamente su nacionalización.
Pese a todo ello, Evo Morales ha mostrado una gestión económica bastante sensata y con buenos resultados. Obviamente Luis Arce Catacora maneja la macroeconomía basado en criterios bastante convencionales. Supongo que cuando lanzó el bono global y consiguió una tasa de interés menor al 5% no llevó este manifiesto bajo el brazo. (Tampoco el MAS usa estos manifiestos cuando elige a Jessica Jordan para ganar la elección en el Beni...)
Aunque el crecimiento boliviano está muy asociado a las materias primas y el comercio informal globalizado se ha hecho una administración prolija y -más importante-se ha recuperado el rol del Estado en la economía. Esto es una buena base para discutir la agenda futura de Bolivia, que transita un sendero económico inédito en las últimas décadas y quizás en la historia nacional misma.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en