Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

La derrota de Jessica y el “efecto Lens”

 
Por Pablo Stefanoni
Después de una guerra de encuestas, los resultados electorales dejaron finalmente una foto de la correlación de fuerzas en el Beni: la derecha -que logró conformar un frente único en la región- venció al MAS y recuperó la Gobernación luego de la suspensión y posterior renuncia de Ernesto Suárez. 
El “efecto celebrity” de Jessica Jordán -sumado a la activa actividad gubernamental en la Amazonia, a través de la agencia Ademaf creada por Juan Ramón Quintana- no alcanzó para ganar, aunque queda claro que el oficialismo ha consolidado una base política/electoral del 40% en una zona tradicionalmente esquiva a la izquierda y el indigenismo. 
Por otro lado, el candidato indígena Pedro Nuny no logró capitalizar el “efecto TIPNIS” y quedó lejísimos de los dos primeros con un módico 2,5%. Así, no logró su objetivo de al menos “sorprender al MAS”. Sin duda, la victoria en primera vuelta de Carmelo Lens Fredericksen -subgobernador de la provincia Vaca Diez, abogado, juez y profesor universitario- constituye una dulce venganza para Suárez que, a diferencia de su ex colega tarijeño Mario Cossío, renunció al cargo -luego de ser suspendido- para habilitar una nueva elección. 
La sociología del voto masista suele darle al oficialismo victorias en las provincias -y las zonas rurales-, aunque pierda en el conteo global en los departamentos, y según los datos preliminares (al momento de escribir esta columna el Órgano Electoral no había emitido resultados) eso ocurrió también el domingo en Beni. La elección es también una advertencia para el Movimiento Sin Miedo, que aún no logra encontrar la brújula para avanzar en su consolidación nacional. 
Su rechazo a participar en una coalición de centroderecha es bastante sensata, eso licuaría el perfil de “izquierda democrática” que pacientemente busca construir el MSM: se trata de renovar el proceso de cambio, no de retrotraer la rueda de la historia, aunque eso resulta difícil (al menos hasta ahora) de construir en la práctica fuera de La Paz. 
Ésa es la foto. La película muestra una oposición regionalizada -afincada en la llamada “media luna”- que luego de conformar un frente territorial que llegó a incluir a cinco gobernadores, capaz incluso de convocar a referendos de facto, se derrumbó después de intentar operaciones desestabilizadoras que se constituyeron en verdaderos manotazos de ahogado. 
No se pueden entender de otro modo los intentos de armar grupos de autodefensa con gente como Eduardo Rózsa, que terminó complicando política y jurídicamente a gran parte de la élite cruceña. De cinco gobernadores pasaron a uno -Rubén Costas-, que quedó peleando en soledad contra el Gobierno central. 
En el medio, parte del empresariado cruceño optó por moderar sus discursos y sus prácticas, e incluso participaron en cumbres de evaluación con los movimientos sociales. Una parte de los grupos radicales, como la Unión Juvenil Cruceñista, se pasó al MAS, al igual que muchos pandinos que antes apoyaban a Leopoldo (otros se quedaron autoexiliados en Brasilea). 
La ratificación de Evo Morales con el 67% de los votos en 2008 y su reelección con el 64% en 2009 terminaron de completar el fin de la “media luna”. Sin duda, la elección beniana está lejos de tener un efecto nacional como sueña la oposición -especialmente Samuel Doria Medina-, pero sí tiene un efecto regional. La estrategia opositora de nominar como candidato a quien estaba mejor posicionado en las encuestas se demostró adecuada. 
Ahora bien, los análisis oficialistas que ponen todo en términos de pueblo/oligarquía no dan cuenta de la totalidad del fenómeno de la expansión del MAS en el oriente. 
Tanto en Beni como en Pando y Santa Cruz, para avanzar el MAS debió hacer acuerdos con parte de las élites locales, “cooptar a los eslabones débiles de la derecha” -según dirigentes masistas locales; es el caso de varios emenerristas en el Beni, pero también de ex “leopoldistas” en Pando (como Eugenio Von Boeck). Sin duda, existe una visión “andinocéntrica”, a la luz de la cual estas alianzas no alterarían el núcleo hegemónico al proceso de cambio que naturalmente se encuentra en La Paz y el occidente boliviano: fue aquí donde se dieron los grandes ciclos de rebeliones sociales que abrieron paso al actual ciclo nacional-popular-indígena. 
Veremos cuánto dura este “efecto Lens”. ¿La oposición puede conseguir un “Lens” nacional? Por ahora, difícil. Ya sabemos que Evo Morales mantiene un capital político y electoral muy por encima del MAS.

Comentarios

  1. Para agregar.. la prefectura del Beni va en el mismo camino de la prefectura de Santa Cruz.. esto es: desgastada por la mala gestión de Ruben Costas que le cae de perilla al proceso de cambio para el 2014..! donde Pando sera un ejemplo de crecimiento y desarrollo..

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Escriba sus comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales