Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Los procesos no dependen de caudillos

Por: Julieta Paredes

La forma cómo nos han relatado y enseñado la historia ha sido siempre la sucesión de hechos heroicos, plagados de fechas memorables, dentro de los cuales sólo han tenido cabida hombres extraordinarios, que nada tienen que ver con los hombres comunes y corrientes que habitan nuestros pueblos. Por supuesto que las pocas mujeres que aparecen en la Historia figuran en un orden patriarcal; y siempre con relación a los hombres, a sus parejas o familiares. Por lo tanto, rara vez mujeres ch'ullas, mujeres sin pareja o un familiar varón van a aparecer en primera fila; aparecerán al último, si es que aparecen.
Voy a recordar algunas palabras que el hermano Evo dijo en repetidas ocasiones: “Yo no soy el chapulín colorado”, refiriéndose a que él es una persona común y corriente como cualquiera (a propósito, hace mucho tiempo que no escucho esa expresión llena de sabiduría) y en esa frase por lo menos reclamaba a hombres y mujeres del pueblo sus propias responsabilidades, respecto al Gobierno y al proceso de cambio.
Siempre me he rebelado contra la mitificación de las personas. De niña he admirado apasionadamente al Che, a Jesucristo, a Juana Azurduy; pero apenas crecí y maduré, me parecía injusta la manera deshumanizada de recordarles. El ejemplo más evidente es el tener en las iglesias imágenes de Jesús torturado, arrodillarse ante esta imagen y pedirle favores; eso me horrorizaba. Cuando me enteré de la historia real de mi guerrillera favorita fue terrible. Ella era algo así como la Xena de mis años de wawa, saber que Juana acabo pidiendo limosna y se le murieron sus wawitas, !qué terrible!
Los sigo queriendo, a cada uno de ellas y ellos, que fueron mis héroes y heroínas. Pero hoy otro sentimiento me reclama desde dentro de mí ser: la compasión, el cariño compasivo; sentimiento que hoy me produce el compa Hugo Chávez. No puede ser que los procesos revolucionarios hagan que los pueblos deshumanicen a los hombres y mujeres, y los conviertan en caudillos. Los caudillos están alejados del pueblo, son convertidos en súper héroes; o sea,  no humanos. Estos súper héroes están obligados a no fallar, a tener la razón siempre y, por supuesto, a no tener o no demostrar ninguna debilidad o enfermedad. Es una práctica necrófila del movimiento revolucionario, es cruel delegar a una persona la realización de las utopías sociales. Pero eso es lo que hacemos por flojera de pensar y crear, por la comodidad de ser opinólogos y de no embarrarnos las manos de aciertos y equivocaciones que suceden al hacer la revolución.
Yo espero y estoy esperanzada de que el pueblo venezolano, el que yo vi apoyar a Hugo en las urnas, hoy apoye el proceso revolucionario que le pertenece, porque los procesos son de mujeres y hombres de los pueblos,  y no son de los caudillos. Algunos hombres y mujeres son símbolos reconocidos y queridos, pero no podemos, no debemos, convertirlos en caudillos, porque si no, los procesos no son auténticos y tendremos que esperar mucho más para cambios revolucionarios. Salud hermano Hugo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales