Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Malí: ¿Imperialismo o necesidad?


Por Txema Santana
Han surgido estos días, y durante los meses en los que se aparentaba debatir sobre si intervenir o no cuando la decisión estaba tomada, debates sobre si la acción militar que se desarrolla ahora mismo en el norte de Malí es una acción imperialista más o si es necesario frenar el avance de los yihadistas en el Sahel. 
El lenguaje mediático de la guerra ha dibujado el siguiente escenario: occidentales que apoyan al Gobierno de Malí luchan contra la invasión de yihadistas que amenazan por extender en la zona prácticas islamistas radicales. Además del terror. En el mismo altar, los países de la CEDEAO, organización de países de África Occidental, que también dan soporte a la operación. Y esta última precisión no es baladí para hacer un análisis de la situación.
Es obvio que en África Occidental hay miedo. En los estados hay cierto temor al avance de los islamistas radicales. También es cierto que el papel que ha tomado Francia, precisamente, recuerda a la historia del colonialismo y su continuo papel neocolonial después de las independencias. No hay que olvidar que no ha dejado de ejercer un rol explotador de los recursos naturales a sabiendas de que muchos ciudadanos de los países en los que obtiene de forma injusta estos recursos viven de forma miserable, en muchas ocasiones con menos de 1$ al día.
Mientras, empobrecidos, desconocen cómo sus riquezas (oro, uranio, petróleo...) se fugan hacia las necesidades europeas. Cabe dudar si este conflicto tiene algún ingrediente de expansionismo en tiempos de crisis. La posición de las naciones y multinacionales europeas han generado contradicciones que la izquierda europea no ha sabido contestar. Hablo del empobrecimiento sin remedio de muchos pueblos africanos o de la corrupción consentida. También hablo de golpes de Estado y de asesinatos de líderes premiados con la lealtad y un riego económico fluido.
Es imposible dejar de ver que tras la intervención podemos encontrar a todo un Consejo de Seguridad de la ONU y las élites militares francesas y europeas. Que la OTAN está en la retaguardia encantada. Canadá. Estados Unidos. Unanimidad. Y que en este espacio de unanimidad se encuentra la más alta burguesía empresarial. Mientras tanto, hay quién ve el conflicto no desde la geopolítica religiosa, sino desde una lectura de clase que habla de pobreza, pueblos esquilmados y consecuencias. Perfectamente comprensible, a poco que atendamos a datos históricos y de las multinacionales como Areva en Níger, por citar un primer y evidente ejemplo de expolio a coste cero, o casi cero.
No se habla para contar esta guerra del vacío político y la degradación de estados ficticios hechos realidad en un ejercicio de colonialismo. Ese vacío político es la causa real del conflicto en Malí. Pero ese vacío político, en el pasado, se materializó en movimientos de izquierda que lideraron, por ejemplo, los asesinados Thomas Sankara y Patrice Lumumba. Y la clase adinerada de Bélgica, Francia, Reino Unido y Alemania decidieron acabar con ellos. Muchos africanos que luchaban contra el colonialismo desaparecieron. Ahora, los que luchan son reaccionarios grupos radicales religiosos armados hasta los dientes. En el conflicto de Libia se aliaron con el lado contrario. No es una cuestión ideológica, sino religiosa y de poder.
En cualquier caso, el panorama en África, atendiendo a las relaciones internacionales, se antoja curioso. En un mundo en manos del dinero y sus transferencias, China ha tomado un papel fundamental en el continente. Acaparando tierras, negocios, países y relaciones fraternales con muchas naciones africanas. Llenando incluso la liga china de fútbol de los mejores jugadores africanos. Estados Unidos sigue haciendo una diplomacia comercial poderosa. Sin ruidos, tiene una intensa presencia militar, diplomática y empresarial. ¿Y Francia? Estaba perdiendo su clásica hegemonía. Una arista más del análisis. Esta intervención decidida y por sorpresa es un golpe en el tablero africano, para atender a quién es el líder aquí. El Franco CFA es otra huella imborrable por ahora.
Es una lectura controvertida la de este conflicto, al menos si hacemos el análisis desde una perspectiva de clase y no en base a las reglas del juego de relaciones internacionales. Desde esta otra perspectiva, poco extendida en los medios de comunicación, la clase obrera ha tenido que huir de una región sin soportes, ni desarrollo social ni político. Una región que apenas tuvo defensa militar. Una región de la que ha emigrado mucha población en los últimos años por la falta de oportunidad. Una región ampliamente explotada por empresas multinacionales europeas y en las que no se invierte apenas nada del beneficio que obtienen por sus recursos naturales. Un conflicto en el que vuelven a pagar los de siempre: los que menos tienen. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales