Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

No lo puedo creer


Por Rolando Morales Anaya
Con el título de Malí, deber de proteger, La Razón (19.01.2013)  tuvo la generosidad de ceder al argelino-francés Bernard-Henri Lévy una página entera para que exponga cinco buenas razones para la intervención de Francia en Malí. Éstas son: ) Para frenar la instauración de un Estado terrorista en el corazón de África y a las puertas de Europa. 2) Desbaratar el objetivo bélico de Ansar Dine (grupo religioso islámico). 3) Confirmar ese deber de protección que ya estableciera la intervención en Libia. 4) Reafirmar la antigua teoría de la guerra justa que también resucitó con la guerra de Libia. 5) Volver a poner de manifiesto el eminente papel de Francia, de nuevo en la primera línea de la lucha por la democracia.  Juzgue el lector la (in)sensatez de estos argumentos.
Una vez más, las potencias occidentales atacan a un país en vías de desarrollo buscando asegurarse el acceso a sus recursos, pero era imposible de creer que sea Francia que lo haga, con un gobierno socialista y sufriendo una severa crisis económica. ¿Qué recursos son codiciados por las potencias? Oro (Malí es el tercer productor de oro de África), uranio (que vende a Francia), diamantes, piedras preciosas, mineral de hierro, bauxita y manganeso, cobre, plomo, zinc, litio. También, le interesa a Occidente abrir por Malí una ruta para la exportación de hidrocarburos del Sub-Sahara hacia el mercado europeo, a través de Argelia. Por otra parte, la Autoridad para la Investigación Petrolera ha confirmado la riqueza petrolera del norte de Malí.
Esto explicaría por qué esta región desértica y presuntamente pobre sea objeto de tantos apetitos, pues los conflictos con el mundo árabe y musulmán se tienen como común denominador el proyecto occidental de controlar las fuentes de energía, sobre todo el petróleo. Los franceses dicen que tienen como objetivo garantizar que Malí sea seguro, que tenga autoridades legítimas, un proceso electoral y que no haya más terroristas amenazando su territorio.
Pero, ¿por qué Francia se arroga el papel de ser padre de la democracia de un país africano que se encuentra a mucha distancia de París? Según el ministro de Asuntos Exteriores de Francia, Laurent Fabius, es porque Malí fue una colonia francesa, los habitantes hablan francés, tienen parientes en Europa y porque finalmente Malí se encuentra sólo a tres horas de avión de París. Si esas fueran razones para invadir a otro país, el mundo en desarrollo debería temblar de miedo de posibles invasiones de España, Portugal, Bélgica, Inglaterra y nuevas incursiones francesas.
Alejada de los escenarios de conflicto, América Latina se pregunta, ¿el Occidente ha lanzado una nueva Guerra Santa contra el mundo islámico?, ¿éste se defiende agrediendo a los otros?, ¿o agrede a Occidente para llevarlo a sus creencias y matar a los impíos? Empero, en el siglo XXI nadie hace la guerra por sus creencias religiosas, pero éstas pueden constituirse en un factor para consolidar identidades y nacionalidades, que son importantes en la estrategia de preservación de los recursos naturales contra las invasiones extranjeras y para el desarrollo de sus pueblos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales