Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

El país de las mujeres

Sobre el asesinato de la periodista Hanalí Huaycho

Por: Verónica Rocha

En la novela El país de las mujeres, la gran Gioconda Belli narra las razones por las que se funda el Partido de la Izquierda Erótica (PIE), que luego asciende al poder para ocuparse de defender los derechos de las mujeres tomando, en la obra, decisiones bastante drásticas, como dejar a los violadores enjaulados y expuestos para que sean humillados públicamente. 
Ante la enorme crisis que se describe en la obra, los protagonistas encuentran que la toma absoluta del poder es el único mecanismo de lucha para acabar con los abusos al género femenino.
Es lindo poder introducir una idea a partir de literatura o la fantasía, porque siempre es reconfortante soñar. Es preocupante, eso sí, encontrar soluciones para problemáticas reales en la escritura fantástica, porque eso quiere decir que estamos leguas más allá del límite permitido para ciertos hechos que (des)hacen a la sociedad nuestra de cada día.
Es cierto, también, que mucho se ha (mal) utilizado ya el título de la famosa novela de García Márquez (en todas sus variantes) para nombrar ensayos, historias, poemas, ¡hasta tuits!; pero es aberrante saber que, sin variantes ni reparos de ningún tipo, lo que Hanalí Huaycho sufrió ha sido una “muerte anunciada”, capítulo por capítulo. 
Suena absurdo, pero no es alejado de la verdad señalar que cada uno de nosotros fue personaje de alguno de los capítulos de la trama que pasó la joven periodista asesinada; por acción u omisión, como prefiera. Por eso nos duele, por eso nos involucra tanto a todos.
La muerte de Hanalí ha servido para destapar varios secretos a voces que todos conocemos, desde que tenemos uso de razón, sobre nuestra cultura y sociedad. 
Todos de alguna forma han tratado de movilizarse estos días para aportar con su granito de arena a la causa, sumar al repudio, coadyuvar a la investigación, difundir la denuncia, participar de la marcha, proponer políticas públicas, acciones de hecho o legislación sobre el tema. Y todo ello es valioso y suma, siempre y cuando sea practicado sostenida y cotidianamente. 
Como todos, he presenciado estos días varias manifestaciones de nuevos militantes de las causas femeninas, pero debo rescatar a un par de mujeres que se han atrevido, como homenaje a Hanalí, a contar sus historias de maltrato a la sociedad, como ejercicio de valentía, como cambio de actitud real. 
Y yo sé que lo hemos repetido durante todo el pasado miércoles. Todos y todas nos hemos encargado de alzar consignas y manifestar posturas concretas, por ello esta nota no es ninguna novedad. Pero sí es una invitación a cambiar actitudes hoy mismo, mañana, pasado, cualquier día; desde todos los flancos. 
Una movilización social/política/mediática constante es lo que necesitamos si queremos cambiar las más profundas raíces de nuestra cultura patriarcalista, machista y colonizadora. 
Y, toca decirlo, no una movilización política cuando se trata de violencia política. Ni un alto desplazamiento mediático, cuando se trata de alguien del rubro comunicacional. Porque ahí empezamos a darle más valor a la vida de una frente a la de otra. Ahí empezamos nosotros mismos a reivindicarnos.
Como lo hace, con honestidad, la misma Belli reivindicando el carácter femenino innato que nos hace amar a todas nosotras y sentencia, en pleno ejercicio femenino: “a todos amo con un amor de mujer, de madre, de hermana, con un amor que es más grande que yo toda, que me supera y me envuelve como un océano donde todo el misterio se resuelve en espuma”.
Y sí, es que así amamos las mujeres. No lo olviden, varones, miren lo que nos están devolviendo. Y, sobre todo, no olviden esa forma de amar, mujeres, especialmente cuando enfrentemos el espejo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales