Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

FRÍO O CALIENTE


Carlos Samaniego Delgado

Para un servidor público, de nada sirve declararse revolucionario, comprometido con el proceso de cambio. Lo único que vale, es lo que, hace o deja de hacer. La práctica es el único termómetro  de lo que uno es en verdad.

En efecto, cuando en una asamblea de Indígenas alguien hace una pregunta
-          Si hace alarde de sabiduría, habla de todo y de nada. Y cuando se le acabó la saliva le pregunta ¿entendió? Poco importa lo que responda. Es un mero neoliberal.
-          En cambio, si devuelve la pregunta a los demás, logra que cada uno cree una respuesta, se acabe la timidez y crea un ambiente de diálogo. Es en ese medio, un militante de la liberación.
Cuando alguien hace una propuesta
-          Si prescinde de ella, si desprecia al que hizo la propuesta, lo desafía, lo humilla, le insulta, si minimiza su aporte, es un vulgar neoliberal.
-          En cambio, si recoge con interés su propuesta, pide la opinión de los demás, ha ganado un colaborador más para la causa.
Cuando alguien plantea un límite suyo o de su trabajo
-          Si es verdad y niega el hecho, se convierte en cómplice del mal denunciado. Si hace alarde en público de sus virtudes, demuestra la vileza de su corazón.
-          En cambio, si agradece el aporte y valora su parte positivo, es un hombre nuevo.
Cuando pone una hora para las labores de trabajo
-          Si llega muy tarde a la cita, es un irresponsable más. Si a más de eso, para recuperar el tiempo presiona para que aprueben lo que quiere que lo hagan, poniendo o quitando lo que le conviene. Es un arbitrario más.
-          En cambio, si prefiere esperar a los invitados, usa bien el tiempo, ha adoptado la moral de un revolucionario.
Cuando somete algo a la construcción colectiva
-          Si lee, explica de manera sobreabundante y con ejemplos urbanos y en comisiones vuelve a leer y a explicar de la misma manera, es que, los cree ignorantes. Es un perfecto ¨experto¨ ignorante neoliberal.
-          En cambio, si consciente de que ambas partes son sujetos, abre un proceso dialogal, utilizando la mayor cantidad de medios que pongan en acción varios sentidos, es ¡un revolucionario!
Cuando en esos espacios alguien hace los esfuerzos para hacer pensar
-          Si le califica de opinión de mala fe, lo desafía en público,  si mantiene a los realmente expertos en silencio o los humilla en público y trata de atraer la agresividad de los demás sobre el que hace reflexionar, es un reaccionario de primera.
-          En cambio, consciente de que esos eventos son  el fruto del esfuerzo social, económico y político del pueblo boliviano, valora su aporte, ¡es un revolucionario!.
Cuando la base ha tenido el acierto de organizarse
-          Si tiene la osadía de atropellar esa organización, es un agresor de ese colectivo.
-          Si respeta sus decisiones es un colaborador de la formación de líderes.
Cuando alguien se ofrece hacer el resumen del día anterior
-          Si rechaza ese ofrecimiento, es que está tan ofuscado que no razona o tiene torcida su mente.
-          Si en cambio, estimula las iniciativas, ¡construye al hombre nuevo!.

Son reflexiones a partir de una práctica. Puedes confrontarlas con las tuyas.
La Paz, 22 de febrero de 2013

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales