Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Hay hombres que luchan toda la vida


Por: Alfredo Rada
Soplaban vientos neoliberales en Sudamérica, ningún gobierno se desmarcaba del “Consenso de Washington”, de esas políticas de ajuste dictadas por el Fondo Monetario Internacional: disciplina fiscal, liberalización financiera y comercial, desregulación de los mercados, apertura a las inversiones extranjeras, privatización de las empresas públicas, flexibilización laboral.
Como un relámpago en noche cerrada, en febrero de 1989 ocurrió el “Caracazo”, una enorme movilización desde las barriadas más pobres de Caracas, cuyos pobladores asaltaron centros comerciales y de abastecimiento, en respuesta a un “Paquete Económico” del gobierno de Carlos Andrés Pérez, que incrementaba los precios de los servicios y productos de primera necesidad, recortando al mismo tiempo los presupuestos de la salud y educación públicas. La poblada sólo pudo ser sometida con la fuerza militar, que dejó centenares de muertos en las calles. Pero nada volvió a ser lo mismo en Venezuela.
En 1992 se habla por vez primera de Hugo Chávez Frías, alzado en armas contra el mismo Pérez. El discurso nacionalista antineoliberal del teniente coronel comenzó a llamar la atención del pueblo. Surgía así un nuevo tipo de liderazgo plebeyo con rasgos interculturales que el mismo Chávez reconocía con orgullo: “provengo de raíces indias, negras y blancas”. Este liderazgo plebeyo portaba un proyecto político orientado a reformas radicales por la vía de la movilización del pueblo. Era una nueva izquierda, contra la que no había receta.
Proceso Constituyente y socialismo 
Convertido en un fenómeno electoral, el año 1999 Chávez asumió la presidencia juramentando sobre una “moribunda constitución” y anunció la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente, que fue elegida por voto el año 2000. Las transformaciones políticas, económicas y sociales gestadas por este proceso constituyente no sólo impactaron en Venezuela, también se irradiaron hacia Ecuador y Bolivia, que efectuaron años después sus respectivas Constituyentes. Estos procesos en Sudamérica tuvieron ese contenido que el sociólogo portugués Boaventura de Sousa señaló como propio de las “democracias de alta intensidad”.
El proyecto de Chávez, inicialmente nacionalista con génesis en el pensamiento bolivariano comenzó a tornarse socialista luego de la aprobación el año 2001 de la nueva Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. No faltaron quienes equivocadamente atribuyeron esto a su acercamiento a Fidel Castro; en realidad era la transición lógica desde las reformas democráticas que modificaron estructuralmente la correlación de fuerzas sociales, hacia un programa de Democracia Revolucionaria orientado a profundizar las transformaciones económicas y estatales. Esto era intolerable para la oligarquía venezolana y para los intereses estadounidenses en la región.
El golpe de Estado de abril de 2002 logró derrocar a Chávez por 2 días. Pero los golpistas fueron derrotados por las multitudes movilizadas y por la lealtad de la mayor parte del ejército. Perdida la iniciativa estratégica, la contrarrevolución declaró en diciembre del mismo año un sabotaje empresarial y petrolero que terminó en un rotundo fracaso.
Estas victorias populares consolidaron el rumbo revolucionario y desde entonces Chávez comenzó a hablar de “Socialismo del siglo XXI”. En el Foro Social Mundial de Porto Alegre (Brasil) de 2005, proclamó abiertamente su planteamiento de un nuevo socialismo remarcando que no debía ser sólo estatismo y que tenía que basarse en la construcción del poder social y productivo del pueblo. Era un intento por superar las experiencias fallidas de los “socialismos de Estado” que concluyeron con el colapso de la Unión Soviética. 
Internacionalismo e Integración
Catapultado por sus éxitos políticos y habiendo nacionalizado gran parte de la industria petrolera bajo control de la refundada estatal PDVSA, Chávez se proyectó como líder internacional. A fines de 2004 se conformó la “Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América” (ALBA), inicialmente entre Cuba y Venezuela, a los que luego se sumaron Bolivia, Nicaragua, Ecuador y varios pequeños países caribeños. Nació como un bloque de gobiernos antiimperialistas, al que estuvo a punto de incorporarse Honduras el 2009. La defenestración del presidente hondureño Manuel Zelaya impidió tal cosa, por lo que fue acertada la frase pronunciada entonces por Chávez: “este fue un golpe del imperio contra el ALBA”.
El ALBA tuvo y tiene marcada incidencia en Latinoamérica, acelerando los procesos de integración que llevaron a la conformación el 2008 de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) y tres años después a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC) precisamente en Caracas.
Excepcional aporte el de Chávez a la conformación de la CELAC, fue su mayor acierto y logro en la arena internacional, que le permitió a Cuba –luego de 50 años- retornar a un foro hemisférico sin presencia ni injerencia norteamericana. Sólo por esta hazaña, el mayor respaldo continental a la revolución cubana, el hombre de Barinas ya tiene ganado un lugar destacado en la historia contemporánea.  
Como también le será reconocido el apoyo económico y energético que brindó Venezuela a otros países, o los programas de ayuda en educación, salud y vivienda. Chávez llevó a sus cotas más elevadas el internacionalismo revolucionario desde los  principios de solidaridad y complementariedad entre los pueblos.
Partido y liderazgo
La unidad de las fuerzas revolucionarias desembocó el año 2007 en la fundación del Partido Socialista Unificado de Venezuela (PSUV). Hoy este partido ha ganado democráticamente casi todas las Gobernaciones estaduales y tiene una cómoda mayoría en la Asamblea Nacional (Parlamento) de Venezuela. Por esta estructura política se puede vislumbrar con optimismo el futuro del ideario chavista.
Pero había una tarea pendiente: proyectar un nuevo liderazgo. Hugo Chávez, en un admirable gesto que antepuso su responsabilidad histórica a la gravedad de su enfermedad, pidió en su último mensaje al pueblo venezolano apoyar a Nicolás Maduro y elegirlo como nuevo presidente. La posta recae así en un hombre de ideología revolucionaria que en el cumplimiento de altas responsabilidades no ha olvidado sus orígenes humildes. En cuanto a su querida Patria Grande Chávez puede irse tranquilo, que ahora soplan vientos de liberación de los pueblos, esos pueblos que rinden homenaje al hombre que luchó toda su vida.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales