Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Seguridad alimentaria versus soberanía alimentaria



Dos contrarias e incompatibles:


Por Katherine Fernández
Ya se ha dicho hasta el cansancio que el 90% de la población vive con el 10% de los recursos del planeta y que el 10% de ellos está concentrado en las pocas manos de la dimensión transnacional, promotora del biocidio. Pero estos datos se refieren a la economía traducida en dinero, no a la economía traducida en medios de vida, porque si así fuera los campesinos agricultores o los indígenas de las selvas, tienen a su disposición los principales medios de vida, a pesar de que estén  siendo avasallados por los gobiernos  instrumento de las transnacionales y aunque solo tengan un pedacito de tierra, en ella poseen un poder especial, una cuota de vida por encima de los demás,  una cuota de soberanía.
La soberanía alimentaria es una definición muy amplia y compleja que, así como el vivir bien, no hemos alcanzado a entender todavía y para eso lo primero que debemos hacer es desligarla del concepto de seguridad alimentaria, porque este último se enmarca en las necesidades del libre mercado que busca exclusivamente vender - que no es lo mismo que poner los alimentos a disposición de la gente - para lo cual gestiona permanentemente que los gobiernos favorezcan una dinámica productiva que sobreexplota la tierra para cubrir con agroindustria “subdesarrollada” a los mercados primermundistas.
Si bien en su momento la soberanía alimentaria surgió como un aporte fundamental del campesinado, concretamente la Vía Campesina introdujo el concepto en el seno de las Naciones Unidas en 1996, no hay consecuencia en la práctica agrícola, porque entre sus demandas a la fecha siguen pidiendo crédito agrario, facilidades de exportación, mecanización del agro, fertilizantes químicos  y no dudan en someterse a la agresión del monocultivo cuando la demanda internacional así lo instruye. Es decir, que ha sido planteada como un concepto nuevo, amplio y superior a la seguridad alimentaria de dos décadas atrás, pero no se ha implementado y no existen políticas públicas soberanas respecto a la alimentación, la mentalidad de los gobiernos sigue siendo de la dependencia.
Así pues, la soberanía alimentaria tiene que ver con un complejo de elementos que empiezan, terminan y vuelven a empezar según la dinámica cíclica de la tierra, la semilla, el fruto, las interacciones naturales biodiversas, el agricultor y quien se alimenta (que para el libre mercado, sería el consumidor), todo dentro de un marco cultural de conocimientos, hábitos y preferencias que es la riqueza que heredamos de nuestros padres, desde cocinar hasta comer, así que quienes además saben cultivar la tierra o recolectar de la selva, tienen mejores posibilidades de enfrentarse a la economía del desastre y sus vástagos como el cambio climático o la deuda externa.
Para aproximarse a las contradicciones que tienen los dos conceptos, tal vez un sencillo listado comparativo ayude. En el caso de la seguridad alimentaria, los elementos que se citan tienen correlación con la economía de libre mercado, no hay planteamiento nuevo para solucionar el hambre en el mundo y las determinaciones de la FAO se inscriben en esta línea para asegurar alimentos a la gente, una línea que plantea comprar para comer como la única posibilidad para alimentarse, no importa si el que tiene que comprar también es productor, por lo cual la cantidad de personas subalimentadas en el mundo, según los informes de desarrollo humano (IDH), siempre están en incremento.

SEGURIDAD ALIMENTARIA
SOBERANÍA ALIMENTARIA
Propiedad privada de la tierra
Uso comunitario de la tierra
Acumulación de tierras
Uso comunitario de la tierra
Ampliación frontera agrícola
Rotación de la tierra
Concesiones forestales
Protección de bosques
Crédito agrícola
Economía comunitaria 
Productores condicionados a la demanda
Producción biodiversa
Monocultivos
Producción biodiversa
Transgénicos
Respeto a la naturaleza
Agroquímicos
Sistemas agrícolas tradicionales
Precios transnacionales
Precios locales
Publicidad sin ética
Información integral
Cantidad o apariencia más que calidad
Cultura alimentaria
Consumidores
Personas
Tierra
Madre Tierra
Sustentabilidad
Armonía con la naturaleza

La seguridad alimentaria quiere sustentar a la economía de libre mercado, la soberanía alimentaria busca respetar los ciclos vitales de la tierra y todo el complejo de interacciones naturales que hacen a la reproducción de la vida.
Existen propuestas, aunque todavía de bajo impacto, pero que indican que ya hay conciencia con principios soberanos, hay campañas, redes sociales y documentales orientados a despojar del poder de decisión y control de la economía de los alimentos a la agroindustria, partiendo del poder de decisión que tiene el consumidor, es decir, originar consumo masivo responsable, empezando por saber qué es lo que estamos comiendo. Este es un emprendimiento que por ahora se plantea fácil porque depende de cada persona, sin costo, pero al mismo tiempo difícil porque hay que sumar la decisión de todas las personas.
Para esto ayuda ver los datos que indican que el cáncer más frecuente se origina en la alimentación industrial, así como las nuevas alergias, la diabetes y la osteoporosis a corta edad, lo que está provocando que la gente vuelque la mirada hacia las alternativas alimenticias más saludables, naturales y orgánicas, tanto que en Europa es este el tipo de alimentación la más cara, en contradicción con América Latina, donde las frutas y verduras del campesinado, son más bien baratas.
Otra iniciativa importante que merecerá amplios análisis y discusión es la agricultura familiar, que estará siendo debatida e impulsada el año 2014, con orientaciones que romperán esquemas urbanos de vida porque plantean que también en las ciudades la gente empiece a producir sus propios alimentos. Así que la expectativa está fijada.
Si comprendemos que la seguridad alimentaria es otro mecanismo del libre mercado, podremos suscribirnos a la soberanía alimentaria como mecanismo de defensa de la dignidad humana.
La autora es parte de la Asociación Inti Illimani. Energía solar para la alimentación

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales