Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

En estas tierras lejanas

Por: Julieta Paredes

Las revoluciones nos cuestan mucho trabajo a los pueblos, muchas vidas, mucha energía; y claramente no sólo es la energía del propio pueblo la que decide abrir los espacios de construcción. En esta tarea participa también la fuerza de los otros pueblos que apoyan y dan su buena onda, desde la esperanza y el entusiasmo. Sentimientos posibles porque los cambios y transformaciones se las hace siempre en relación con otros pueblos, sabiendo que no existe la isla de la fantasía y que una revolución cuesta mucho que se sostenga sola. Cuba es un valioso ejemplo de lo mencionado.
Los procesos históricos que vivió y vive el continente sin duda nos producen y nos produjeron sentimientos que convocan a las tejedoras de la vida, en sus fibras más íntimas y finas. Escuché las diferentes historias que nos cuentan las revolucionarias de los 60 y 70; cuando vibró el continente y nos emocionamos profundamente con la revolución cubana. Lo propio en Chile con Allende; y aunque cuesta un poco traerlo a la memoria, podemos ayudarnos con las canciones de Víctor Jara: “Te recuerdo Amanda la calle mojada...”, o de Pablo Milanés: “Yo pisaré las calles nuevamente, de lo que fue Santiago ensangrentada...”.
 No obstante, sin lugar a dudas, la revolución Sandinista y el triunfo de Farabundo Martí fueron las revoluciones de mi generación. Ahí encuentro las lecciones de lo que es sostener una revolución cotidianamente, la vibra de que las utopías son posibles y que no se necesitaba ser adulto para ser un protagonista de la historia. Quienes llevaron adelante esas revoluciones eran chicas y chicos de mi edad. Sin embargo, duelen en el cuerpo los desastres de la corrupción, de la violencia sexual y de la pedofilia encubiertas del actual representante del Sandinismo, Daniel Ortega, una vergüenza.
En esta última etapa, el zapatismo y Venezuela fueron una incógnita para mí. Pero el pueblo venezolano se encargó de aclarar mi escepticismo hacia los militares. Quiero, no obstante, decir que la insurrección de octubre de 2003 y el proceso de cambio en nuestra amada Bolivia son los que más me han estremecido; y que este proceso es nuestro y no descansaré en aportar para que siga adelante.
Salir del país nos permite (me permite) tomar el pulso de lo que estamos construyendo, en medio de los sobresaltos de las policías de migración que siempre te hacen sentir que estás en alguna culpa por ser boliviana. Contactar con la gente que es solidaria con las luchas, es un buen ejercicio de reflexión y análisis. Les haría bien a quienes apoyan las revoluciones hacer una en sus propios pueblos, y no sólo consumir las nuestras. No puede ser que las revoluciones también sean desechables. Si la humanidad no aprende de estos intentos revolucionarios, entonces nos encontraremos desnudas, sin las experiencias suficientes como humanidad y siempre estaremos empezando de nuevo. Algo así como wawas frente a un viejo mañudo, cruel y cínico, que tiene bien catalogados y archivados sus aprendizajes en centrales de inteligencia agenciadas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales