Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

El conflicto de la COB y algunas preguntas


Por: Rafael Puente
El ya cansador conflicto protagonizado por la COB contra la actual ley de Pensiones tiene por lo menos dos caras. Una de ellas, en la que no vamos a entrar, es su componente violento, contrapuesto a la debilidad del diálogo. La otra cara, que es la que merece análisis, tiene que ver con la ley misma, con la realidad de las jubilaciones actuales y con la demanda de la COB.
Se nos explica que la demanda cobista de una jubilación con el 100% del salario es simplemente inviable (cosa que con las cifras que exhibe el Gobierno parece indiscutible). Sin embargo son precisamente esas cifras las que provocan algunas preguntas que me atrevo a plantearle a nuestro Gobierno:
1. Sabemos que la ley se autodefine como sostenible, universal y solidaria (disminución de la edad de jubilación, oportunidades abiertas a las mujeres y a los trabajadores independientes, creación de un fondo solidario), pero, ¿realmente se puede llamar solidaria una ley que esencialmente se basa en el ahorro personal de cada individuo (y no en el ahorro colectivo para la renta colectiva)? ¿No viene a ser en el fondo una repetición de la ley anterior sólo que con el parche de dicho fondo solidario, que por lo demás se nutre sólo de pequeños aportes de los trabajadores activos, sin ningún aporte del estado)?
2. Cuando ustedes afirman que sería insostenible pagar una jubilación que equivalga al 100% del salario, ¿se atreven a afirmar que sí se podrá pagar el 70% de ese salario? ¿Acaso para llegar a ese 70% no se requiere por lo menos 28 a 30 años de trabajo, una expectativa de vida de máximo 78 años (pobres octogenarios) y una tasa de interés del 9% que ahora nadie paga?
3. ¿Nos pueden explicar cómo se justifica en este nuevo Estado Plurinacional y Equitativo que haya un sector privilegiado —las Fuerzas Armadas— que sí se jubila con el 100% de su salario? Y no nos vuelvan a decir que esa fue una conquista de los militares, ya que sentarían un peligroso antecedente de lo que significa conquista.
4. ¿Conocen ustedes en el mundo alguna ley de pensiones que no prevea ningún aporte del estado? Y si la respuesta es que el estado no tiene plata para eso (como se viene afirmando) ¿no sería coherente con un gobierno como el actual que el estado empezara a cobrar un impuesto especial a los ingresos altos, a la riqueza acumulada y de manera especial a la banca (la principal beneficiaria del actual proceso de cambio, como bien nos explica la ex ministra Graciela Toro), para con esos impuestos mejorar el sistema de pensiones? No olvidemos que las élites apenas pagan impuestos, ya que los que no logran evadir se los transfieren al consumidor.
5. ¿De veras creen ustedes que en la elaboración de la ley 735 se ha cumplido el Artículo 242 de nuestra Constitución que establece la participación ciudadana en las políticas de estado así como el manejo transparente y permanente de la información?
6. ¿Por qué no se nos ha explicado el robo de 500 mil dólares que se produjo —con documentos fraguados— para pagar jubilación a gente que nunca había aportado?
7. ¿Por qué no se nos explica qué pasa con el otro robo de 20 millones de dólares —si es que no eran 200 millones— de la Renta Dignidad?
8. ¿Es coherente que este gobierno de cambio se dedique a prestarse dinero del Fondo de Pensiones —se habla de 4.200 millones de dólares— como ocurría en los gobiernos anteriores?
9. ¿Cuándo se nos va a informar lo que hicieron las AFPs en los largos años de beneficio gratuito que les regaló la anterior ley de Pensiones?
10. Y la última: ¿No se podría pensar en que el Fondo de Pensiones fuera administrado por los propios trabajadores —tanto activos como pasivos— siguiendo esa línea que marcaron tanto la CSUTCB (1984) como la Guerra del Agua (2000) y que podría resumirse en la consigna “Cada vez menos estado y más sociedad”?
Si es mucho preguntar, ustedes me disculpen, pero después no se extrañen de que los conflictos sigan.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales