Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Perros peligrosos, en las calles y en las casas


Por: Gonzalo Jordán Lora

Hace dos semanas, en distintas ciudades del país, dos niñas fueron brutalmente atacadas por perros de razas consideradas peligrosas. El primer caso ocurrió en El Alto, cuando Rosalía, una pequeña de cuatro años, sufrió la embestida de dos rottweiler que no aplacaron su ira sino hasta literalmente destrozarla. Catorce días después, su vida aún corre peligro; y en caso de sobrevivir, lamentablemente va a necesitar una serie de cirugías para atenuar las secuelas de la brutal agresión. El otro caso tuvo lugar en Santa Cruz, y casi le cuesta un ojo de la cara (el izquierdo) a una niña de seis años, que fue atacada por un pitbull mientras caminaba por la calle junto a su madre.
Como es de suponer, estos dos hechos pusieron —nuevamente— en la palestra la necesidad de una ley que prohíba la tenencia de cierto tipo de canes, que constituyen un serio peligro para las personas y para otros perros; pero también y sobre todo, las limitaciones y negligencias gubernamentales y particulares a la hora de controlar la tenencia y el tráfico de animales, tanto domésticos como silvestres. 
Agregando más leña al fuego, el anuncio de una posible norma que obligue a eliminar a este tipo de perros propició una marcha de protesta —cuándo no— en la ciudad de Santa Cruz protagonizada por quienes defienden su tenencia. Estas personas argumentan que no es verdad que existan razas peligrosas, sino que en realidad los peligrosos son los dueños, quienes crían a los animales de manera agresiva; y tienen toda la razón.
En efecto, la fidelidad y nobleza de los perros, sin parangón en el reino animal, los vuelven completamente dependientes de sus dueños, de quienes copian costumbres y carácter. Por eso, cuando son criados con cariño, responden positivamente, siendo compañeros fieles y amorosos. Si, por el contrario, son víctimas de maltratos, reaccionan también de manera agresiva, algunas veces contra sus propios amos; otras, la mayoría, contra personas y animales “desconocidos”.
No obstante, las personas que esgrimen estos argumentos olvidan (convenientemente) que, por lo general, quienes crían a este tipo de perros no lo hacen precisamente para que cuiden a sus hijos o para que pasteen ovejas. Lo hacen con el propósito de proteger sus hogares o negocios, pero también para aparentar ante sus vecinos y amigos, en una suerte de fortalecimiento inconsciente de su “hombría”, como queriendo cubrir sus carencias a través de sus mascotas, cuando en realidad no hacen sino proyectar sus temores e inseguridades. Lo propio ocurre con algunos conductores, jóvenes y no tan jóvenes, que detrás de un volante, mejor si se trata de un 4x4, tratan de demostrarse a sí mismos que son capaces de “doblegar” la voluntad de otros conductores (para ellos, rivales) e imponer su ley: la del más bruto. Cuestión de orgullo y baja autoestima, diría algún freudiano.
Tampoco olvidemos que no son pocos quienes crían a este tipo de canes para organizar peleas de perros o  para contiendas entre pandillas. De hecho, la iniquidad de algunos es tal, que incluso suelen sacar a sus “mascotas” a las calles para que “practiquen” con otros perros, independientemente del tamaño o del color que sean. En suma, aquel refrán que asegura que detrás de todo gran hombre hay una gran mujer, bien puede ser extensible para este caso. Algo así como: detrás de todo perro peligroso hay un hombre agresivo, desconsiderado e inseguro, con honrosas excepciones, claro está (están también los que los crían para reproducirlos con fines comerciales, por ejemplo, los dueños de los rottweiler que atacaron a la niña de El Alto).
Y ante esta situación de indefensa, profundizada por la incompetencia de los gobiernos municipales; y ante el número creciente de brutales ataques de perros peligrosos —cada día, en promedio, seis personas son agredidas por canes, en su mayoría niños (el 80%), según estimaciones de Zoonosis—; y ante la desidia de los dueños de estos animales que los sacan a pasear frecuentemente sin bozales, a veces sin correa o, peor aún, los dejan sueltos en las calles, no queda sino tomar decisiones drásticas, como prohibir su tenencia.
El problema es que, como bien se sabe, una norma de nada sirve sino viene acompañada por todo un andamiaje que asegure su aplicación. Y, lamentablemente, el interés de la mayoría de los gobiernos municipales no está puesto precisamente en combatir éste y otro tipo de “eventualidades” relacionadas con el cuidado del medio ambiente, pues no suelen ser muy visibles y, por ende, no dan réditos políticos.
Por ejemplo, El Alto, la segunda ciudad más grande del país, con más de un millón de habitantes, carece de una perrera municipal; y mejor ni hablar de controles municipales. Negligencia que se refleja en la Feria 16 de Julio, donde se comercializa todo tipo de animales, peligrosos unos, silvestres otros. O bien en las calles, inundadas de perros callejeros (más de 250 mil) que deambulan en busca de comida y agua, pasando frío, hambre, accidentes, contrayendo y a la vez diseminando enfermedades (como la triquinosis, sarna, hongos, pulgas, rabia y una serie de infecciones parasitarias). En suma, una situación de mucho riesgo para la salubridad de la población y muy penosa para los propios perros.
En la ciudad de La Paz tampoco nos va mucho mejor. Por ejemplo, la unidad de Zoonosis, con muy pocos recursos y poco personal (existen seis personas y un vehículo para el rescate de los animales), es la responsable de controlar la expansión de enfermedades, pero también de lidiar con el problema de los perros callejeros (más de 150.000). Por tanto, su labor  resulta insuficiente por la falta de recursos. Y si esto pasa en una de las ciudades que más ha avanzado en temas de gestión municipal, mejor ni imaginar que ocurre en el resto de los municipios.
Como se puede observar, son muchos y grandes los desafíos en este ámbito. El más grande de todos pasa por educar a las personas, es decir, por ocuparse de lo más importante de una ciudad: el ser humano. Hacen falta campañas que ataquen la ignorancia de todos aquellos que no entienden la responsabilidad que implica tener una mascota; responsabilidad no sólo hacia las demás, sino también respecto a sus propios familiares y mascotas. También son necesarias medidas gubernamentales como el establecimiento de impuestos a la tenencia de animales, el registro de las mascotas por medio de tatuajes y multas para aquellos que los dejen en las calles. Sólo así evitaremos que desgracias mayúsculas como la de Rosalía se repitan.

Comentarios

  1. Está en nuestro deber cuidar y mimar a nuestras mascotas, además de educarlas. La educación temprana es muy importante, para corregir conductas negativas o perjudiciales tanto para nosotros como para nuestro perro. Si careces de todo lo que se necesita saber para educarlo, mejor contrata los servicios de un profesional. Por otro lado, a la hora de comprar collares o correas, el arnés de tres puntos es una gran opción.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Escriba sus comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales