Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Salvoconducto sujeto a expulsión/extradición


Por: Eduardo Maldonado
Hace un año atrás, el Senador Roger Pinto se acogió a la figura del asilo político en la embajada de Brasil. Desde entonces, Brasil destacó emisarios gubernamentales para tratar el tema con la Cancillería de Bolivia pero, la negativa a conceder el salvoconducto se mantuvo invariable, fundándose en el hecho de que el Senador Pinto está siendo procesado ante la justicia boliviana por diversos delitos, principalmente de corrupción.
De acuerdo a la normativa internacional, la institución del asilo político no puede prosperar cuando se trata de evadir las responsabilidades que un ciudadano tiene con la justicia de su país y, sin embargo, también reconoce que la potestad de calificación del asilo es atribución privativa del Estado que concede el asilo valorando todas las circunstancias que informan al caso concreto.
A un año del encierro del asambleísta boliviano en la embajada de Brasil en Bolivia, es por demás evidente el lobby de la derecha continental y, particularmente los círculos parlamentarios de la derecha brasileña, están insistiendo en presionar al gobierno de Dilma Roussef, inclusive con la interposición de un recurso de habeas corpus ante estrados judiciales del vecino país con el único afán de entorpecer las relaciones boliviano-brasileñas.
Bolivia y Brasil deben reconocer que este tema ha adquirido connotaciones que incomodan y hasta tensionan innecesariamente la relación bilateral, pues hay que tener en cuenta que somos socios comerciales en la compra-venta del gas boliviano y que entre otras cosas Bolivia pretende ingresar al MERCOSUR para lo que debe contar con la ratificación de los parlamentos de los países integrantes –no olvidemos lo sucedido con el ingreso de Venezuela al MERCOSUR y que tuvo que enfrentar el bloqueo de la derecha parlamentaria del Paraguay-, por su parte, es por demás evidente que la estratégica posición geográfica de Bolivia en el cono sur de América es fundamental para concretar los principales canales comerciales que permitan el paso de mercaderías entre los océanos Pacífico y Atlántico, para citar sólo algunos temas de los muchos que deben interesar en nuestras relaciones bilaterales.
El caso Pinto está siendo utilizado por la derecha de ambos países y los gobiernos de izquierda que han mantenido una relación amigable y cordial no pueden ingresar a ese juego, por lo que están obligados a retomar la iniciativa y buscar una fórmula de solución que permita superar este impasse diplomático, en el marco del derecho internacional y el respeto a la soberanía de ambos países.
El equipo que asesora al Presidente Morales debe considerar alternativas que coadyuven en la solución y no en agravar el problema, por lo que desde estas líneas me permito proponer la otorgación del respectivo salvoconducto a condición de que el Brasil comprometa su inmediata expulsión y/o extradición para entregarlo a las autoridades bolivianas, en la eventualidad que la justicia boliviana encontrara culpable y condenara con sentencia firme al ciudadano Roger Pinto. Se trata de que busquemos la fórmula por la cual salgamos ganando ambos países.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales