Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Marcelo Quiroga, defensor de los recursos naturales

Por: Gastón Nuñez
El 17 de julio de 1980, se registró uno de los golpes más cruentos de nuestra historia, estuvo encabezado por Luis García Meza y la Junta de Comandantes con el objetivo asesinar a Marcelo Quiroga Santa Cruz, líder del Partido Socialista Uno (PS-1).
Relatan que “Marcelo Quiroga Santa Cruz aún con vida fue arrastrado por los paramilitares e introducido en una ambulancia, los otros, Juan Lechín, Simón Reyes, Wálter Vásquez Michel y Noel Vásquez, con las manos en la nuca, fueron subidos en dos ambulancias bien custodiadas y conducidos al Estado Mayor General de Miraflores”. En ese cruento asalto a la sede de los trabajadores también caen el dirigente minero Gualberto Vega Yapura y Carlos Flores Bedregal.
Pasaron 33 años. Era el amanecer del 17 de julio de 1980, la presidenta Lidia Gueiler es informada del alzamiento de una parte del Ejército, en la ciudad de Trinidad, de inmediato Juan Lechín Oquendo, secretario ejecutivo de la COB, convoca a una reunión de emergencia del Comité de Defensa de la Democracia (CONADE).
Marcelo, el perfil del defensor de los recursos naturales
La caracterización principal de su trayectoria mas allá de un tinte político de apasionado en su lucha con los sectores de izquierda, la podemos resumir como el Defensor de los Recursos Naturales; fue gestor de la nacionalización del petróleo desde el Ministerio de Minas y Petróleo (1969) durante el gobierno del General Alfredo Ovando Candia, cartera que ocupó hasta su renuncia motivada por la capitulación gubernamental frente a la empresa de petróleos nacionalizada (Gulf Oil Co.).
Por esos años en el exilio en Argentina, Chile y México, se dedicó a la docencia al producirse en Bolivia el golpe militar que derrocó a Luis Adolfo Siles Salinas. Fue director invitado del Simposio sobre Poder Político en América Latina organizado por el Congreso Centenario de Americanistas en La Sorbona (París 1976), miembro fundador del Instituto de Economistas del Tercer Mundo, miembro fundador del Seminario Permanente para América Latina (México 1976), delegado de América Latina para el análisis crítico de la Política Hemisférica del Gobierno Norteamericano (Washington 1977), y delegado a la Tribuna Internacional del Socialismo (Yugoslavia 1979).
Marcelo, el idealista
A sus 26 años publicó la novela “Los Deshabitados” y ganó el premio William Faulkner, la mayor distinción internacional recibida por un escritor boliviano. Así no tardó en cultivar la amistad de escritores de la talla de Pablo Neruda, Juan Rulfo y Eduardo Galeano.
Luego entre el arte y sus reflexiones sociales ingresó en el periodismo. Conmovido por los agitados días que sucedieron al declive del proceso nacionalista empezó a escribir agudos y destacados ensayos. Corría 1964 y se embarcó entonces en la publicación del diario El Sol.
Su principal obra, Los deshabitados (1957), fue un ejemplo de la novela social más significativa de la literatura contemporánea boliviana. Tanto la estructura fragmentaria de Los deshabitados como su carencia de una trama perfectamente definida que opere como hilo conductor de los hechos narrados ponen de manifiesto el sentido fundamental de esta gran novela: la irremisible soledad a la que parece estar condenado el ser humano, y que se hace aún más patente a través de los encuentros y las conversaciones que dichos personajes mantienen entre ellos.
Los últimos días
Durante el exilio Quiroga Santa Cruz se convirtió en una figura de renombre continental por sus denuncias contra las dictaduras y a la influencia de EEUU. Tuvo incesantes participaciones en foros internacionales, incluso en el propio Senado estadounidense. Allí señaló al gobierno de Jimmy Carter que “la mejor forma de ayudar a Latinoamérica era dejar de intervenir en Latinoamérica”.
El final de la dictadura en 1978 abrió paso a la palestra más destacada de Quiroga. Electo como diputado, junto a cinco otros socialistas, lanzó el más célebre juicio de responsabilidades de la historia boliviana. Filmaciones, fotografías, archivos internacionales, copias de los singulares “decretos reservados” desnudaron uno de los regímenes en los que más delitos económicos, políticos y de lesa humanidad se habían cometido.
En pleno asalto de la COB, el líder socialista fue trasladado malherido hacia el Estado Mayor. En el camino sus captores iniciaron vejámenes e incipientes torturas. Poco después, resultaron llamativos los gestos de sorpresa con los que el virtual ministro de Gobierno, Luis Arce Gómez, recibió los cuerpos de Quiroga y Flores. Pareció a más de un testigo que el jefe militar no sabía que el operativo derivaría en sus manos.
La ráfaga que el 17 de julio de 1980 termina con la vida de Marcelo, se extiende hasta nuestros días y aún mantiene al pueblo boliviano acribillado por tan devastadora ausencia. 
Irónicamente, en junio de 2002 y pese a la oposición de la familia, los militares recibieron la distinción “Marcelo Quiroga Santa Cruz” de parte del Congreso. Mientras, su proverbial reclamo de justicia fue lo menos homenajeado. Tres de los implicados en los hechos de la COB murieron en situaciones confusas, por decir lo menos.
Los que fueron identificados como responsables inmediatos andan libres. Dos de ellos, los ex militares Felipe Molina y Franz Pizarro, fueron custodios de Banzer durante la dictadura. Ambos reconocieron ante los jueces su participación en los hechos. El nombre del ejecutor nunca fue revelado, pese a haberse sabido que fue fruto de un sorteo entre uniformados.
El autor es comunicador, conductor del programa radial “Memorias de Nuestra América”

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales