Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Yo aborto, ¿tú abortas?

Por: Rafael Puente
En estos días se ha desatado un moderado debate sobre la despenalización del aborto. El primer ingrediente positivo es el hecho mismo de que se abra el debate, hasta ahora prácticamente proscrito. Porque llevábamos muchos años esquivando el problema, como si no supiéramos que en los hechos se producen en el país miles de abortos inevitablemente clandestinos, normalmente con mucho sufrimiento y con graves peligros para la salud de las mujeres que se ven obligadas a dicha clandestinidad (y con un jugoso negocio para los aborteros igualmente clandestinos).
El segundo elemento positivo es que el debate haya sido iniciado por una compañera asambleísta del MAS, que no ha temido las reacciones conservadoras de todos los (y las) que sabemos, empezando por el grupo de asambleístas constituyentes que (a partir de sus convicciones religiosas) lograron enchufarnos a todos la definición constitucional de que el matrimonio es “entre hombre y mujer” y que incluso intentaron suprimir el capítulo de derechos sexuales y reproductivos; como las de aquellos que en los sucesivos códigos del niño, niña y adolescente intentaron insertar la afirmación tendenciosa de que dichos derechos empiezan “en el momento mismo de la concepción”'
El tercer elemento positivo es que se haya admitido públicamente que el Gobierno no tiene una posición definida al respecto, sino que se sostiene un debate interno. ¿Qué tal? ¿Un escándalo que en el Gobierno haya diferentes posiciones y que se abra un debate interno? Todo lo contrario, resulta una satisfacción saber que eso es posible, que dentro del Gobierno caben diferentes opiniones y que cabe por tanto un debate interno (llamado además a ser compartido por la sociedad), lo que sólo puede arrojar resultados positivos. Ojalá este precedente rompa la obsesión de algunos por la unanimidad absoluta (y obligatoria) de criterios.
A partir de ahí vienen los elementos negativos (que eran de esperar, y que no dejan de ser comprensibles), empezando por la posición que asumió el flamante arzobispo de Santa Cruz que en nombre de la moral sostiene la ilegalidad pecaminosa del aborto. ¿No podría monseñor Gualberti equipararse a su antecesor monseñor Pratta cuando afirmaba que “la moral es la moral y los negocios son los negocios”, y afirmar a su vez que “la moral es la moral y el sexo es el sexo”? No conocemos ningún principio moral que sea superior al de buscar la justicia y el bienestar, tanto personal como social. Y cuando una mujer decide abortar puede estar seguro monseñor Gualberti que no lo hace por curiosidad ni por flojera ni por ningún motivo superficial, lo hace —normalmente con una alta carga de angustia— porque se encuentra entre la espada y la pared, porque no quiere aceptar una maternidad inhumana (impuesta por la fuerza) o porque no puede asumir una maternidad irresponsable. Y si resultara que alguna se equivoca (o aparece demasiado débil), lo menos que cabe hacer es comprenderla, como de hecho nos vemos obligados a comprender los errores y debilidades de tantos personajes importantes, ya sean públicos o privados.
Por supuesto todas las personas tienen el derecho de opinar, pero los varones –y con más razón los varones célibes, por muy jerarcas que sean, pues se supone que nunca son parte de una situación de este tipo– debiéramos tener la sensatez de respetar la opinión de las mujeres, ya que el aborto es fundamentalmente una decisión y una responsabilidad de ellas, es algo que tiene que ver con su libertad, y con su responsabilidad; y lo que a nosotros nos corresponde es respetar esa decisión, y en la medida de lo posible apoyarla solidariamente.
Por tanto, a la vez que aplaudimos la apertura del debate, nos sumamos humildemente a los movimientos de mujeres que hace mucho tiempo vienen reclamando –no la glorificación ni la propaganda– sino la despenalización del aborto. Ése sería un paso importante en el proceso de despatriarcalización (y por tanto de descolonización). ¿No lo cree usted?
El autor es miembro del Colectivo Urbano para el Cambio (CUECA) de Cochabamba.

Comentarios

  1. Tiene toda la razón, una de las más crueles manifestaciones del patriarcado y de la colonización, es la apropiación del cuerpo de la mujer, en todo caso el embarazo pasa por el cuerpo de la mujer y es solamente ella quien debe decidir sobre su cuerpo, dejémonos de doble moral, y antes de meterse en este asunto pediría a los jerarcas de la iglesia resolver tantos casos de peidofilia en su filas, basta de falsos discursos en nombre de Dios, dejen de ser hipócritas por favor.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Escriba sus comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en