Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Anti-imperialismo y descolonización



Por: Carlos Lara Ugarte
El 31 de julio, 1 y 2 de agosto en Cochabamba –Bolivia se desarrollará la Cumbre Anti-imperialista y por la Descolonización y allá el debate y las resoluciones se centrarán en los avances, la proyecciones, líneas de acción en un marco de propuestas del mundo revolucionario a objeto de contrarrestar la acción militar, política, económica del imperialismo de Norteamérica y sus aliados. El encuentro podrá abordar en las mesas de trabajo las experiencias de los pueblos en la lucha por la soberanía política, soberanía económica, integración anti-imperialista, soberanía territorial y descolonización. Igualmente y ante los últimos acontecimientos será importante ahondar sobre el espionaje norteamericano y las sanciones de los pueblos por esta acción y ante esta acción imperialista.
Adentrándose al contenido del presente escrito y en el contexto del mismo es importante establecer algunos momentos históricos y parámetros conceptuales muy generales de manera que puedan servir (extra cumbre) de base política al momento de abrir el diálogo a la problemática anti-imperialista y descolonizadora de los pueblos de nuestra América y el mundo.
ANTI-IMPERIALISMO
El imperio “arrojó el guante” a la cara de los pueblos anti-imperialistas.
Desde siempre el imperialismo norteamericano a agredido, amedrentado, atacado a los pueblos y naciones del mundo, pero muy pocas veces con el descaro con el que lo hace ahora, mostrando su prepotencia y develando su intención de imponer su voluntad más allá de convenios, acuerdos y el respeto a derechos internacionales y voluntades soberanas.
Con el secuestro del avión del presidente de Bolivia ejecutado por países miembros de la OTAN el imperialismo arrojó el guante a los pueblos anti-imperialistas organizados a nivel regional, y es ahora el tiempo de “recoger el guante” y entablar el duelo desde las naciones del mundo.
Las acciones de espionaje por parte de la Agencia de Seguridad Norteamericana NSA desnudado por Edward Snowden son indudablemente la continuidad de otros cientos actos reprochables y perversos de la política exterior del imperialismo norteamericano y de los estados aliados a este.
Recuento del pasado y presente imperialista.
El siglo pasado y el presente están ilustrados de innumerables operaciones económicas y políticas en América, el Caribe, Asia, África y el mundo entero, donde las fuerzas militares, económicas y diplomáticas imperialistas actuaron a favor de las transnacionales petroleras, financieras, industriales y otras. Ejemplifican esta realidad invasiones e intervenciones militares con participación y respaldo directo o indirecto de la Organización de la Naciones Unidas ONU y la Organización de Tratado del Atlántico del Norte OTAN.
Todos los actos propiciados por la Casa Blanca son en esencia estrategias militares de dominación, intervención y saqueo, son estrategias y políticas de amedrentamiento y amenaza al mundo en una guerra argumentada desde supuestos programas de desmilitarización, desarme nuclear, antiterrorismo entre otros, que al fin de cuentas se reducen a la aplicación de principios y líneas de acción político, militar y económica imperialista y colonizadora.
A continuación exponemos una serie de hechos y argumentos históricos y políticos para caracterizar al imperialismo y el colonialismo, para que de acuerdo a una particular percepción de los hechos se caracterice igualmente el anti-imperialismo y la descolonización como lucha organizada de los pueblos del mundo.
Los pueblos y naciones han existido antes que los Estados y, los pueblos antes de conformarse en Estado vivían organizados de acuerdo a sus usos y costumbres, en comunidad y con intereses colectivos. Cuando el individualismo, la propiedad privada y la división del trabajo se generalizaron, entonces grupos de poder conformaron estamentos armados para proteger sus riquezas, invadir los territorios de otros pueblos, hacer la guerra y crear fronteras para ejercer su dominación. Para llevar adelante todo esto se autonombraron autoridades impusieron falsas democracias de representación y así se establecieron los primeros Estados como instrumento de dominación de clase.
Es esta formación los estados que ambicionaron la riqueza de otros pueblos, en contra de todo principio de convivencia pacífica y libre determinación, invadieron territorios e hicieron la guerra y entonces desarrollaron la práctica e ideología imperialista.
En la historia de la humanidad han existido estados imperialistas con alto poder político y militar, entre los más conocidos están los siguientes:
Imperialismo Romano: el Imperio romano a partir del año 27 A.C. invadió a sus vecinos expandiéndose por Italia, y continuar por el norte de África, la península ibérica, Asia, Mesopotania, Macedonia, Egipto, Grecia entre otros. La decadencia político militar del imperialismo romano se inició en el siglo III. El Imperio Romano de Occidente cayó el 476 con lo que se conoce como el inicio de la Edad Media, que termina con la caída del Imperio Romano de Oriente en 1453.
Imperialismo Español: los siglos XVI y XVII fue la primera potencia mundial y junto con Portugal invadieron territorios pertenecientes a los pueblos de Abya Yala (América) y vivieron del trabajo y las riquezas de nuestros pueblos.
Imperialismo Británico: en Norte América y Canadá estableció colonias y protectorados entre los siglos XVI y XX (1949) y su dominio abarco parte de Europa, Asia, África y Oceanía. Sin embargo los movimientos nacionalistas lograron conformar Estados independientes y con ello el poder de la colonia inglesa fue cayendo en Asia y África.
Imperialismo alemán Nazi III Reich: el nacionalsocialismo como ideología fue tomada del fascismo italiano e institucionalizada en el Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán o Partido nazi. El totalitarismo fue uno de sus principales postulados. El nazismo alemán durante la II Guerra Mundial ocupo militarmente amplios territorios europeos, Asia y África. En 1943 el Ejército Rojo derrotó a los alemanes en Stalingrado.
Imperio Japonés: abarca de 1868 a la II Guerra Mundial en 1945, invade y conquista toda Manchuria. Posteriormente, invade China en 1937 y antes de hacerlo firma un Tratado Anticomunista con Alemania y otro con Italia en 1937. Con el estallido de bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki, termina el imperialismo japonés.
Imperialismo norteamericano, se expandió en el campo militar, territorial y económico por medio de la guerra, la invasión y la fuerza de la diplomacia del terror y el genocidio.
Hasta acá hay que precisar los rasgos que caracterizaron el imperialismo de siglos pasados para entender el imperialismo moderno y en particular el imperialismo norteamericano en sus rasgo políticos más sobresalientes.
Los estados imperialistas tuvieron poderío militar por encima de la media de los demás estados.
Los estados imperialistas impusieron relaciones políticas basadas en el totalitarismo y en los principio de la victoria militar.
Las fuerzas vivas del imperialismo fueron sus estamentos militares formado por mercenarios y personas reclutadas aún en contra la voluntad de sus pueblos.
El imperialismo desarrolló su dominio político y militar en territorio más allá de su continente origen.
Los estados imperialistas fueron incapaces de desarrollar un modelo de organización económica sostenida y soberana, su economía dependió de su capacidad militar para saquear, asaltar y robar las riquezas de pueblos conquistados y territorios invadidos, imponiendo relaciones de esclavismo, apropiación del trabajo campesino y explotación de la mano de obra de los obreros.
El imperialismo impuso dominio militar sin superar las contradicciones de clases por ello la lucha contra toda forma de explotación se convirtió en lucha contra toda versión imperialista.
El imperialismo no es una fase superior de organización económica y política, menos de organización social alguna y es por el contrario la degradación y descomposición de toda organización estatal que imposibilitado de organizar a los pueblos de manera soberana y sostenible y con estructuras políticas y económicas apropiadas recurren a la fuerza militar para imponer un poder político sobrevivir a costa del trabajo y el esfuerzo ajeno. Por ello el imperialismo tiene un fin natural desde la acción organizada de los pueblos.
El imperialismo siempre concibió el libre mercado como el libre paso de los recursos naturales de los territorios conquistados al centro político del Imperio y el paso libre de la mercadería o producción del Estado Imperialista hacia los pueblos conquistados, territorios invadidos y estados despojados de todas soberanía y autodeterminación política. Por ello jamás fue una opción de organización económica ni para el Imperialismo mismo ni para los pueblos conquistados. El imperialismo es antinatural a todo desarrollo económico y en razón a ello toda crisis es casi natural y todo intento de salida a la crisis de un estado imperialista es simplemente paliativo para prolongar su fin.
A la luz de las anteriores revelaciones, concluimos que el dominio político militar del sistema imperial norteamericano suplanta al extinto imperialismo romano, español, británico y nazi, y en consecuencia es engendro de todas estas formas antinaturales de organización social, es esto lo que a continuación se aborda.
Imperialismo Norteamericano.
La expansión territorial del imperialismo “gringo” jamás respeto la soberanía de los pueblos y como si los territorios fuesen propiedad privada intentó comprárselos pero ante la oposición de los pueblos el imperio se apropió por ejemplo del territorio del pueblo mexicano por medio de la guerra.
Entre 1789 y 1950 fueron aproximadamente 200 las guerras de invasión en las que se ha involucrado el imperialismo norteamericano para sentar dominio militar en el continente americano, asiático y europeo. (Un promedio de una guerra de invasión por año)
A partir de los años de 1945 del siglo pasado cobran relevancia la intervención política y militar de los EE UU en territorio coreano, a la revolución cubana, la invasión militar al territorio vietnamita, ambas derrotadas por los pueblos en lucha.
En 1945-49 intervino en la guerra civil en China contra los comunistas; el 1947-48 en Italia interfiere en las elecciones mediante la CIA para evitar que el Partido Comunista llegue al poder; en Grecia entre el 47 y 49 toma parte al lado de los neofascistas para combatir a las fuerzas comunistas; en Filipinas del 45 al 43 pelean contra los Huks, guerrilleros del Partido Comunista filipino; en esos años también lo hacen en Corea del Sur y Albania; en Irán permiten restaurar la propiedad de las compañías extranjera de la industria petrolera en base a la represión y tortura; en Guatemala con la CIA derrocan al progresista Arbenz; el 56 instalan 14 mil efectivos militares en Líbano para derrocar el gobierno de Egipto; en Indonesia indujeron a las fuerzas militares a disentir y emprender una guerra contra el gobierno local; en la Guayana Británica en 1964 J.F. Kennedy expulsó a su gobernante tercermundista; entre 1950 – 73 intervino militarmente Vietnam pero fue derrotado por las fuerza del líder comunista y revolucionario Ho Chi Min.
Invasiones militares e injerencia en asuntos políticos internos (Golpes de Estado), crímenes de políticos de izquierda, bloqueos económicos y comerciales desarrolló el imperialismo en Camboya, Congo, Brasil, en la revolución cubana; antes y durante el Gobierno de Allende en Chile, en Grecia, en la revolución sandinista en Nicaragua, Granada, Libia y Panamá. Bombardeó Irak por más de 40 días, en Afganistán EE UU invirtió millones de dólares para atacar al pueblo solo porque el pueblo afgano apoyó a la URSS. Semejante acciones de genocidio e invasión propició en El Salvador, Haití, Yugoslavia y esta última década en Libia, Egipto y Siria.
Formas nuevas de agresión y abuso imperialista al mundo de la post guerra.
Invasiones, espionaje y conquistas a territorios y pueblos libres por parte de las Fuerzas Armadas del imperialismo norteamericano fue hasta mediados del siglo el mecanismo más importante de dominación y expansión imperial; esto en la segunda mitad del siglo pasado fueron optimizados por la acción militar de otros países que se convirtieron en fichas manejadas por el propio imperialismo, desde control de los Organismos internacionales de carácter multilateral.
Así en razón a los nuevos acontecimientos de orden internacional se esquematiza la acción de la Organización de la Naciones Unidas, ONU, la Organización de Estados Americanos OEA y la Organización del Tratado del Atlántico del Norte OTAN.
La OTAN intervino en el asesinato del líder de la Revolución Libia, Muamar Gadafi. Y continuando la intervención de la Fuerzas Armadas norteamericanas se hizo cargo de las operaciones militares en Libia. Estas acciones al igual que otras fueron fijadas por el Consejo del Atlántico del Norte. En los Balcanes el año 1992 la OTAN controló el embargo de armas y las sanciones económicas en la antigua Yugoslavia.
Otras acciones de la OTAN al servicio del imperialismo norteamericano son: la operación de la fuerza internacional de asistencia a la seguridad (FIAS) en Afganistán; -la operación Joint Enterprise en Kosovo; la operación de lucha contra la piratería en el Océano Índico; la operación de lucha contra el terrorismo lanzada después del atentado a las torres gemelas; la formación del ejército iraquí, con la Misión de Formación de la OTAN en IRAK y el apoyo aportado a la Unión Africana.
La Guerra de Cuarta Generación
Los estados imperialistas en su recorrido bélico, de dominación e invasión han desarrollado y avanzado en el “arte de la guerra” en proporción a un desarrollo tecnológico, metodológico, estratégico y conceptual. Así, si a los primeros países imperialistas les correspondió desarrollar una guerra de primera generación a los otros les correspondió desarrollar la guerra de segunda y tercera generación hasta llegar a la guerra de cuarta generación a partir de la guerra civil en China pasando por la del Vietnam, Angola, Guerra de Afganistán, Guerra Civil Somalí, Conflicto armado en Colombia, Guerra contra el narco, Guerra Contra el Terrorismo y Guerras Yugoslavas.
Para ilustrar más se podría decir que en la guerra de primera generación se moviliza la mano de obra, la segunda refuerza el poder de fuego y la tercera ejercita la libertad de maniobra.
La guerra de cuarta generación incorpora la cibernética, la política y la diplomacia, involucra además de las fuerzas especializadas para la guerra a organismos multilaterales y a la población civil. La Guerra de Cuarta Generación es una guerra total donde el objeto concreto es destruir la fuerza del adversario al grado de que no pueda continuar ninguna lucha más, es decir no pueda abrir ningún frente de lucha ya sea del campo diplomático, militar, comunicacional entre otros. Esta es la guerra que solo puede nacer de la mirada imperialista y colonialista del mundo y además bajo la lógica de constituir un único poder mundial.
Para entender la Guerra de Cuarta Generación es necesario dar algunos los rasgos principales que necesita desarrollar el imperialismo norteamericano dentro las estructuras de los pueblos y estados anti- imperialistas y en otros:
· Ruptura del monopolio de la violencia por parte de las fuerzas armadas para involucrar a la población civil, partidos políticos afines, ONGs, organizaciones y lideres pro-imperialistas.
· Contar con grupos irregulares de apoyo, instituciones, medios, técnicas y estrategias de combate con las ideas enmarcadas en la globalización y el libre mercado.
· Institucionalidad sin personería jurídica, para enfrentar la institucionalidad legalmente establecida o penalizarla en el marco de legislaciones nacional o internacional.
· Durabilidad en el tiempo variable , con un el tiempo determinado o con un tiempo de guerra interminable.
· El Poder Político como objetivo principal.
· Finalidad variable es decir que estalla de manera espontánea a raíz de roces de diversos tipos, políticos, económicos, étnicos, jurídicos, entre otros.
Hasta acá es entendible en el marco de conflictos armados donde actúan grupos armados, subversivos o de defensa del régimen internacional que cuentan con apoyo de los medios, técnicas y estrategias de combate, propios del actual mundo globalizado, pero la guerra de Cuarta Generación ya se viene desarrollando y la sociedad civil no está enterada.
El secuestro del avión presidencial en la guerra de cuarta generación.
Edward Snowden revelo la existencia del Programa Secreto PRISM que usa la Agencia de Seguridad de Estados Unidos NSA para acceder a archivos, audios, videos, correos electrónicos y fotografías de usuarios en el espionaje que desarrollo EE UU y el Reino Unido a través del control, almacenamiento, el control de las redes de internet de la empresas Microsoft, Yahoo, Google, Facebook, PalTalk, AOL, Skype, YouTube y Appe.
Esto muestra que la guerra de cuarta generación ya comenzó, y mientras unos pueblos enfrentan el potencial militar de una guerra convencional, algunos otros enfrentan una etapa de control por medio del terror y la propaganda donde el enemigo ya no es visualizado como un pueblo en concreto o una persona en particular, sino entendido como objetivos diseminado por todo el planeta.
El desarrollo de la cibernética y las redes sociales permite influir en la opinión pública convirtiendo a la Guerra Psicológica Mediática en el arma estratégica dominante de la Guerra de Cuarta Generación y donde los medios de comunicación son los nuevos comandantes de conquista de los que dispone el imperialismo.
Así los centros de planificación militar son sustituidas por comandos de planificación clandestina y donde los tanques, fusiles y aviones son sustituidos por los medios de comunicación. El objeto es destruir el pensamiento reflexivo, el pensamiento revolucionario, liberador y constructor de una sociedad nueva, de colectividades antiimperialistas y Estados nuevos al servicio de la sociedad y no de intereses burgueses y monopolios imperiales.
Cuando el Imperio planificó desde la OTAN la interferencia del vuelo del presidente Evo Morales, en realidad amenazó al mundo con la muerte y el terror, con la acción ilegal y la acción combinada de los organismos imperialistas para mantener el dominio político y militar en la región y el mundo.
El imperialismo ya ha iniciado su guerra contra el mundo libre y la autodeterminación de los pueblos y solo la lucha antiimperialista puede evitar y encaminar el desarrollo social de la humanidad, ante ello solo desde la organización de los pueblos y naciones del mundo se puede evitar que el imperialismo destruya el mundo y degrade la vida humana.
Antiimperialismo, por qué y para qué.
Ante una realidad concreta y donde las organizaciones sociales asumen responsabilidades específicas para cambiar la correlación de fuerzas a nivel nacional y mundial se hace necesario precisar que la lucha antiimperialista supone mínimamente estar en desacuerdo con toda las acciones, trayectoria y rutas de dominación que han emprendido los estados imperialistas, ser antagónicos a formas de organización asumidas por los partidos, consorcios y estamento impulsores de la dominación imperialista y lógicamente trazar las vías para crear las instancias de la lucha antiimperialista a nivel regional y mundial.
La lucha antiimperialista debe partir del entendimiento pleno de las siguientes hipótesis de acción estratégica.
· Ningún Estado imperialista en el pasado tuvo producción de alimentos y energía sostenible como resultados de sus específicos esfuerzos en su territorio. Esta fue siempre su debilidad y esta es la debilidad del imperio norteamericano.
· La fortaleza de los países imperialistas radicó en sus fuerzas armadas, y nunca fue potencialmente suficiente para dominar a los ejércitos del mundo, de manera que desde el arte de hacer política se sienten obligados a conformar alianzas y coaliciones con otros países pero en una relación totalmente asimétrica y de subordinación.
· La economía de libre mercado si bien es el dogma de relacionamiento comercial sabemos que este libre mercado tiene dos vías relevantes, la una que permite trasladar libremente las materias primas del país origen hacia los países industrializados y la otra vía que permite el retorno de los productos transformados en los países industrializados a los países proveedores de materias primas. En esos términos es absurdo pensar en una relación comercial igualitaria o de conveniencia mutua en términos de comercio internacional.
· Las organizaciones internacionales como la ONU, la OTAN, OEA y otros son insuficientes para sostener el dominio imperialista de la región y el mundo, por ello se recurren a nuevos acuerdos con fines de libre comercio, militar y político, al mismo que lamentablemente se prestan gobernantes de algunos pueblos hermanos de América Latina y del mundo (Colombia cuando quiere ser parte de la OTAN). La alternativa antiimperialista se esta construyendo desde la UNASUR, Banco del Sur, ALBA y otras instancias multilaterales lideradas por gobiernos revolucionarios y antiimperialistas de nuestra América y el mundo.
· Los medios de comunicación con cobertura local y mundial en manos de los capitales internacionales son instancias estratégicas de operación en la guerra de cuarta generación, de alienación, de colonización y enajenación. Son nuevas armas tácticas y estratégicas del imperialismo que potencian a las armas de destrucción masiva y selectiva, con el solo objeto de imponer en los Estado libre gobernantes serviles al imperialismo y eliminar a las fuerzas antiimperialistas y revolucionarias del globo y en particular de nuestra América.
Los pueblos y naciones del mundo debemos estar organizados en nuestra comunidades, nuestros centros laborales, nuestros barrios, nuestra casa y en todo momento para derrotar al imperialismo gringo y debemos estar alertas y en pie de guerra para contrarrestar todo intento imperialista por derrocar a nuestros líderes antiimperialistas, sea en nuestro Estado Plurinacional como en todos los estados que abiertamente decidieron luchar contra el Imperialismo norteamericano y todo estado que quiera seguir este camino.
DESCOLONIZACION
Para muchos teóricos en el marco del accionar revolucionario, el término de descolonización carece de etimología y es estéril su estudio en razón a que no tiene sentido hablar de “descolonizar un pueblo” o “descolonizar un quechua o un mapuche” entendiendo que, según dichos teóricos, la naturaleza avanza adelante y no se podría suponer a estas alturas la barbarie de descolonizarse de los españoles, franceses, romanos griegos u otros países denominados como colonizadores.
Si los teóricos que sostienen esta postura tuviesen el argumento suficientemente sólido para mantener estas afirmaciones entonces el pilar fundamental del proceso de cambio en el Estado Plurinacional en particular y de los estados latinoamericanos en general se vería seriamente desvirtuado, pero no solo este pilar sino los principios fundamentales de la dialéctica, la negación de la negación, la lucha de contrarios y los saltos cualitativos en las formas y contenidos que hacen a una organización social, es mas, el negar la descolonización solo tendría sentido para justificar las desigualdades e injusticias, el exterminio y saqueo de los pueblos, y sobre todo declarar la victoria de los estados colonialistas ante los pueblos conquistados y territorios invadidos.
En definitiva el argumento que sustente que lo venidero debe desechar el pasado para desconocer innumerables componentes de la descolonización se constituye en una postura reaccionaria y ajena a todo principio de transformación crítica, revolucionaria y lógicamente descolonizadora, y es que solo una mente estrecha y colonizada puede negar la resistencia permanente e histórica de nuestros pueblos, la organización defensiva y ofensiva de los ejércitos irregulares y regulares de los pueblos invadidos, la disputa por recuperar espacios territoriales tomados por los colonizadores, la recuperación de valores y principios ejercitados y practicados en la clandestinidad y la vivencia cotidiana de los pueblos. Los pueblos no olvidan los años y siglos de opresión y represión del dominio colonial.
Y como en el periodo de dominación colonial en ningún momento este pudo consolidar espacios o condiciones para enajenar o desaparecer la fortaleza telúrica de nuestros pueblos, sus formas ancestrales y visiones basadas en la igualdad, colectividad, complementariedad y justicia, es que entendemos la lucha descolonizadora y en su generalidad la vigencia del término descolonizador.
Explorar el término descolonizador.
El término de descolonización como muchos otros términos técnicos o científicos puede ser entendible en su concepto a partir del desglose de su prefijo, de la raíz de la palabra o desde su estudio etimológico. En el caso de descolonización el prefijo DES viene del latín DIS que significa negación, inversión. En ese entendido descolonizar sería la negación o lo contrario a colonizar.
Ahora si la palabra colonizar viene del latín colonia que significa “territorio establecido por gente que no es de ahí”, que a su vez colonia viene de colonus que significa “labrador y habitante” y este de colere que significa “cultivar habitar”; descolonizar como negación o inversión de colonizar podría entenderse como un acto de reacción a la acción de colonizar, en lo concreto descolonizar es una acción que restituye un territorio a sus habitantes o labradores que son de ahí, en consecuencia el termino de descolonizar puede entenderse como el acto de sacar a pobladores que no son de ahí y de manera ampliada sacar ideología, principios y valores que no son de ahí.
Descolonización es entonces quitar todo dominio político, económico y religioso a los que nunca fueron de ahí, de ese territorio y de ese pueblo, es construir un hábitat y fortalecer lo propio de un pueblo y un territorio en medio de los que son “parte íntima del medio natural” del territorio y lógicamente de todo los que la sociología y antropología considera como propio o suyo en pertenencia sociocultural.
El fin descolonizador de un Estado descolonizado y antiimperialista es que dicho estado se desarrolle en voluntad propia, con autodeterminación, con soberanía política, económica y territorial, en ese sentido al proyectar la revolución continental Anti-imperialista y descolonizadora hablamos de dos términos que no pueden separarse ni entenderse aislado uno del otro. Los ajeno a todo pueblo siempre el colonialista e imperialista.
Aproximación histórica a la organización Estatal de los pueblos originarios.
Poblaron el Abya Yala cientos de pueblos y naciones, y los más grandes y avanzados en sus formas de organización económica social y tecnológica fueron los Caral, Vicus, Tihuanacotas, Muiscas, Chimú, Chavín, Nazca, Paracas, Charruas, Mollo entre otros. Los pueblos del Abya Yala ocupaban espacios territoriales de acuerdo a sus necesidades de desarrollo y organización, sus fronteras fueron naturales y de ninguna manera significaron espacios de uso exclusivo de un solo pueblos, de hecho los pueblos americanos intercambiaban y transmitían conocimiento y saberes, compartían espacios territoriales en la producción y distribución de productos agrícolas.
Sus formas de organización económica, política y militar si bien se establecieron y se sustentaron desde privilegios de castas sociales no hay duda que el componente de mantener la armonía de la madre tierra y la satisfacción de sus necesidades marcadas por la tecnología desarrollada, el crecimiento poblacional y la distribución de bienes, se configuraban desde principios y leyes naturales de plena armonía.
A objeto de delinear una visión en el mundo actual, de muchas maneras se puede llegar a entender que el logro del bien común para los pueblos y naciones de Abya Yala fueron dadas desde decisiones colectivas en un marco de usos y costumbres y su cosmovisión compartida.
Cuando estos pueblos crecieron, hasta antes de la invasión europea, algunos se constituyeron en estados fuertes en lo económico, político y militar, pero a diferencia de los estados imperialistas de los continentes europeos y asiáticos el objeto del desarrollo de sus fuerzas estuvo lejos de convertirse en acciones de saqueo, invasión y conquista a territorios y pueblos vecinos.
Las estructuras jerárquicas de los imperios de Abya Yala respetaron las formas de organización política, económica y social, se ajustaron formas de organización para optimizar la producción y la atención a las necesidades de los pueblos y naciones, y los pueblos y naciones se reconocieron en ellos. Podemos decir que en cierta manera para el caso de América que cuando los pueblos conformaron estamentos jerarquizados y con poderes religiosos, económicos y políticos por encima de las mayoría no fueron estos impuestos por ejércitos invasores o acciones de conquista, por la sola fuerza militar o económica sino dentro una concepción de desarrollo endógeno de la comunidad, pero con una mirada de integralidad estatal o imperial.
En ese sentido, la organización del imperio o dicho de otra manera, la de los pueblos en Estado estuvo fuera de cualquier acto de colonización, y en cierta manera, esta organización política, económica y militar de pueblos, alejados de la perversidad y la instrumentalización del beneficio de clases sociales con intereses diferenciados y antagónicos a los intereses de los pueblos y naciones.
Esta modalidad de organización podría presentarse como la forma primera de conformación de un Estado Plurinacional en el actual continente americano, y el antecedente orgánico para la descolonización de nuestra América y la lucha antiimperialista.
El acto colonizador que truncó a todas las formas de organización estatal plurinacional de los pueblos del Abya Yala se inició con la invasión de países imperialistas de Europa, con la llegada de los invasores y mercenarios de España, Portugal, Francia, Gran Bretaña y otros; con el exterminio, la esclavitud, el saqueo, trabajo forzado, evangelización y genocidio a los que fueron sometidos los pueblos y naciones.
El nuevo Estado y organización plurinacional antiimperialista y descolonizadora.
El Estado por su propia naturaleza constitutiva cuenta con cuatro componentes, el primero es el territorio con límites artificiales o naturales establecidos y reconocidos desde acuerdos o tratados internacionales; el segundo componente son sus habitantes, pueblos o naciones, el tercero hace referencia a los órganos e instituciones creadas para administrar y planificar toda forma organización económica, política y social, y finalmente la representación de un acuerdo de los pueblos plasmado en una norma suprema entendida como Constitución Política del Estado.
Estos cuatro elementos establecen los fundamentos de soberanía política, alimentaria, económica y territorial en cada uno de los estados de la urbe mundial, sin embargo el imperialismo norteamericanos y organismos internacionales controlados por este no respetan las soberanías y al autodeterminación de los pueblos expuestas desde sus normas estales y en clara violación de acuerdos y normas desarrolla aún sus acciones imperialistas y colonialistas.
Las normativas de los estados incorporados a la lucha antiimperialista y descolonizadora reconocen y ejercitan los derechos consuetudinarios, derechos colectivos y sus propias formas y mecanismos del ejercicio democráticos de los pueblos y naciones que las componen, en contraposición a las formas impuestas por las viejas repúblicas nacidas y desarrolladas a partir del periodo colonial y en contra las luchas de independencia contra la colonia española, francesa, portuguesa y británica.
Los estados antiimperialistas y descolonizadores fortalecen la forma de organización comunitaria de los pueblos y expone los criterios de complementariedad entendiendo que debe combatir y abolir las formas de organización privada y capitalista basada en la explotación de la mano y saqueo de los recursos naturales de nuestros pueblos.
Los pueblos y naciones antiimperialistas y descolonizadoras están involucradas en conformar la patria grande, un “Gran Estado Plurinacional” como la unión de todos los pueblos y naciones de América latina y el mundo, en respeto mutuo en unidad en la diversidad, conformando brazos políticos, económicos y militares plurinacionales para contrarrestar y terminar con los estados imperialistas y el poder único de ejércitos de saqueadores, opresores y genocidas.
Las decisiones de los pueblos antiimperialistas y descolonizadores responden a necesidades de desarrollo comunitario, autodeterminación y del vivir bien, donde los elementos vitales como el agua, la energía y la comunicación no deben tener propietarios privados sino ponerlos a plena disposición de los pueblos en el provecho, libre y sostenible.
Neocolonialismo
Una nueva forma de genocidio, dominación, tiranía, invasión, saqueo, conquista y exterminio es el neocolonialismo. Es la modernización de viejas prácticas de control, tutelajes, espionaje, intriga, confabulación e injerencia en asuntos internos. El neocolonialismo es la adecuación y reorganización institucional y legal imperialista para contrarrestar la lucha y contraatacar en los espacios ganados por las fuerzas revolucionarias antiimperialistas y descolonizadoras.
Sus componentes objetivos más importantes a donde el imperialismo se arrima para mantener su dominio neocolonial en los países de bajo y mediano desarrollo tecnológico son:
· Mantener el dominio comercial y manejar el libre comercio a intereses de los monopolios financieros y empresas transnacionales, saqueando recursos naturales, controlando precios internacionales en los minerales, hidrocarburos, alimentos y otros.
· Controlar la Banca y los estamentos financieros, el flujo de capitales, en su inversión y rentabilidad, estableciendo condiciones crediticias y solventando inversiones y políticas financieras en crisis o emprendimientos capitalistas de gran envergadura expuestos al fracaso.
· Manteniendo la dependencia tecnológica e insuficiencia de capitales para aumentar los intereses y apropiación del trabajo desde condiciones forzada y casi obligadas a enfrentar periodos de descapitalización.
· Imponer veladas relaciones de subordinación de los estados libres hacia el Estado Imperialista, en sus componentes militares, diplomáticos, económicos y políticos.
· Imponer el terror mediáticos, el espionaje y el control hacia los países productores de hidrocarburos y otros recursos naturales no renovables, al igual que imponer un control en las regiones y reservorios de aguas dulces, aire limpio entre otros.
Ante los elementos relevantes del colonialismo y neocolonialismo se plantea la lucha por la soberanía territorial, económica y política; la defensa y reconstitución de los pueblos y naciones libres del mundo, de sus autogobiernos y derechos consuetudinarios. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales