Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

El monstruo imperialista, al desnudo




Recuperar el territorio perdido a cualquier costo, incluido el espionaje vil y violatorio de los más elementales derechos, ganar la batalla por la opinión pública con medios de comunicación aliados o, despojándonos ya de todo resabio ético, usar la fuerza bélica mediante la instalación de bases militares.
Ésta es la nueva doctrina ideológica que Estados Unidos viene predicando por el mundo, ante la vista atónita de miles de ciudadanos que intentan todavía asimilar la gravedad de la amenaza.
Inescrupulosa vigilancia de la vida privada de los consumidores, instalación de bases militares en distintos países de la región y desprestigio de los gobiernos progresistas como táctica golpista, son los tres ejes de esta estrategia.
Y Latinoamérica lo sabe. Y alerta al mundo con meridiana claridad de que actualmente hay una disputa entre las fuerzas sociales y políticas que buscan la emancipación y las fuerzas del imperialismo que apuestan a mantener  dominación.
La Cumbre Antiimperialista realizada en Cochabamba fue la expresión viva de esa alerta continental: Estamos frente a una  ofensiva imperial en contra de los pueblos latinoamericanos; frente a la reacción del monstruo que teme perder sus colonias y con ellas la riqueza sobre la que ha construido su reino.
Compartiendo realidades, elevando la mirada por encima de los estrechos horizontes que plantean nuestras fronteras, aprendiendo lecciones compartidas entre la hermandad de naciones, Latinoamérica dio una respuesta de monolítica unidad ante el imperio, para dejarlo desnudo ante el mundo.
La estrategia militar
Las organizaciones sociales antiimperailistas mostraron que esta contraofensiva imperial busca la fragmentación territorial de nuestra América con la instalación de bases militares en diferentes países del continente, valiéndose de gobiernos aliados que ignoran el clamor de sus pueblos para promover acciones de privatización de los recursos naturales, de depredación de la Madre Tierra y de saqueo de los recursos naturales.
Desde su brazo militar, la OTAN, el imperialismo liderado por Estados Unidos atiza conflictos armados en varias regiones. Así lo hizo en Libia y en Siria y lo hace en Irán y en la península de Corea. Y también en Latinoamérica, donde instaló al menos 47 bases militares en territorios soberanos, justamente allí donde existe evidencia de riqueza natural, como petróleo o litio. El Plan Colombia, la Iniciativa Mérida y la Iniciativa Andina son los pactos mediante los cuales se realizó la instalación de estas bases  militares  en países como Panamá, Colombia, México y Honduras.
El neogolpismo
La segunda estrategia es la guerra sucia y el sabotaje contra los procesos de cambio iniciados por gobiernos progresistas en América Latina.
Los fracasados golpes de Estado contra Hugo Chávez en Venezuela (2002), Evo Morales en Bolivia (2008) y Rafael Correa en Ecuador (2010); el golpe militar contra Manuel Zelaya en Honduras (2009) y el golpe parlamentario contra Fernando Lugo en Paraguay (2012), muestran que el imperialismo actúa en todos los países del continente.
Cuando no tiene éxito, genera malestar social, se alía a empresarios reaccionarios dispuestos a distorsionar la economía mediante el agio y la especulación para crear procesos inflacionarios e inventa supuestos “exiliados políticos” que desfilan al país del norte, ocultando que fugaron de procesos y sentencias judiciales por delitos económicos cometidos en sus respectivos países.
Estos planes desestabilizadores se valen de redes hegemónicas de medios de comunicación, grandes cadenas trasnacionales de la información que mienten y manipulan los hechos para tergiversar la realidad en beneficio de sus intereses.
La enajenación de los recursos naturales
El tercer pilar de la estrategia imperialista es la restauración del neoliberalismo para la apropiación de los recursos naturales del continente.
El imperialismo trata de reeditar estrategias derrotadas por los pueblos, como el fracasado Acuerdo de Libre Comercio de las Américas (ALCA), al que las organizaciones sociales latinoamericanas sepultaron en Mar del Plata el año 2005.
Ocho años después, el imperialismo impulsa acuerdos exactamente iguales a los que les da el nombre de alianzas, como la Alianza del Pacífico, a la que intenta incluir a gobiernos defensores del libre comercio.
La Alianza del Pacifico es la restauración del neoliberalismo privatizador para la apropiación de los recursos naturales de América Latina; es la legalización de la colonización para la enajenación de los recursos naturales de América Latina a través de las transnacionales.
Estos acuerdos son la herramienta para evitar la reproducción de procesos de nacionalización y recuperación de los recursos naturales en beneficio de los pueblos, porque los países imperialistas saben que la nacionalización de los recursos es la única garantía de soberanía y dignidad.
Unidad latinoamericana
El imperialismo pretende obligarnos a repetir la vieja receta de la pobreza, la injusticia y la opresión. No tiene nada nuevo que ofrecer a América Latina, valeroso continente que ha mostrado al mundo el camino de la liberación, contraponiendo al capitalismo salvaje el modelo socialista comunitario, basado en la economía plural, solidaria y complementaria de los pueblos como proyecto de vida digna para todos sus habitantes. Un proyecto que promueve el vivir bien en armonía con la Madre Tierra, frente al modelo depredador extractivista que ofrece el capitalismo en crisis.
América Latina se erige así como un faro para otros continentes y florece en uno de los ciclos más extraordinarios de su historia. Pueblos indígenas y campesinos, obreros y trabajadores, jóvenes y adultos mayores, hombres y mujeres, construyen diariamente la independencia latinoamericana, con esfuerzos que desde cada país que forma parte del proyecto bolivariano confluyen en la edificación de una región soberana y plenamente independiente.
Por eso no sorprende que en la Cumbre Antiimperialista se haya hecho evidente el alto grado de organización de los movimientos sociales latinoamericanos que, asumiéndose como una sola región promueven iniciativas de integración, como la defensa de la Revolución Cubana, apoyando al derecho del pueblo argentino a romper con el colonialismo británico en las islas Malvinas y reivindicando el derecho soberano al acceso al mar para Bolivia.
Los movimientos sociales rescatan la experiencia vivida para reeditarla en sus respectivos países, como impulsar el establecimiento de Asambleas Constituyentes en todos los países latinoamericanos para fundar Estados Plurinacionales, objetivo aprobado en la Cumbre Antiimperialista.
Se plantean la necesidad de construir un instrumento de acción política de los movimientos sociales para defender a los gobiernos que promueven el proyecto bolivariano de la Patria Grande y la propiedad soberana de los recursos materiales como única posibilidad de logro del sueño del vivir bien.
Advierten de la necesidad de realizar una vigilancia permanente de las acciones militaristas y para ello proponen crear un Observatorio del Neogolpismo y el Intervencionismo Militar de Estados Unidos y su Brazo Armado, la OTAN. Rechazan de manera organizada el espionaje y los planes de desestabilización, boicot y sabotaje a los gobiernos libertarios de América Latina.
Y, finalmente, convocan al mundo a enfrentar los afanes intervencionistas del imperio con fortaleza, con dignidad y con soberanía, por el bien de éstas y las futuras generaciones. 

dejamos el enlace de un video que resume en unas palabras lo expuesto en la cumbre:http://youtu.be/Z7TbDwPSwdo

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en