Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

El temor más grande


Por: Claudia Peña Claros
Cuando has perdido todo, pero absolutamente todo ¿qué es lo último que queda? ¿Cuál es el último reducto que te permite persistir en la existencia, en el ser? Es el cuerpo. Lo básico es el cuerpo. Es la casa, la fuente, el lugar de donde sales cada día para ser y para estar en el mundo.
Y eso que pareciera obvio, de tan básico, es algo que a muchas mujeres se nos niega. Cuántas de nosotras no hemos sido desgarradas en algún momento de nuestra vida, cuando constatamos que el cuerpo, ése que habitamos, nos ha sido arrebatado, nos ha sido enajenado, nos ha sido expropiado en lo concreto y en lo cotidiano que debiera ser que yo, mujer, pueda disponer de mi cuerpo.
Resulta que yo, con mi cuerpo, quiero salir a la calle a jugar fútbol con los chicos del barrio: no puedo porque soy mujer y ya se dice que parezco marimacho. Resulta que no me gusta usar vestido: pero en el colegio las niñas llevan falda y los niños pantalón aunque sea invierno. Resulta que por ser mujer debo ser hermosa de una cierta manera que no tiene nada que ver con la historia y con los cuerpos que me procrearon; y cuando alguna mujer logra aquello que se le ha enseñado a desear, no pensamos que su festejada victoria es el resultado de años de tortura, de sistemática y científica tortura, años de forzar al cuerpo para encajarlo en unos moldes inhumanos e irreales.
Resulta que el joven no se la cree que lo amo, y para probárselo debo permitir que él disponga de mi cuerpo. Resulta que en la cama se debe fingir placer aunque él sea en los hechos incapaz de ofrecerlo. Resulta que en la esquina oscura de la calle, en la avenida atestada o a mediodía, habrá un hombre que pretenda arrebatarme el cuerpo, anular mi propiedad sobre mi cuerpo, y ensuciarlo con sus manos y las palabras que en los hechos prohíben mi estar en la calle, repelen mi presencia en lo público.
Resulta que la familia es el hombre, la mujer y los hijitos; y que esos hijitos los debo parir yo y luego por eso no me contratan o me pagan menos, o me quedo cuidándolos mientras él, libre del hijito y de mí, dueño de su cuerpo, sale vencedor al mundo y sonriente se reproduce cuanto quiera, sin por ello perder ni el trabajo, ni el honor, ni el uso de su tiempo, ni su universidad ni su colegio.
El temor más grande es perder el dominio sobre el cuerpo en las manos del hombre que te ama, del hombre que te domina, de la madre que te da o te niega el permiso, del cura que te absuelve y te da la penitencia, de los hijitos que amas y cuidas pero que te llaman, te demandan, te sofocan.
Al momento en que una mujer adquiere ese gigantesco poder que es la capacidad de reproducirse, se reproduce y perfecciona también aquella monstruosa y omnipresente maquinaria que dicta, cada día y a cada momento, que las mujeres, por el poder de parir, debemos también mezquinar nuestro placer y nuestro sexo, y cuando lo hayamos ‘brindado’ deberá ser solamente al siempre único e inigualable primer hombre que se llevó el ‘trofeo’ de nuestra virginidad.
Resulta que en la calle, en el trabajo, en la organización, cuando nos vean, verán la posibilidad de placer extraíble que anida en nosotras. Como una cosa que se puede poseer. Qué derecho tiene luego la cosa de decir “ya no me gusta”, “ya no quiero”, si es apenas una cosa, posible por tanto de ser castigada, encerrada, sometida, vejada cuando se atreve a cuestionar la posesión.
Pero las mujeres deseamos. Deseamos decidir nuestra vida. Salir a la calle y decidir las cosas. Deseamos tener poder y ejercer ese poder. Deseamos deliberar y trabajar, deseamos amar al que amemos o a la que amemos realmente. Y sí, podemos amar a los hijos, pero deseamos que él también los ame con el sacrificio y la entrega con que nosotras lo hacemos.
Deseamos que ser mujer deje de ser silencio y postergación. No somos abnegadas ni bondadosas. No seremos obedientes ni sumisas. Tenemos un cuerpo, lo vamos a ejercer y defender. Porque esta revolución, que es la nuestra, debe ser también para vencer el temor más grande. El de nosotras, las warmis, y el de nuestros cuerpos.



Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales