Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Las nuevas recetas de Jefrey Sachs para un mundo feliz




Por: Fernando Arenas Silvetty *
Después de recetarnos la “dosis 21060” para el “Bolivia se nos muere” y sus terapias de shock, fue interesante ver cómo el doctor Jefrey Sachs [1] planteó en el 2003 un justificativo para los efectos secundarios de este “medicamento” (mayor índice de pobreza, mortandad, analfabetismo, corrupción, etc.), donde el remedio resultó peor que la enfermedad, defendiendo con ello el modelo neoliberal, con lo que le dio un 10/10 a Sánchez de Lozada como el mejor Presidente y con esto echando la culpa de los males bolivianos a la falta de inversión en salud, educación de madres, padres, niños pobres, la mediterraneidad y la crisis regional de Sudamérica. Las medidas tenían como prioridad parar la hiperinflación; ¿pero eso era todo?       

Hace algunos años, Sachs habló sobre la economía de Bután (el país de la felicidad), donde entre sus conclusiones destaca el progreso económico para el alivio de la pobreza, donde sobresale la relación inversa del crecimiento del PIB con el incremento de pobreza y degradación ambiental, además de las desigualdades de riqueza y poder, denunciando la degradación humana en Estados Unidos a cambio de las riquezas corporativas y estableciendo como el enemigo número uno de la felicidad al capitalismo global.           

Según Sachs, la felicidad se lograría a través de una estrategia equilibrada frente a la vida por parte de los individuos como de las sociedades, donde la búsqueda de mayores ingresos no debe reemplazar la dedicación a la familia, los amigos, la comunidad, la compasión y el equilibrio interno, donde la sociedad en conjunto planteará políticas económicas para que los niveles de vida mejoren. La mejor manera de promover la felicidad es invertir para identificar las causas de la mala salud (como la comida rápida y el tiempo excesivo frente al televisor, por ejemplo), la caída de la confianza social y la degradación ambiental. Se apoya el crecimiento económico y el desarrollo, pero en un contexto más amplio: el que promueve la sostenibilidad ambiental y los valores de la compasión y la honestidad, que se requieren para la confianza social y la búsqueda de la felicidad nacional bruta.

Sin embargo, en estas “nuevas recetas” aún se mantiene la dosificación principal para el tratamiento de la economía mixta con características clásicas de la economía de bienestar [2] y con un capitalismo de estado que no contempla la eliminación de la concentración de capitales en manos de unos pocos estableciendo políticas pro monopólicas además de sociedades multinacionales, tampoco se habla de la redistribución equitativa e igualitaria del capital social, que dentro del análisis del espíritu del desarrollo social son las variables que subsumen la transición hacia un sistema económico en favor de toda la población.   

Estas “recetas” que no indican su composición química, valoración de efectos secundarios y menos indicaciones terapéuticas hacen relevante plantear un diagnóstico propio de la economía boliviana en función a la consecución de una agenda patriótica que establece la erradicación de la extrema pobreza, más aún cuando se presenta un crecimiento de 6,5% a julio del presente año y se encamina hacia la construcción de un nuevo modelo social comunitario. Asimismo se propugna con ello una lucha recalcitrante contra el imperialismo, mismo manifestado en la cumbre internacional realizada a inicios del mes de agosto en la ciudad de Cochabamba.
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
*Economista de la UMSA

1    El “mérito” de Jeffrey Sachs, de erradicar la inflación en Bolivia entre 1985 y 1987, conllevó a la instauración de una economía de libre mercado y desempleo, además de su dolarización, fomentando las utilidades de las empresas privadas e impulsando con ello, años después, la Ley de la Capitalización.     

2    Hacemos referencia al costo-beneficio donde las políticas de inversión aún están en función a la generación de rentabilidad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales