Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

¿Por qué “disminuyó” la población indígena?

Algunas hipótesis preliminares

Por: Pablo Stefanoni
Uno de las mayores sorpresas de los resultados del último censo (2012) es la fuerte “caída” de la población indígena. Como se trata de una pregunta sobre autoidentificación, obviamente esta disminución es de una categoría y no de población en sí. El 58% de los bolivianos mayore s de 15 años dijeron no pertenecer a ninguno de los 36 pueblos indígenas reconocidos por la Constitución vigente desde 2009 ni al pueblo afroboliviano. En 2001, esa cifra solo llegaba al 38%.
De ahí que, a partir de ahora, una de las discusiones será por qué ocurrió esta variación a la que se suman unos datos definitivos que reponen a La Paz como el departamento más poblado (por poco) después de que los datos preliminares anunciados por Evo Morales en enero de este año colocaran a Santa Cruz al tope de población. Sin duda se trata de una desprolijidad que incluye deficiencias técnicas, aunque está lejos de las exageradas acusaciones sobre “desaparición” personas al estilo de las dictaduras militares.
Es probable que ninguna respuesta simple logre captar todos los elementos en juego pero podemos comenzar por una pregunta/hipótesis. ¿Cuánto influyó el cambio en la pregunta censal respecto a la etnicidad? Si en 2001 se consultaba sobre autoidentificación con un pueblo “indígena-originario” ahora se utilizó la categoría “IOC”. En 2012 se preguntó: Como boliviana o boliviano, ¿pertenece a alguna nación o pueblo indígena originario campesino? Si-NO ¿a cual? (lista de 36 pueblos, con la instrucción al encuestador de “no leer al entrevistado” dicho listado). Entretanto, en 2001, la pregunta era: ¿Se considera perteneciente a alguno de los siguientes pueblos originarios o indígenas? Las opciones eran quechua, aymara, guaraní, chiquitano, mojeño, otro nativo, ninguno.
La nueva Constitución incluyó a la categoría “IOC” (Indígena-originario-campesino ) como una solución aritmética a las complejas interrelaciones entre identidades étnico-sociales. De hecho, estas cuestiones son tan intrincadas que en el último censo los “interculturales”, ex campesinos colonizadores, pidieron ser incluidos en el listado de autoidentificaciones posibles. Pero sin duda, la combinación de identidades nacionales (naciones indígenas) con categorías de clase (campesinos) anunciaba que las cosas no serían sencillas, por ejemplo, ¿es lógico hablar de una justicia campesina? En ese caso los obreros podrían reclamar una justicia proletaria y así…
Pero volviendo al censo, no parece irreal pensar que la incorporación de la categoría campesino donde solo decía indígena originario provocó la deserción de algunos censados hacia un “ninguno” que tiene muchas lecturas posibles. Los defensores de la “Bolivia mestiza” dirá que los mestizos se hicieron valer frente a las imágenes indianizadas del país. Pero es posible que se trate de un problema diferente: hoy la mayoría de los bolivianos vive en las ciudades. En los últimos años –desde las crisis de 2000- se fue construyendo una indianidad que contenía también a los indígenas urbanos. Sin duda, la identidad indígena acompaña a los migrantes, aunque ello no significa que lleven el ayllu con ellos. Pero con la aritmética del “IOC” se vuelve de algún modo a una ruralización de la identidad indígena. No parece descabellado que más que una suma de tres categorías diferentes muchos censados la hayan leído como una identidad única “indígenaoriginariocampesina” (especialmente dado que no hay ni comas ni o). Y todo ello trae otra vez a la palestra el debate sobre la indianidad y el mestizaje, además de que los cambios en las preguntas dificulta las comparaciones.
Ahora vendrá la avalancha de los mestizofílicos. Las cifras parecerían confirmar sus convicciones. Desde el liberalismo y el nacionalismo se defiende una Bolivia mestiza que a menudo invisibiliza las lógicas de poder y discriminación derivadas del colonialismo interno y plantea las cosas en términos raciales y no como pueblos/naciones. A su vez, desde ciertas posiciones “comunitaristas” se contribuye a ruralizar lo indígena. Y las complejidades de la indianidad urbana sigue siendo un terreno fangoso. El propio Evo Morales llamó a enfocar más la atención en el hecho de que Bolivia ya no es una nación mayoritariamente rural.
Es posible también que una indianidad que en 2001 aparecía como rebeldía y proyecto de renovación moral de la nación hoy sea una identidad paraoficial (hoy “Insurgentes” de Sanjinés aparece como un film oficial más que subversivo), a lo que se suma la suspicacia de sectores urbanos por el hecho de que el gobierno del MAS “beneficia más al campo”. El MAS sigue siendo en su esencia un “partido campesino”.
Ello está conllevando un peligroso discurso anticampesino, incluso de parte de algunas izquierdas críticas del gobierno, a favor de unos indígenas supuestamente “menos capitalistas”. Imagen reforzada por el conflicto del TIPNIS. Pero ello plantea el riesgo de criminalizar a una gran parte del movimiento popular sin duda necesario en cualquier cambio imaginable. Indígenas y modernización no son términos contrapuestos, como algunas ideas esencialistas quieren ver. Por eso, es necesario que las preguntas den cuenta de las realidades sociológicas del país, y en este caso la “campesinización” de lo indígena ha conllevado un debilitamiento político/simbólico a favor de quienes buscan mostrar que Bolivia no es un país mayoritariamente indígena.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales