Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Colombia Resiste I Pronunciamiento oficial Marcha Patriótica





Las y los campesinos, trabajadores, amas de casa, indígenas, afrodescendientes, desempleados, estudiantes, jóvenes y ciudadanos de Colombia completamos ya 12 días de movilizaciones, protestas y rebeldía en el Paro Nacional Agrario y Popular. Con empeño y esperanza, las calles, plazas y caminos de la patria se han llenado de indignación ante las claramente nefandas consecuencias del neoliberalismo en el país. La senda de lucha planteada por el movimiento campesino a lo largo de este año, con cafeteros, cacaoteros, paperos y desde la región del Catatumbo, es continuada por quienes claman del gobierno soluciones reales a las múltiples tragedias que se viven en áreas como salud, trabajo, educación, empleo y producción, generadas por décadas de privilegios para el gran capital nacional y trasnacional. La justeza de las exigencias planteadas por los campesinos, uno de los sectores más afectados por las lógicas del neoliberalismo, ha despertado la más amplia solidaridad a nivel nacional o internacional, demostrando que no es un problema sectorial sino del conjunto del país.
Los y las protagonistas de este gran movimiento social y popular que se expresa en el Paro son los hombres y mujeres del común, hastiados de la indiferencia, indolencia y represión con las que han sido atendidas, durante décadas, todas sus exigencias. Expresiones organizadas del movimiento popular de las más diversas tradiciones han sido gestoras, convocantes y participes de este gran dinámica de protesta que abre puertas a la construcción de un nuevo país. El Movimiento Político y Social Marcha Patriótica se ha sumado activamente a este proceso, al ser justamente una organización cuya base popular, tanto en campos como en ciudades, lucha cotidianamente por darle vuelco a las indignas condiciones de vida a las que ha sido sometida. Las más de 2000 organizaciones que conformamos Marcha hacemos parte del movimiento social y popular que viene generando no sólo protesta, sino ante todo, propuesta a los problemas estructurales que hoy aquejan a las mayorías del país.
El Paro Nacional Agrario y Popular existe, y es una realidad inocultable; dejando claro que en Colombia, el movimiento social se fortalece, crece día a día y no está dispuesto a conformarse con promesas en el aire por parte del gobierno nacional. Es el conjunto del pueblo, siendo Marcha Patriótica sólo una de sus expresiones organizativas, el que le exige a Juan Manuel Santos soluciones de fondo y efectivas, no más paños de agua tibia. Sin embargo, la respuesta más clara y evidente ha sido la más brutal y cruel represión, en cabeza del Escuadrón Móvil Antidisturbios, ESMAD, que ha actuado como un escuadrón de muerte. Al menos 8 colombianos han sido asesinados bajo total indefensión durante esta semana y centenares han resultados heridos y detenidos. La Policía Nacional no sólo arremete contra manifestantes en sus legítimas concentraciones infiltrándolas con agentes de civil, sino que ataca y aterroriza a las y los ciudadanos en sus casas, disparando en las inmediaciones de calles vacías durante los toques de queda. La orden de militarización de varios pueblos y ciudades, entre ellas Bogotá y la arbitraria detención de nuestro compañero Hubert Ballesteros, dirigente campesino, miembro de la Junta Patriótica Nacional, y vocero de la MIA, muestran el talante de la respuesta gubernamental.
El avance con el establecimiento de la mesa de conversaciones en Tunja no puede opacar que gran parte del movimiento campesino ha sido excluido de la misma. De manera negligente e irresponsable Juan Manuel Santos hoy decide levantarse de la mesa y oculta su incapacidad para manejar la grave crisis que se cierne sobre el país con acusaciones vacuas, las cuales no le dan respuesta a las exigencias populares. La misma mano de Santos que tiembla timorata para firmar acuerdos con los campesinos es la que se yergue firme para hacer acusaciones temerarias a la Marcha Patriótica y al conjunto de la movilización, poniendo en riesgo nuestra vida y seguridad. Si la semana pasada el presidente negó la existencia del Paro Nacional Agrario y Popular, hoy busca desconocer a todo un pueblo que lo protagoniza con la vieja práctica del macartismo. Exigimos que el conjunto de organizaciones y procesos participantes en el paro sean escuchados, con el establecimiento inmediato de una mesa de conversaciones nacional, para darle solución estructural a los problemas.
El pueblo colombiano sigue convocando marchas, concentraciones, mítines, cacerolazos para demostrar nuevamente que el Paro Nacional sigue más vivo que nunca y que está siendo construido por todos y todas. La unidad popular se sigue fortaleciendo en las calles y en los debates, para hacerle frente al régimen económico y político que ha demostrado ser incapaz de resolver los problemas que ha generado. Sólo la unidad social y popular hará posible la construcción de una salida digna para este conflicto que vive el país.
Desde Marcha Patriótica, parte activa de este pueblo que sueña un país mejor, seguimos y seguiremos participando y aportando en la construcción del movimiento social, haciendo frente a la represión y la persecución. Hacemos un llamado a todas las autoridades locales y nacionales, así como la comandancia de las Fuerzas Militares para que cese la represión desatada a lo largo y ancho del país, y responsabilizamos al gobierno de Juan Manuel Santos por las acciones en contra de la vida y la integridad de los activistas, dirigentes campesinos y populares, así como de la ciudadanía en general, que resulten de los anuncios hechos en el día de hoy.
A Juan Manuel Santos, le decimos: hablemos, no siga dilatando. Si quiere acabar con este paro, dialogue con todo el movimiento campesino. Si quiere auténtica democracia reciba a la oposición política y social. La paz no puede ser una predica vacía, mientras se ordena represión. La paz sólo será posible resolviendo, de raíz, las exigencias que hoy plantea el conjunto del movimiento campesino, social y popular.

¡VIVA EL PARO NACIONAL AGRARIO Y POPULAR!
¡VIVA EL MOVIMIENTO CAMPESINO, SOCIAL Y POPULAR!
¡EXIGIMOS LA LIBERTAD INMEDIATA DE HUERT BALLESTEROS!
Bogotá, agosto 30 de 2013.
MOVIMIENTO POLÍTICO Y SOCIAL MARCHA PATRIÓTICA






Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales