Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

‘Con secreto no hay democracia’, ¿y en la Asociación de Periodistas de La Paz?


Por: José Luis Exeni
Suscribo plenamente, por convicción y principios, las dos consignas izadas por las organizaciones de periodistas del país en defensa del oficio. La primera dice bien que “sin libertad de expresión no hay democracia”. La segunda precisa mejor que “con secreto no hay democracia”. ¿Alguien podría estar en contra de tales certezas? Es por demás evidente que con secreto y sin libertad de expresión la democracia no es posible. Estaría incompleta, cercenada, rota.
Estas orientaciones principistas, que se aplican sin matices en la disputa por la construcción democrática en el país, tienen redoblada vigencia en nuestras organizaciones del gremio. Para decirlo sin gambetas, por un elemental sentido de coherencia: estaríamos siendo embusteros y deshonestos si salimos a las calles exigiendo transparencia, libre expresión y acceso irrestricto a la información pública mientras en nuestros patios interiores tejemos silencios…
¿Libertad de palabra, deliberación, secreto? ¿Cómo andamos en casa? La semana pasada, en una asamblea extraordinaria de la Asociación de Periodistas de La Paz (APLP), un grupo de miembros negó la lectura de una propuesta de resolución elaborada por la comisión designada para el efecto en una anterior asamblea. Es en serio. No estamos hablando de impedir que se apruebe la resolución, sino siquiera de que ¡se lea! Ya ni hablemos del inexistente debate.
¿Qué planteaba dicha resolución? ¿Por qué el actual directorio de la APLP operó para que su contenido quede sin conocerse, esto es, censurado? ¿Cómo se explica que dos personas que impulsaron la formación de la comisión y formaron parte de ella hayan votado para bloquear la discusión de la propuesta resolutiva? ¿Qué tan terribles denuncias y sanciones están en juego? ¿Por qué se impidió su deliberación colectiva? ¿A qué tanto secreto?
Veamos los antecedentes. La presente-prolongada crisis se remonta a la elección del actual directorio en abril de 2012. En ese momento, medio centenar de socios observaron una resolución que, infringiendo el estatuto, habilitaba votantes a pocos días de la elección. Se advertía también que el actual Vicepresidente y dos vocales se habilitaron como candidatos sin cumplir requisitos de antigüedad. Y se cuestionaba que algunos miembros del directorio en funciones, siendo candidatos de una fórmula, siguieron actuando como jueces y partes. Había, pues, déficits estatutarios y éticos.
Pero aunque tales irregularidades son terribles dada la impecable tradición de la APLP en la elección de sus anteriores directorios, el problema de fondo es mayor. Va más allá incluso del desprestigio del actual Tribunal de Honor que, pese a las evidencias, se limitó a lamentar las violaciones al Estatuto, avalándolas. Y ni siquiera tiene que ver, en esencia, con la débil legitimidad de un directorio electo por 72 votos de los 196 habilitados para votar de un total de ¡1.140 afiliados!
El problema de fondo, colegas, es el rumbo de nuestra entidad matriz. He sido cuidadoso en no mencionar nombres en esta historia. Y es que las personas son circunstanciales, ora que estén en el directorio/Tribunal de Honor, ora que sean las que cuestionan. Pero la institución queda. Y como van las cosas, la hasta ahora ilustre Asociación de Periodistas de La Paz puede quedar seriamente desportillada. Debiera preocuparnos tras 83 años de historia.
En agosto de 2012 se alertaba sobre el riesgo de que este irresuelto conflicto afecte la imagen de la institución, por lo cual “debería ser tratado exclusivamente en el ámbito interno de la asociación”. Ya no es posible. Al no permitir la lectura en asamblea de la propuesta de resolución mencionada, el hecho devino en asunto público. Por más que casi todos los medios guarden sintomático silencio. Y a la espera del pronunciamiento de la mayoría de los socios, en especial de nuestros premios de periodismo. Seamos consecuentes: con secreto y sin libertad de expresión, está visto, no hay democracia.

Twitter @escuelanfp

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales