Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Todo listo para el ataque al régimen sirio


Por: Eduardo Febbro
Los peones de la guerra ya están dispuestos en el ajedrez mundial. Cada actor occidental de la ofensiva que se avecina en Siria asumió su rol con un mecanismo de precisión relojera. “Hemos desplazado los medios necesarios para cumplir con la opción por la que opte el presidente. Estamos preparados para actuar al instante”, dijo el secretario de Defensa norteamericano, Chuck Hagel. Los aliados europeos de Washington siguieron el mismo guión. París y Londres han repetido que la responsabilidad del régimen sirio en el ataque con armas químicas perpetrado el pasado 21 de agosto en las afueras de Damasco es “innegable”. El presidente francés, François Hollande, dijo que el “ataque con armas químicas en Damasco no puede quedar sin respuesta”.
El jefe del Estado francés reúne hoy por la mañana a un Consejo de Defensa especial para analizar el esquema sirio. Sin embargo, la decisión final de la intervención no deja lugar a dudas. François Hollande no anunció formalmente la decisión de intervenir en Siria, pero en todas sus declaraciones de tono dramático el mandatario presentó esa acción como la única opción posible. El presidente señaló que Francia “estaba lista para castigar a quienes tomaron la decisión infame de lanzar gases contra inocentes” en un país “donde la guerra civil amenaza la paz del mundo” y donde es preciso asumir “la responsabilidad de proteger a los civiles”.
Washington, París y Londres parecen estar perfectamente coordinados. El portavoz de Barack Obama, James Carney, dijo que no había dudas de que “el régimen sirio es el responsable del empleo de armas químicas”. Hollande reúne a su Consejo de Defensa este miércoles y el primer ministro británico, David Cameron, convocó para mañana al Parlamento para un voto sobre la “respuesta proporcionada” al presunto ataque con gases químicos. Una tras otra, las capitales de los tres países miembros del Consejo de Seguridad de la ONU fueron dando y poniendo en escena los pasos políticos previos a su participación militar.
Ningún gobierno adelantó los medios que serán puestos en juego en esta operación. Desde ya, Estados Unidos cuenta con varios navíos de guerra que patrullan en el Mediterráneo armados con misiles crucero. Washington tiene diversas bases en el área donde hay aviones para bombardear blancos sirios. Francia y Gran Bretaña cuentan igualmente con barcos en la zona. París podría aportar además los aviones Rafale estacionados en Abu Dhabi y Djibouti. Todo apunta hacia un marco similar al que se instaló cuando la coalición internacional desalojó a las tropas de Saddam Hussein que habían invadido Kuwait en agosto de 1990. No se trató de derrocar al régimen. Estados Unidos y sus aliados dejaron intacta la columna vertebral del poder iraquí, o sea, la Guardia Republicana. Los especialistas se inclinan por una estrategia similar.
Entrevistado por el matutino francés Libération, Vivian Pertusot, director del Instituto de Relaciones Internacionales en Bruselas (IFRI), observa que “la idea consiste en dirigir un mensaje simbólico: decirle a Bashar al Assad que las armas químicas constituyen una línea roja. Los occidentales quieren permanecer dentro de una lógica de respuesta al ataque de Ghuta –el suburbio de Damasco donde se emplearon armas químicas– y no comprometerse en una ofensiva”.
Esto lleva a muchos expertos a evocar un conflicto corto, de no más de dos días. Para completar una intervención militar sin el aval de la ONU hace falta darle credibilidad y contar con el apoyo de más países, en especial de los árabes y también de Turquía. Ankara ya dio su pleno respaldo, mientras que Arabia Saudita exigió una “acción firme y seria” contra Damasco. En Europa, Alemania apoya a la estrecha coalición e Italia la desaprueba por no contar con el visto bueno de las Naciones Unidas. Por otra parte, Rusia llamó a los occidentales “a la prudencia”, mientras que Irán previno acerca de las “duras consecuencias” de una intervención, tanto “en Siria como en la región”. De hecho, la ONU está ausente del juego. Las capitales concernidas invocan hoy un deber de “responsabilidad” y de “protección de los civiles”.
Lo mismo había ocurrido con la intervención de la OTAN en Kosovo, en 1999. De todas formas, con o sin la ONU, las cartas están echadas. En 2011, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó la resolución 1973 destinada a proteger a los civiles libios. La resolución se convirtió luego en un arma para derrocar al entonces presidente coronel Khadafi, meta que no figuraba en las intenciones del texto de Naciones Unidas.
El presidente sirio, Bashar al Assad, advirtió a Washington que cualquier intervención militar contra su régimen estaba destinada al fracaso. Al Assad calificó de “sin sentido” las acusaciones de Occidente sobre el uso de armas químicas por su parte: “Las declaraciones formuladas por los hombres políticos en Estados Unidos y en Occidente son un insulto al sentido común”, dijo Bashar al Assad. En resumidas cuentas, Occidente va de nuevo a la guerra sin la legitimidad de un voto aprobado por la comunidad internacional en el recinto que la representa, o sea, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Esta instancia, compuesta por 15 miembros, cinco de los cuales son permanentes, ha vuelto a tener un papel figurativo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales