Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

10 años de memoria y deuda revolucionaria


Octubre rojo y nunca negro



Por: Agustín Tarifa Camacho

La historia muestra que sólo la fuerza imparable de los pueblos transforma las estructuras más sólidas de las viejas sociedades; son momentos en los que las condiciones de exclusión, miseria y explotación se revelan frente a las estructuras de dominación y subordinación de las clases dominantes. Es el momento en que los explotados ya no quieren vivir como antes y las elites no pueden gobernar como siempre; dicho de otro modo, son momentos de emancipación y rebelión que hace que el mundo cambie de cara y se alce triunfante el oprimido sobre el opresor a costa del sacrificio de la vida y la sangre del pueblo, así es una revolución.

La historia del pueblo boliviano lleva marcado en su ajayu, las más bellas páginas escritas con su noble sangre, demostrando siempre que la historia se escribe a fuerza de lucha. El  chuyma valeroso de los andes y la amazonia, del chaco y los valles es la rebelión constante en busca del jacha uru, inalcanzable unas veces y otras tan cerca que en sus manos se disipa; quién mejor que el pueblo boliviano para enseñar al mundo que la lucha incesante entre explotados y explotadores es real y no falacias occidentales ni colonizantes del sentimentalismo pequeño burgués; sino verdad que palpita en sus campos, minas y calles, en la zafra y la hacienda del Chaco; en la fábrica y hasta en el poder político de la sede de gobierno en la vieja La Paz.

Diez años de la memoria corta y la crisis como método, donde el fantasma insomne despertó para revivir a los Katari y los Willca que el señorío colonial y feudal de la República, desterró en el seno de la pacha; diez años en que la bella ilusión del socialismo rozó nuestros rostros como briza mañanera en invierno andino, estremeciendo los intereses del imperialismo y sus lacayos nacionales para anunciar un nuevo amanecer por un luminoso sendero. Diez años de aquel octubre wila y no negro como el eufemismo pequeño burgués bautizó para esconder su oportunismo pragmático a nombre de emancipación.

Octubre de 2003, no sólo fue un hito más en la historia de Bolivia, sino otro ensayo de emancipación popular que nos recuerda que aún la noble tarea de la revolución está inconclusa, octubre también debe ser un momento de inflexión en el sopor de la lucha del movimiento popular boliviano que agite banderas de rebelión en busca de mejores condiciones vida; donde la conquista de una emancipación total después de diez años, sea real y que hoy está fuera de cauce y entró en el viejo ciclo en el que las clases dominantes acostumbran simplificar la rebeldía popular por migajas a nombre de pan.

Hoy, después de diez años en que el pueblo alteño puso sobre sus hombros el destino del país como ejemplo de humildad y rebeldía, marcando el sendero de la lucha antiimperialista, arrinconando a las elites genocidas del pueblo boliviano pero sin haberlas derrotado; el mejor homenaje es el compromiso ferviente de continuar escribiendo la historia hasta alcanzar una sociedad de nuevo tipo; pero al mismo tiempo estos diez años deben significar reflexión para el pueblo, pues nuestro letargo exitista ha permitido la recomposición de la clase dominante, casi derrotada el 2003 pero hoy en franca ofensiva con discurso indígena popular arremete nuevamente a nuestro pueblo para marcar su dominio y hegemonía capitalista; por eso octubre es un recordatorio de que está en nuestras manos la construcción de un futuro brillante que aún está pendiente y porque la rebelión siempre se justifica.

Chuquiago Marka, octubre 17 de 2013




Comentarios

  1. No leí una declaración tan cierta y atinada a lo que vivimos bajo esta opresión y la realidad es tan latente que necesita ser escuchada por las nuevas generaciones, esta en nuestras manos por la capacidad que siempre demostró el pueblo boliviano, a seguir en la lucha de un nuevo despertar

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Escriba sus comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales