Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Cómplices de la muerte



Por: Lourdes Montero
Un 5 de septiembre de 1986, hace 27 años, murió Noel Kempff Mercado, asesinado por narcotraficantes en las Serranías de Caparuch. Recuerdo que, a mis 18 años, fui parte de una gran marcha de indignación y rabia contra sus asesinos, pero sobre todo contra una sociedad indolente que se hacía de la vista gorda frente al enriquecimiento ilícito del narcotráfico. Nadie podía explicar cómo la muerte nos había arrebatado a ese hombre amante de la naturaleza, botánico autodidacta, símbolo del orgullo cruceño. Luego supimos que, en uno de sus viajes de investigación, su avioneta aterrizó por error en la pista clandestina de una fábrica de cocaína y, sin más, fue acribillado por un grupo de sicarios.
Esta muerte marcó un punto de inflexión en la conciencia colectiva nacional y especialmente de Santa Cruz. La brutalidad de los hechos y la gran pérdida que significó la muerte de Noel Kempff nos confrontaron con la insensata tolerancia hacia los efectos multiplicadores de la economía del narcotráfico. Hasta ese momento no era mal visto que algunos vecinos, familiares y amigos gastaran su dinero en fiestas y regalos compartidos con todos. No parecía mal beneficiarse de una bonanza cuyo origen no cuestionábamos. Y de pronto, como diría Miguel Hernández, “un manotazo duro, un golpe helado, un hachazo invisible y homicida” nos mostró la realidad: todos éramos cómplices de esa muerte, todos los que sonreímos ante el enriquecimiento ilícito, el dinero fácil, la corrupción campante.
Hoy la muerte de un joven nos conmueve el alma y salimos a las calles a decir basta. Nuevamente, como hace 27 años, salimos a marchar para recuperar la conciencia. Somos cómplices de la muerte si volteamos la cara frente al enriquecimiento ilícito sea por narcotráfico, robo, contrabando o corrupción. Y decimos basta porque junto a ese joven están muchos otros que sólo han logrado ser noticia por un día.
Y decir basta fuerte y claro puede ser un gran paso contra la violencia cotidiana de sentir temor al caminar por las calles poco alumbradas o silenciosas; tener miedo a salir o regresar a nuestras casas, pasear por los parques con nuestros hijos. No podemos seguir temerosos, esperando que los sicarios de la droga y la delincuencia nos perdonen la vida. Bolivia, este maravilloso país que amamos no merece convertirse en cementerio de la violencia que genera el narcotráfico. Que la marcha del pasado viernes nos despierte de la pesadilla que ha sido escuchar en la radio y en la televisión que la vida no vale nada.
Con espanto leímos que “donde cayó la víctima, hubo sangre, pero algunas personas la limpiaron y continuaron la fiesta y la borrachera”. Nuevamente fuimos cómplices de la muerte.
Así como Hanalí Huaycho nos sacudió como sociedad para enfrentar la violencia contra las mujeres, recordemos a Álvaro Escalante como el símbolo de la lucha contra la inseguridad ciudadana, contra la muerte por estar en el momento y en el lugar incorrecto, contra el control de nuestras calles y plazas por parte de la delincuencia. Creo que es el único consuelo que podemos ofrecer a esos padres que hemos visto quebrarse frente a tanto sufrimiento.  

Twitter @escuelanfp

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales