Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

La histórica agenda de octubre


Por: Pedro Mariobo Moreno
Me voy a referir a la agenda original, tal y como la formuló el pueblo; no a la que los intelectuales y políticos de diferentes tendencias la reformularon después. La histórica agenda empezó en la segunda quincena de septiembre y culminó el 17 de octubre de 2003 con la huida de Goni. La salida de Goni también fue parte de la Agenda de Octubre desde que se rompió el diálogo con el Gobierno y se radicalizó la movilización popular en varios sectores y lugares con los 70 muertos de la ciudad de El Alto.
Esta agenda está en parte cumplida, otra parte en proceso de cumplimiento y otra olvidada y tal vez archivada (espero que no para siempre).
La parte cumplida
La parte cumplida es la Constituyente y su producto la nueva Constitución Política del Estado (CPE). Lo pendiente está en armonizar la nCPE, con los puntos esenciales de la Agenda de octubre. Y si no concuerda, realizar una primera reforma a nCPE.
Pero el pedido específico de Asamblea Constituyente con la nCPE como resultado está cumplido. Y todo esto en cuatro años.
La parte en proceso de cumplimiento
Lo que aún está en proceso de cumplimiento, es la “nacionalización de los hidrocarburos”. Se empezó este proceso con la elevación tributaria al 82 % del valor exportable de manera progresiva en cinco años. Gracias a esta política, se incrementaron los ingresos nacionales, se elaboró una política de incremento de las reservas, de redistribución a Gobernaciones, Municipios, Universidades, de fortalecimiento al TGN y de inversión social a través de las bonificaciones Juancito Pinto, Juana Azurduy y Renta Dignidad. Todo esto neutralizó el pedido tal y como fue planteado de “nacionalización de los hidrocarburos”. En mi opinión, solamente se “nacionalizaron” las tributaciones y se inició un plan de redistribución y reinversión, porque las transnacionales petroleras continúan operando en el país.
El otro punto de esta parte de la agenda, sobre la no exportación de hidrocarburos por Chile, aún está en debate, pese a que el referéndum del año 2004 confirmó esta política. Pero se habla de integración regional; y Chile manifiesta que solamente por intereses económicos podría considerar la reivindicación marítima de Bolivia. Ese interés económico, no sería otro que el canje de hidrocarburos por una salida al mar o la compra-venta directa de este recurso natural.
Y el último punto de este paquete en proceso de cumplimiento, se está dando a través de las plantas separadoras de los componentes del crudo y la construcción de la planta de urea. La industrialización con productos acabados para la exportación, aún no comienza.
Falta todavía una nueva Ley de Hidrocarburos. Los anteproyectos que conocemos, no están en la línea de la Agenda de Octubre, porque gran parte de estos anteproyectos tienen autoría de las transnacionales que aún operan en nuestro territorio. Podrían transcurrir 10 años más sin avanzar más que lo alcanzado en materia tributaria si acaso la consciencia del pueblo se conformase con el 82 % y no aspirara al 100 por ciento, como fue la agenda de octubre.
La parte olvidada y tal vez archivada
Es la parte ideológica y política. La agenda de octubre, precisó que había que derrotar al neoliberalismo. Con la huida de Goni, no se derrotó al neoliberalismo, se lo derrotó a Goni, pero le sucedió Meza, otro neoliberal; luego Rodríguez Veltzé, liberal moderado y después el Gobierno de Evo y Álvaro, éste último, en solitario, trata de llenar este vacío ideológico con tentativas iniciales de “capitalismo andino” y ahora con el “socialismo comunitario”. Y por la vía de la influencia de Fidel Castro primero, Chávez después y ahora Correa, ya se menciona al socialismo del Siglo XXI como la base política de integración Latinoamericana de los países progresistas. Pero aún no es la ideología compacta del Gobierno, menos de los movimientos sociales donde, como en todo movimiento, confluyen toda clase de posiciones ideológicas y políticas.
Pero los discursos con tintes ideológicos están más avanzados que la política concreta. Ahí está el neoliberalismo presente en el libre mercado no derrotado. Está la función estatal de regulación, fiscalización y control con grandes deficiencias. No existe un movimiento ideológico que le de contenido real a la sigla del Movimiento al Socialismo, MAS, que es el movimiento con el que gobierna el Presidente Evo. Y, por el contrario, los movimientos sociales a los que dice representar el MAS, cada día están más dispersos, algunos divididos y confrontados entre sí, no por las metas políticas, menos ideológicas, porque carecen de orientación clara al respecto.
Los 10 años transcurridos
Muchas veces los que nos identificamos con el proceso, planteamos la ampliación, profundización y aceleración del proceso porque veíamos —y vemos— riesgos desviacionistas, estancamiento y hasta peligros de retroceso. Felizmente creemos que, como todo proceso no avanza linealmente sino a tropiezos, venciendo obstáculos, otros dando un paso atrás para dar dos adelante; o como el tren, como lo graficó Lenin, diciendo que unos suben y otros bajan en las diferentes estaciones, por eso pensamos que aún la agenda de octubre tiene que recorrer mucho para su cumplimiento pleno. Y los que estamos fuera del Gobierno y en las bases de nuestro pueblo, pensamos que lo que no puede hacerse desde adentro y desde arriba, podemos realizarlo con muchas dificultades por cierto, desde abajo y desde afuera.
Los 10 años no son ni mucho ni poco. Sería poco si tomáramos en cuenta los momentos en que pudimos avanzar más y no lo hicimos. Y sería mucho si ya estuviéramos cumpliendo lo esencial de la agenda de octubre como industrializar nuestros recursos naturales con productos acabados (a hidrocarburos se refería la Agenda, pero se puede incluir los minerales).
En política los tiempos son fatales, por eso afirmamos que perdimos mucho tiempo cuando pudimos avanzar y/o acelerar el proceso.
Pudimos hacerlo cuando la unidad y la fuerza de los movimientos sociales nos empujaban a ello; ahí falló la dirección política y los niveles ejecutivos del Gobierno que no tomaron en cuenta el estado anímico de las fuerzas sociales del cambio. Una empresa minera transnacional, en un arranque de justificación de su retraso en la explotación, manifestaba: “como la consigna fue 'ahora es cuando', nosotros esperábamos la nacionalización de nuestra empresa por eso paralizamos nuestras actividades; esperamos 6 meses, y como ésta no llegó, continuamos el plan de explotación; ahora, no digo que es imposible, pero ya es más difícil” añadió. Claro que ya es más difícil, sobre cuando hasta los propios trabajadores mineros del sector privado, defienden a las empresas privadas como una consecuencia de la falta de orientación y dirección política pese a que ellos también contribuyeron a la agenda de octubre con sus movilizaciones en aquellos épicos días de octubre.
También desperdigamos una ocasión propicia para avanzar políticamente, cuando las células armadas del racismo-separatismo fueron derrotadas en su propio reducto. A las pocas horas de las acciones, la dirigencia política de ese intento se refería en conferencia de prensa que “ellos no tenían nada que ver con los que habían muerto”. No pidieron investigación del caso, y sólo trataron de desmarcarse de los hechos. Esa conferencia de prensa, fue la mejor declaración de culpa en los acontecimientos que se estaban resolviendo vía las armas. Si no se avanzó mucho en el proceso judicial a los culpables, éstos ahora tratan de revertir los hechos y hasta se postulan para las elecciones del 2014.
¡Cuánto hubiéramos avanzado si además de desmantelar las células armadas, se desmantelaba también la dirección política racista-separatista! Las fuerzas del cambio se hubieran fortalecido y la democracia del pueblo se hubiera extendido con mayor facilidad en todo el territorio del Estado Plurinacional. Que no se me entienda que a los políticos se les hubiera aplicado el mismo método que a la célula armada; NO. Aquí se hubiera impuesto la combinación de métodos de lucha: para unos con su propia lógica armada, y para otros, con la lógica política-institucional-judicial, sin haber perdido tanto tiempo imperdonablemente.
Hay muchos más hitos perdidos en los 10 años que pudimos aprovechar para acelerar el proceso; pero la mención a estos dos basta para darnos cuenta que no estuvimos a la altura de los acontecimientos, de las coyunturas favorables y nos dejamos estar como pueblo, como instrumentos políticos y como Gobierno.
La Prospectiva
Relevamos el planteamiento de la Agenda Patriótica para el 2025 como un listado de propuestas para avanzar. Lo que falta es la forma cómo aplicar la agenda, qué institucionalidad adoptar; recuperar la unidad, la confianza y seguridad del pueblo en el proceso de cambio, en los liderazgos de continuidad (Evo y Álvaro) en democracia, ganar con dos tercios o más en octubre 2014 para viabilizar nuevas reformas a la CPE que por ahora es un freno para avanzar y fuente de conflictos (casos TIPNIS y mineros asalariados versus cooperativistas). La tarea principal es convertir la Agenda Patriótica en programa político decenal o quinquenal cuando menos.
En lo ideológico, impulsar un movimiento ideológico bajo el principio que sin ideología revolucionaria, no hay revolución. Compactar el frente ideológicamente porque la confluencia de tendencias ideológicas en los movimientos sociales y en el frente de gobierno (MAS-IPSP), no garantizan un proceso limpio de corrupción; así como la ideología es una coraza ante el enemigo que con torturas pretende quebrar la personalidad de los políticos con formación ideológica, así también la ideología podría ser un freno (no solo atenuante) contra la corrupción. Esto sugiere una depuración gradual pero acelerada de los instrumentos del sujeto de cambio: el pueblo. Si se trata de avanzar en el proceso de cambio, no caben concesiones a la derecha, menos al imperio. El anti capitalismo y el antiimperialismo, deben ser consignas llenas de contenido y no meros discursos.
Twitter @escuelanfp

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales